Mascarilla de gelatina y leche para eliminar los puntos negros

Aunque existen mascarillas comerciales que nos pueden ayudar a acabar con los puntos negros, los ingredientes naturales de esta nos proporcionan muchos más beneficios y son más respetuosos con la piel.

Los puntos negros son una de las imperfecciones que se producen por el exceso de grasa y la acumulación de células muertas. Se trata de pequeñas obstrucciones en los poros, en forma de espinillas, que suelen originarse con frecuencia en la zona “T” del rostro  (frente, nariz y barbilla) y las mejillas.

Se relacionan con la falta de higiene facial, aunque aparecen fácilmente con desequilibrios hormonales. También pueden darse como reacción negativa al uso diario de cosméticos. Sus efectos a veces no son visibles, pero suelen dejar restos químicos en la superficie de la piel.

En cualquier caso, existen remedios de origen natural que pueden ayudar a eliminarlos para que el rostro luzca suave y saludable. En esta ocasión te presentamos una mascarilla de gelatina y leche para que los puntos negros desaparezcan de tu rostro. ¡Efectiva y nutritiva!

¡Pruébala!

Mascarilla de gelatina y leche para eliminar los puntos negros

La mascarilla de gelatina y leche es un remedio natural que facilita la eliminación de puntos negros, células muertas y otras impurezas que se van quedando retenidas en la superficie de la piel.

Su combinación de ingredientes promueve el equilibrio de la actividad de las glándulas sebáceas, lo cual es clave para reducir la producción de grasa.

Cuenta con vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes que promueven la belleza cutánea al evitar la aparición temprana de arrugas y problemas como el acné. Aplicada de manera regular, ayuda a mantener la piel suave e hidratada, ya que actúa como exfoliante.

¿Quieres conocer más? Lee: 3 exfoliantes naturales para rostro, manos y cuerpo

Beneficios de la gelatina

mascarilla-gelatina

La gelatina es un ingrediente natural que suele utilizarse en la gastronomía como base para postres y espesante de algunas recetas. Es famosa por su alto contenido en nutrientes esenciales, en especial proteínas, los cuales brindan muchos beneficios a la salud.

Lo que algunos desconocen es que también es beneficiosa para la piel, no solo porque favorece su proceso de regeneración, sino también porque ayuda a conservar sus niveles de colágeno para evitar los signos prematuros de la edad.

Se le atribuyen propiedades reafirmantes, limpiadoras e hidratantes, ya que tonifica la piel mientras elimina las impurezas que se retienen en los poros.

Esto se debe en gran parte a su textura viscosa, la cual se adhiere sin causar agresiones, a la vez que facilita la extracción de los puntos negros.

Beneficios de la leche

Leche

Se cree que aplicar leche sobre el rostro ayuda a equilibrar el pH de la piel, y disminuye la producción excesiva de sebo y la acumulación de células muertas.

Gracias a su alto contenido en ácido láctico, además de vitaminas y minerales, favorece el proceso de regeneración celular y facilita la limpieza de los poros obstruidos.

Su acción refrescante también resulta ideal para calmar la irritación y el enrojecimiento, sobre todo en aquellos con tendencia a sufrir acné crónico.

Te recomendamos leer: Sella los poros dilatados de tu piel con estos 5 remedios naturales

¿Cómo preparar esta mascarilla de gelatina y leche?

gelatina-leche-mascarilla puntos negros

Esta mascarilla es muy económica y fácil de preparar. Además, es apta para todo tipo de pieles, no altera el pH, ni reseca la piel. Se puede utilizar sola como complemento a los exfoliantes, un máximo de tres veces por semana.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de gelatina sin sabor (20 g)
  • 4 cucharadas de leche(40 ml)

Preparación

  • Pon la gelatina en un recipiente resistente al calor y mézclala con las cucharadas de leche.
  • Calienta la mezcla unos 10 o 15 segundos en el microondas.
  • Sácala, y cuando no esté templada, aplícatela en el rostro.
  • Si prefieres una mezcla más ligera y fácil de aplicar, añade más leche.

Modo de aplicación

  • Lávate el rostro con agua templada y jabón neutro, elimina cualquier resto de maquillaje.
  • Extiende la mascarilla por tu cara, insiste en las zonas con puntos negros.
  • Deja que se seque, tardará unos 40 minutos.
  • Retírala, estirando desde uno de los extremos.
  • Hidrata la piel con crema o tónico hidratante.