Pomada de árnica para atenuar las varices y arañitas

Daniela Echeverri Castro · 13 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 13 febrero, 2020
Para aliviar las molestias en las piernas derivadas de las varices y las arañitas, hay quienes recurren a la pomada de árnica.

La pomada de árnica es uno de los remedios naturales más populares que existen. No está demostrado que sirva para atenuar las varices en la piel, pero parece que resulta útil para aliviar molestias como la hinchazón y la sensación de pesadez en las piernas.

Las varices suelen aparecer como producto de una dificultad en el sistema circulatorio; lo cual dilata las venas y los capilares, casi siempre en las extremidades inferiores.

Tienen un color rojizo o amoratado y, dado que causan inflamación, suelen ser bastante notorias sobre la piel.

Por lo general se desarrollan en las pantorrillas y la cara interna de los muslos, aunque también pueden originarse en otras partes del cuerpo.

La mayoría comienzan a padecerlas durante la etapa del embarazo, o bien, a partir de los 50 años como consecuencia de los cambios hormonales que sufre el cuerpo.

Independientemente de su causa, quienes las padecen buscan minimizarlas; no solo porque afectan la belleza de las piernas, sino también porque pueden causar inflamación y dolor.

Pomada de árnica para aliviar molestias en las piernas

Por su contenido de árnica, se dice que esta pomada tiene propiedades antiinflamatorias, tonificantes y calmantes activan el flujo sanguíneo y alivian las molestias en las piernas asociadas con las varices y las arañitas.

En vista de ello, se recomienda aplicar mediante masajes linfáticos para así aprovechar al máximo sus beneficios.

 

Ingredientes

  • 1 cápsula de vitamina E
  • 2 cucharadas de cera de abeja (30 g)
  • 1 cucharada de aceite de almendras (15 g)
  • 2 cucharadas de manteca de karité (24 g)
  • 2 cucharadas de aceite de árnica (30 g)

Procedimiento

  • Funde la cera de abejas al baño María y, cuando se derrita, agrégale la manteca de karité y el aceite de almendras.
  • Reduce el fuego a mínimo y remueve con un utensilio de silicona para que todo quede bien integrado.
  • Cuando esté listo, retíralo de la fuente de calor; agrégale de inmediato el aceite de árnica y la cápsula de vitamina E.
  • Deja que repose unos minutos y, antes de que se solidifique, viértela en un frasco de vidrio hermético.
pomada-arnica

Modo de aplicación

  • Toma la cantidad necesaria del producto y aplícala mediante suaves masajes sobre las áreas afectadas por las várices y arañitas.
  • Déjalo que se absorba y repite su uso todas las noches.
  • No se aconseja su uso sobre cortes o lesiones abiertas.

Nota final

Aunque la pomada de árnica puede ser una buena forma de aliviar las molestias en las piernas, es importante tener en cuenta que por sí sola no es una solución para ninguna afección.

Ningún remedio casero puede sustituir el tratamiento pautado por el médico. Por lo tanto, hay que tomarlos siempre como complementos.

Cabe destacar que, si sufres de piel sensible, dermatitis atópica o cualquier otro trastorno de la piel, lo más recomendable es que consultes con tu dermatólogo antes de aplicártelo. De esta manera podrás evitar reacciones adversas.

Además de aplicarte la pomada de árnica, deberás mantener buenos hábitos de vida –como una dieta equilibrada y una buena rutina de ejercicios– para poder sentirte mejor.

  • Ovejero, L., & Ibañez, P. (2012). Varices. Asociación Española de Enfermería Vascular y Heridas.
  • Moñux, G. (2009). Varices y trombosis venosa profunda. Libro de la salud cardiovascular.
  • Montenegro, J. (2017). Varices.