Cómo preparar un ungüento antibiótico para tratar las heridas superficiales

Carolina Betancourth 3 diciembre, 2016
A la hora de preparar este ungüento es fundamental que nos cercioremos de que no somos alérgicos a ninguno de sus componentes, ya que podría tener efectos adversos

El tratamiento de las heridas superficiales suele realizarse con productos de uso tópico cuya composición permita desinfectar, proteger y cicatrizar.

Aunque, por lo general, no representan nada grave, es primordial prestarles atención para evitar que presenten complicaciones o alguna infección.

Con este fin, la industria farmacéutica ha desarrollado una amplia variedad de cremas y lociones que, tras ser aplicadas, limpian el área afectada e impiden el crecimiento bacteriano.

Además, la mayoría tienen efectos humectantes que promueven la reparación celular de la piel para lograr un rápido alivio del problema.

Sin embargo, el problema es que algunos de sus componentes químicos pueden provocar reacciones alérgicas y otros efectos secundarios indeseados.

Debido a esto, y a los costos, algunos prefieren las alternativas naturales que, preparadas en casa, ofrecen propiedades similares sin ningún tipo de riesgo.

Como sabemos que muchos están interesados en estas opciones, hoy queremos enseñar a preparar un fabuloso ungüento con cualidades antibióticas.

¡No dejes de probarlo!

Ungüento antibiótico para tratar las heridas superficiales

Heridas que tardan en cicatrizar

La naturaleza nos proporciona una amplia variedad de ingredientes con propiedades medicinales que podemos aprovechar para el tratamiento y la curación de muchas afecciones que perjudican nuestra salud.

En este caso especial nos encontramos con algunos aceites y hierbas que, por su composición, cuentan con propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antifúngicas.

Se trata de una solución de uso superficial que permite acelerar la recuperación de cortes, raspaduras y quemaduras leves.

Si bien no contiene antibióticos sintéticos ni componentes químicos, las propiedades de sus ingredientes le confieren un interesante poder protector y reparador.

Así las cosas, su aplicación directa sobre las áreas afectadas impiden que se genere inflamación, infecciones y cicatrices de gran tamaño.

También aporta cantidades importantes de sustancias antioxidantes y oleosas cuya absorción disminuye el efecto negativo de los radicales libres y los rayos UV del sol.

Lo mejor de todo es que sus compuestos hidratan a profundidad y aceleran el proceso de reparación cutáneo para evitar antiestéticas marcas.

Lee también: Los mejores antiinflamatorios naturales

¿Cómo preparar este ungüento antibiótico para tratar las heridas?

Cómo preparar un ungüento antibiótico para tratar las heridas superficiales

Este ungüento natural surge de la combinación de ingredientes con propiedades antimicrobianas y antimicóticas como es el caso del aceite de coco, la caléndula y la cera de abejas.

Estos, combinados con el poder reparador del aceite de uva y el de lavanda, nos dan como resultado un producto idóneo para el tratamiento de heridas leves.

Es rico en ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes cuya acción en la dermis reduce la debilidad y el envejecimiento prematuro.

También es antiinflamatorio y calmante, lo cual disminuye la irritación y el dolor causado por las lesiones.

Eso sí, es esencial prepararlo a partir de ingredientes 100% orgánicos, ya que las presentaciones refinadas no aportan la misma calidad nutricional.

Ingredientes

  • ¾ taza de aceite de coco (150 g)
  • ¾ taza de aceite de uva (150 g)
  • ½ taza de caléndula seca (100 g)
  • 4 cucharadas de cera de abeja orgánica (48 g)
  • 2 cucharadas de olmo escocés (20 g)
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda

Utensilios

  • 1 frasco de vidrio

Instrucciones de preparación

Exfoliante de miel, aceite de oliva y azúcar moreno

  • Pon a calentar el aceite de coco al baño María para que se derrita y mézclalo con el aceite de uva.
  • Incorpora la caléndula seca en un frasco de vidrio y, en seguida, agrégale los aceites tibios.
  • Asegúrate de sumergir por completo las hierbas, añade el olmo escocés y finaliza con las gotas de aceite esencial de lavanda.
  • Tapa bien el recipiente y, a continuación, ponlo en una olla con agua para calentarlo (de nuevo al baño María) durante 30 minutos.
  • Pasado este tiempo, espera que repose a una temperatura soportable y fíltralo con un colador de café.
  • Luego, con el mismo procedimiento, pon de nuevo el aceite en una cacerola con agua y agrega la cera de abejas.
  • Reduce el fuego a mínimo, y espera hasta que se derrita por completo.
  • Cuando esté listo, ponlo en un recipiente con tapa y consérvalo en un lugar fresco y oscuro.

Visita este artículo: Beneficios de la caléndula para la salud y la belleza

Modo de aplicación

  • Toma la cantidad necesaria de crema y frótala con un suave masaje sobre las raspaduras, cortes, quemaduras o dermatitis del pañal.
  • Déjala absorber bien y repite su aplicación dos veces al día.
  • Úsala hasta notar una mejora en la piel afectada.

Este antibiótico natural es un excelente aliado para la piel, ya que la cura y la protege sin causarle otras alteraciones.

Anímate a prepararlo en casa y mantén a la mano un producto eficaz contra todo tipo de heridas leves.

 

Te puede gustar