Cómo preparar yogur casero y cuáles son sus beneficios

Si preparamos el yogur en casa nos aseguramos de que es completamente natural y de que no contiene aditivos ni conservantes que hayan podido adulterar su calidad

¿Has probado alguna vez a preparar yogur casero? Si tu respuesta es no, debes saber que elaborar yogures es un proceso muy sencillo, económico y no te tomará mucho tiempo.

El yogur natural es un producto muy saludable, rico en nutrientes y propiedades que benefician al organismo. Si quieres aprender a preparar yogur casero, no te pierdas las siguientes recomendaciones. Te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

¿Cómo preparar yogur casero?

Preparar yogur casero es muy simple, no requiere máquinas especiales, no te toma mucho tiempo y, con mucha práctica, cada vez será más sencillo.

Ingredientes

  • Leche (según la cantidad deseada de yogur).
  • 1 yogur natural sin azúcar.
  • Frascos de vidrio.

Como utensilios para su preparación solo necesitarás una cuchara y algún aislante que conserve el calor: papeles de diario, una caja de corcho o una manta, entre otros.

Yogur natural

Preparación

  1. Conseguir una buena cantidad de leche, según los litros de yogur que se desee preparar. En lo posible, se debe evitar el uso de leche desnatada, a menos que se tenga un gran motivo para evitar la grasa.
  2. Esterilizar los frascos, hirviéndolos con su tapa en una olla con agua, durante 10 minutos, aproximadamente.
  3. Poner una cucharada de yogur natural en cada uno de los frascos. Por cada medio litro de leche hace falta una cucharada.
  4. Calentar la leche a fuego lento hasta que llegue a 85 ºC, removiendo frecuentemente. Esto tarda unos 10 minutos, pero lo ideal es estar pendientes para evitar que se queme.
  5. Remover la leche de vez en cuando, hasta que baje a 45 ºC. Media hora más, aproximadamente. Si baja de dicha temperatura, se vuelve a poner a fuego hasta que alcance los 45 ºC.
  6. Verter la leche en los frascos, procurando llenarlos lo más que se pueda para que no quede mucho aire en ellos.
  7. Remover bien los ingredientes para que el yogur quede bien incorporado con la leche.
  8. Tapar bien los frascos y guardar de modo que se conserve bien el calor. Envolverlos con papel de diario, metidos en una caja o envueltos en una manta. Déjalos reposar toda la noche sin remover en un lugar cálido.
  9. Sacar los frascos de la caja, dejarlos reposar 10 minutos y posteriormente llevar el yogur al refrigerador.
  10. Dejar el yogur en el refrigerador cuatro horas o hasta que espese completamente. Lo ideal es dejarlo asentarse hasta dos días.

Lee también: 6 aderezos saludables que puedes preparar con yogur

Beneficios del yogur casero

Indigestion-estomacal

Una de las principales ventajas del yogur casero es que no contiene conservantes ni aditivos, y los nutrientes no se han desnaturalizado con procesos industriales. Este alimento concentra una gran cantidad de componentes que nos benefician muchas formas:

Beneficios para el sistema digestivo

El yogur es uno de los mejores aliados del aparato digestivo. ¿De qué manera? Vamos a verlo.

  • Es de fácil digestión, razón por la que muchas personas que son intolerantes a la lactosa lo pueden consumir sin problemas.
  • Es ideal para combatir infecciones en el sistema digestivo, ya que contiene cien millones de bacterias vivas que presentan una gran cantidad de vitaminas del grupo B.
  • Sus compuestos ayudan a estabilizar la flora intestinal y los microorganismos del sistema digestivo. Sus bacterias convierten la lactosa en ácido láctico.
  • Se recomienda para problemas de diarrea y estreñimiento, ya que imposibilita el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino, que casi siempre provienen de la alimentación.

No te pierdas: Alimentos probióticos para tu flora intestinal

Otros beneficios

Yogur casero

No solo para nuestro aparato digestivo, el yogur natural también es un aliado para la salud en otros aspectos. Estos son algunos de ellos:

  • Contiene calcio, magnesio y fósforo, minerales indispensables para tener unos huesos sanos y fuertes.
  • Puede ayudar a disminuir el colesterol, favorece la absorción de grasas y reduce los efectos negativos de los antibióticos.
  • Varios estudios han determinado que su consumo regular podría ayudar a reducir el riesgo de infecciones vaginales. De hecho, este producto puede aplicarse directamente en la zona vaginal para combatir la candidiasis.
  • El yogur contiene la misma cantidad de potasio que un plátano y la misma cantidad de proteína que un huevo o que 30 g de carne.
  • El consumo regular de yogur casero también podría ayudar a fortalecer el sistema inmunitario.

El yogur y la belleza

El yogur natural se puede utilizar en tratamientos de belleza y no solo incluyéndolo en la dieta, también se puede aplicar de forma tópica.

  • Es un aliado de la salud de la piel, ya que le proporciona suavidad, regeneración, salud y belleza.
  • Actúa como un exfoliante para la piel, capaz de limpiar profundamente los poros y eliminar las células muertas.

Ya lo ves, el yogur tiene infinidad de propiedades beneficiosas para nuestra salud y nuestra belleza. Y lo mejor es que preparar yogur casero es muy sencillo y no requiere de mucho tiempo. ¿Te animas a probarlo?