¿Cómo prepararse antes de donar sangre?

Yamila Papa · 12 enero, 2017
Al contrario que ocurre con los análisis, para donar sangre sí es preciso comer bien antes, ya que, de lo contrario, podríamos experimentar mareos o debilidad.

Donar sangre es un acto que muchas personas desean realizar en algún momento de sus vidas. Sin embargo, es necesario conocer cuáles son las condiciones que deben cumplirse para hacerlo de la mejor manera posible. La finalidad es evitar el debilitamiento extremo tras la donación, además de otras complicaciones.

Por otra parte, es importante recordar que, la donación de sangre no es un asunto que deba tomarse con ligereza. Si por alguna razón, no se cumple algunos de los requisitos, es preciso ser responsables y esperar a poder cumplir con todos. De lo contrario, podría ponerse en riesgo la propia vida y la de otros.

Principales obstáculos

Además de uno cumplir con los requisitos básicos para poder donar sangre, existen otros obstáculos que impiden que muchas personas donen sangre:

  • Falta de información (acerca del procedimiento en general, ubicación de los centros de donación, bancos de sangre, etcétera).
  • Miedo a las agujas (belonefobia).
  • Miedo a la sangre (hemofobia).
Donar sangre

¿Cómo es el procedimiento?

Una vez se recibe al donante, se procede a realizar el proceso de admisión. Este proceso consta de una lectura sobre los aspectos legales que implica la donación, posteriormente se requiere el relleno de un formulario, en donde se indican datos como:

  • Nombre.
  • Edad.
  • Género.
  • Peso.
  • Estatura.
  • Tipo de sangre.
  • Entre otros.

El proceso de admisión finaliza con la firma de un consentimiento o autorización por parte de un donante. Ahora, la donación como tal consiste en la extracción de un total de 450 cc de sangre.

La extracción la realiza un miembro del personal sanitario, mientras el donante permanece tumbado en un sillón. El tiempo de obtención de dicha cantidad de sangre, por lo general, es de 15 minutos aproximadamente.

Al finalizar, el donante debe permanecer unos minutos en reposo. Luego, el personal sanitario ofrece al donante un refrigerio que constará de un alimento sólido y un líquido (agua o zumos), que le ayudará a recuperar energías y reponer líquidos.

Una vez que la persona ha donado la sangre, esta se procesa durante 24 horas. Es lo que se conoce como ‘fraccionamiento’, que consiste en la división de hematíes, plasma y plaquetas y análisis.

Se puede repetir el proceso cada dos meses y hasta 4 veces al año, para los hombres; en las mujeres, el máximo es de 3 ocasiones anuales. El proceso de donación tiene varios pasos:

¿Cómo me preparo antes de donar sangre?

Esta es una pregunta muy habitual y merece la pena responderla. Si tienes pensado donar sangre, presta atención a los pasos previos:

1. Evalúa si cumples todos los requisitos

Cada país tiene sus normativas para aceptar las donaciones de sangre. Sin embargo, los parámetros obligatorios vienen a ser los siguientes: 

  • Tener buena salud.
  • Pesar, por lo menos, 50 kg y medir más de 1,50 m.
  • Ser mayor de edad y no pasar de los 65 años.
  • No haber donado en los dos meses anteriores. 
  • No haber acudido al dentista para una limpieza dental en las últimas 24 horas, un empaste en las últimas 72 horas o una extracción de muelas en los últimos 7 días.

2. Planifica

Es importante informarse y planificarse a la hora de donar sangre puesto que es posible que los centros de donación tengan un horario para ello o bien, requieran de cita previa. En caso de que los horarios no te resulten convenientes, puedes preguntar si habrá alguna jornada o campaña de donación  próxima a realizarse.

3. Busca alimentos ricos en hierro

Espinacas

Si deseas donar, evidentemente tienes que llevar una dieta equilibrada. Aunque si deseas tomar medidas adicionales en este aspecto, quizás lo más conveniente sea ingerir, con mayor frecuencia, alimentos que sean ricos en hierro y vitamina C. Ojo, es suficiente con que comas este tipo de alimentos dos semanas antes de la donación.

Dentro de los alimentos con mayor cantidad de hierro se encuentran: las espinacas, el pescado, los huevos, los frijoles, la carne de res y los cereales integrales. Y dentro de los alimentos con mayor cantidad de vitamina C, se encuentran, por supuesto, las frutas cítricas.

4. Bebe mucha agua

La hidratación es fundamental en cualquier momento, pero a la hora de donar sangre, puede ser de gran utilidad puesto que ayuda a prevenir mareos y desmayos.

Recuerda que el descenso de los niveles de azúcar en sangre y de la presión sanguínea es habitual tras la donación, y que se puede revertir si estás bien hidratado. Así que no olvides beber agua antes de realizar la donación.

5. Descansa

El organismo ha de estar lo más relajado posible antes de donar sangre. Por este motivo se recomienda dormir bien en la noche anterior (al menos 7 horas seguidas). Así reducirás el riesgo de sentirte mareado, confundido o cansado y podrás recuperarte más rápido.

Te puede interesar: Efectos negativos de un mal descanso

6. Come 3 horas antes

Come 3 horas antes

No puedes donar sangre sin haber probado bocado esa misma jornada. Ten en cuenta que los alimentos que ingieras mantendrán equilibrados los niveles de azúcar en sangre y evitarán que te desmayes o te sientas débil tras la extracción.

La clave está en comer algo que te deje satisfecho pero que no sientas el estómago demasiado lleno. Los cereales y las frutas son las mejores opciones.

  • El desayuno o el almuerzo debe ser ligero.
  • Evita las grasas saturadas, los fritos y los azúcares desde el día anterior a la donación, porque pueden alterar los resultados en los estudios previos.

7. Evita los vicios

En las horas anteriores a la donación deberás evitar algunas tareas o actividades como:

  • Fumar (tabaco y marihuana).
  • Consumir estupefacientes.
  • Ingerir bebidas alcohólicas.
  • Tomar medicamentos (en especial, antibióticos).
  • Comer dulces, mentas, gomas de mascar, golosinas, bebidas carbonatadas o energizantes.

Recuerda

Ten en cuenta que no se puede donar sangre de mala calidad, ya que esto pondría en peligro la vida de las personas. Así que procura seguir estos consejos y, en líneas generales, mantener en el tiempo un estilo de vida sano.