Aprende a preparar una crema hidratante sólida para llevarte de viaje

Elena Martínez · 24 abril, 2016
Al elaborarla en casa podemos preparar nuestra crema hidratante sólida a nuestro gusto e incluir aquellos ingredientes que más se adapten a nuestras necesidades con la seguridad de que son 100% naturales

Hoy en día es complicado viajar con sustancias líquidas en el avión si no queremos facturar el equipaje. Esto se convierte en un impedimento para poder llevar nuestros productos habituales de higiene y cosmética como, por ejemplo, la loción corporal o la crema hidratante.

Por este motivo, te proponemos una crema hidratante sólida que podrás llevar con toda comodidad y tranquilidad. Descubre en este artículo cómo puedes prepararte en casa este producto de manera sencilla y con ingredientes naturales.

Ventajas de la crema hidratante sólida

Ventajas de la crema hidratante sólida

Aunque pueda sorprendernos el hecho de elaborar y usar una crema hidratante sólida, lo cierto es que es un producto de cuidado de la piel muy original, práctico y 100% natural.

Enumeramos las ventajas de esta crema:

  • En primer lugar, la podemos elaborar nosotros mismos de manera sencilla.
  • Luego podremos elegir los ingredientes y darle el aroma que deseemos.
  • Es adecuada para todo tipo de pieles, para el rostro, el cuerpo y las manos.
  • Es muy fácil y cómoda de usar y nos permite darnos o dar un masaje.
  • Al ser una crema sólida elaborada con aceites no necesita ningún tipo de conservante.
  • Además puede durar varios meses sin estropearse.
  • También podemos hacerlas de diferentes formas y aromas y es un regalo muy original y económico.

No olvides leer: Crema hidratante para proteger los labios resecos y agrietados

¿Qué necesitamos?

Crema de manteca de cacao y aceites esenciales

Para elaborar nuestra crema hidratante sólida necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • ⅓ taza de manteca de cacao (150 g)
  • 3 cucharadas de aceite de coco virgen extra (45 g)
  • 2 cucharadas de aceite vegetal: oliva, almendra, caléndula, rosa mosqueta, sésamo, árnica, etc. (20 ml)
  • 20 gotas de un aceite esencial: lavanda, romero, limón, naranja, menta, canela, etc.

Podemos conseguir estos productos en tiendas de productos naturales, herbolarios, dietéticas o farmacias.

Es importante que la base sea siempre de manteca de cacao y de aceite de coco para garantizar una textura lo suficientemente sólida para que se derrita.

El resto de ingredientes (aceite vegetal y aceites esenciales) sí que nos permiten ir haciendo cremas diferentes.

¿Qué aceites elegimos?

Aceite-de-almendras

Conocer las propiedades de los aceites nos ayudará a elegir uno u otro según el tipo de piel, la zona donde queramos aplicar la crema hidratante sólida, la época del año, etc.

Aceite de oliva

Muy nutritivo, rico en ácidos grasos, el aceite de oliva es excelente para pieles secas y normales.

De almendra

Aporta mucha elasticidad a la piel, así que es ideal para prevenir estrías.

Aceite de caléndula

Con propiedades calmantes, muy adecuado para las pieles más sensibles y delicadas o con tendencia a irritarse o enrojecerse.

De rosa mosqueta

Se trata de un aceite muy nutritivo, con un fuerte poder regenerante que ayuda a combatir las estrías y las arrugas y que también ayuda a disminuir la apariencia de las cicatrices.

Aceite de sésamo

Aceite vegetal muy recomendado para proteger la piel de los rayos solares y ayudarnos a conseguir un buen bronceado, a pesar de que no sustituye a la protección solar convencional.

De árnica

Muy recomendado para personas que sufren dolores en las articulaciones, ya que el árnica tiene propiedades antiinflamatorias.

Aceite de coco

Las personas con la piel mixta o grasa pueden optar por usar únicamente el aceite de coco junto con la manteca de cacao, ya que tiene propiedades reguladoras y es menos graso que la mayoría de aceites.

Recomendamos usar aceites de extracción en frío.

¿Quieres conocer más? Lee: Mascarillas faciales con aceite de oliva

¿Cómo la preparamos?

Preparar esta crema hidratante sólida es tan sencillo que no dudarás en sustituir tus lociones convencionales:

  • Primero, pondremos la manteca de cacao y el aceite de coco al baño María.
  • Una vez se hayan derretido, los mezclaremos bien y añadiremos el aceite vegetal que hayamos elegido.
  • Moveremos bien los tres ingredientes para conseguir una crema homogénea y apagaremos el fuego.
  • Cuando la mezcla ya esté tibia añadiremos las 20 gotas de aceites esenciales.
  • Esta loción líquida ya estará lista para enfriarse y solidificarse, por lo que solamente nos quedará ponerla en el molde que hayamos elegido y dejarla a temperatura ambiente o, si lo preferimos, en la nevera.
  • Si no tenemos moldes específicos podemos usar jaboneras, cajitas de plástico, botellas de agua vacías, etc.
  • Si queremos dar un toque más original a nuestra crema, por ejemplo, si la vamos a regalar, podemos añadirle algún detalle original, como flores de lavanda, pétalos de rosa, hojas de plantas secas, anís estrellado, etc.
  • Estas cremas sólidas son también un regalo muy romántico para nuestra pareja, ya que nos permiten poderles añadir aceites esenciales estimulantes (canela, jazmín, ylang-ylang, bergamota, rosa, etc.) y usarlas como complemento para dar masajes.
  • Ahmad, Z. (2010). The uses and properties of almond oil. Complementary Therapies in Clinical Practice, 16(1), 10-12.
  • Del Valle, J. M., Bello, S., Thiel, J., Allen, A., & Chordia, L. (2000). Comparision of conventional and supercritical CO2-extracted rosehip oil. Brazilian Journal of Chemical Engineering, 17(3), 335-348.
  • Klaas, C. A., Wagner, G., Laufer, S., Sosa, S., Della Loggia, R., Bomme, U., ... & Merfort, I. (2002). Studies on the anti-inflammatory activity of phytopharmaceuticals prepared from Arnica flowers. Planta medica, 68(05), 385-391.