Presentación y usos de la rosuvastatina

22 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La rosuvastatina es un fármaco que se emplea para reducir los niveles de colesterol y para evitar la progresión de la ateroesclerosis en los adultos. En general, es bien tolerada, aunque puede detonar posibles efectos adversos en algunos pacientes.

La rosuvastatina es un fármaco que pertenece al grupo de medicamentos llamados estatinas. Está indicada para reducir tanto los niveles de colesterol total como el colesterol LDL. Además, ayuda a prevenir eventos cardiovasculares.

Se administra para disminuir la progresión de la aterosclerosis en pacientes adultos. De esta forma se previene y  reduce el riesgo de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y otras enfermedades cardiovasculares.

¿Cual es el mecanismo de acción de la rosuvastatina?

 

Rosuvastatina y colesterol
La rosuvastatina es un fármaco utilizado para bloquear la producción de colesterol malo en la sangre. Por lo tanto, contribuye a prevenir otras enfermedades cardiovasculares.

En la sangre tenemos colesterol malo LDL, y colesterol bueno HDL. La rosuvastatina actúa disminuyendo los niveles de colesterol malo y aumentando los del colesterol bueno. Para conseguir esto, la rosuvastatina bloquea la producción de colesterol malo y mejora la capacidad del organismo para eliminarlo de la sangre.

Si no se tratan los niveles altos de colesterol, se pueden formar depósitos grasos en las paredes de los vasos sanguíneos dando lugar a la ateroesclerosis. La ateroesclerosis es una enfermedad que produce un estrechamiento de las arterias, pudiendo llegar a obstruirse e impedir que la sangre llegue normalmente al corazón o al cerebro.

El tratamiento con rosuvastatina disminuye los niveles de colesterol y, por tanto, reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares. No obstante, aunque se consigan niveles de colesterol correctos, no se debe abandonar el tratamiento. La rosuvastatina impide que los niveles de colesterol vuelvan a aumentar.

¿Cómo tomar rosuvastatina?

Para la administración de rosuvastatina debes seguir las instrucciones indicadas por tu médico. Este medicamento puedes tomarlo a cualquier hora del día y con o sin alimentos. La dosis habitual de inicio para un adulto con niveles altos de colesterol es de 5 mg o 10 mg.

La elección de la dosis dependerá de los niveles de colesterol, así como del riesgo cardiovascular que tengas. No obstante, el médico iniciará el tratamiento con la dosis de 5 mg en los siguientes casos:

  • Si eres de origen asiático.
  • Mayor de 70 años.
  • Si tienes problemas renales.
  • Riesgo de padecer calambres musculares.

Si fuera necesario, tu médico puede doblar la dosis a 20 mg y luego a 40 mg, con un intervalo de cuatro semanas entre cada ajuste de dosis.

La dosis máxima diaria de rosuvastatina es de 40 mg. Se emplea solamente para pacientes con altos niveles de colesterol y un alto riesgo cardiovascular que no consiguen disminuir los niveles con la dosis de 20 mg.

Sin embargo, la dosis inicial de rosuvastatina para disminuir el riesgo de sufrir un ataque al corazón, infarto cerebral o problemas de salud cardiovascular es de 20 mg al día. Es importante hacer controles de colesterol de forma regular para comprobar si se han normalizado y se mantienen en niveles apropiados.

Descubre: Infarto cerebral: causas y tratamiento

Posibles efectos adversos

La rosuvastatina
La rosuvastatina puede causar efectos adversos en algunos pacientes. Esto puede incluir síntomas de reacciones alérgicas o dolores musculares injustificados.

La rosuvastatina puede producir efectos adversos como todos los medicamentos, aunque no todas las personas los sufren. Suelen ser leves y desaparecen en un espacio corto de tiempo.

Tendrás que  dejar de tomar este medicamento si aparece una reacción alérgica, como dificultad para respirar, hinchazón de cara, labios, lengua o garganta, y picor intenso de la piel.

Además, consulta al médico si sufres dolores y calambres musculares injustificados que duran más de lo normal. Los síntomas musculares son más frecuentes en niños y adolescentes que en adultos.

Entre los efectos adversos frecuentes se incluyen el dolor de cabeza y estómago, estreñimiento, nauseas, dolor muscular y debilidad. En cuanto a los efectos adversos poco frecuentes están las reacciones cutáneas y aumento de proteínas en orina con dosis diarias de 5 mg, 10  mg y 20 mg.

Los efectos adversos raros, y muy raros, que pueden aparecer en pacientes tratados con rosuvastatina son:

  • Reacciones alérgicas graves.
  • Lesiones musculares.
  • Dolor intenso de estómago.
  • Aumento de las transaminasas.
  • Ictericia y hepatitis.
  • Lesión de los tendones.
  • Perdida de memoria.
  • Lesión de los nervios de piernas y brazos, con adormecimiento.

El tratamiento con rosuvastatina en general es bien tolerado, aunque en ocasiones puede asociarse con efectos secundarios graves y eventos adversos como mialgias, miopatía y elevación de las transaminasas séricas.

Existe un porcentaje significativo de pacientes que utiliza estatinas y abandona el tratamiento. Esto es debido a sus efectos secundarios, particularmente las mialgias.

Lee también: 7 movimientos simples para aliviar los dolores musculares intensos

Conclusión

La rosuvastatina es la estatina más eficaz disponible en la actualidad para la reducción del colesterol total y del LDL. También ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de las placas ateroscleróticas de las arterias coronarias y carótidas.

 

  • Domingos, H., Cunha, R. V. da, Paniago, A. M. M., Souza, A. S. de, Rodrigues, R. L., & Domingos, J. A. (2012). Rosuvastatina e ciprofibrato no tratamento da dislipidemia em pacientes com HIV. Arquivos Brasileiros de Cardiologia. https://doi.org/10.1590/s0066-782x2012005000096
  • Bottaro, E. G., Caravello, Ó., Scapellato, P. G., Stambulian, M., Vidal, G. I., Loggia, V., … Cassetti, I. (2008). Rosuvastatina para tratamiento de la dislipidemia en pacientes infectados con VIH en tratamiento antirretroviral de gran actividad. Experiencia preliminar. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica. https://doi.org/10.1157/13123836
  • Gómez-García, A., Torres, G. M., Ortega-Pierres, L. E., Rodríguez-Ayala, E., & Álvarez-Aguilar, C. (2007). Rosuvastatina y metformina reducen la inflamación y el estrés oxidativo en pacientes con hipertensión y dislipemia. Revista Espanola de Cardiologia. https://doi.org/10.1157/13113929