Prevención cuaternaria: ¿qué es?

16 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Hablar de prevención cuaternaria es difícil para los médicos y, a menudo, desconocido para los pacientes. Básicamente, se trata de ser prudentes y conscientes en el uso de los recursos médicos. ¿Quieres saber más?

La prevención cuaternaria es un concepto muy discutido en el ámbito médico. Muchos profesionales no están a favor de su utilización como guía para las políticas públicas de salud, y algunos hasta desmienten su validez.

Lo cierto es que, a medida que pasa el tiempo y surgen nuevos avances tecnológicos, queda claro que requerimos prevención cuaternaria. Como veremos a lo largo del artículo, de su correcta aplicación depende que los recursos médicos alcancen para todos en buena calidad.

Se ha definido a la prevención cuaternaria como acciones que se llevan adelante para evitar una sobreutilización de los recursos médicos por parte de los profesionales de la salud y por parte de los pacientes. Esto incluye evitar sobretratamientos, evitar prácticas innecesarias y ofrecer alternativas éticas.

El año 1986 se señala como el de inicio de la idea de prevención cuaternaria, cuando diferentes investigadores médicos alertaron sobre la existencia de una medicalización de la vida cotidiana. El proceso ha seguido su curso, a pesar de las advertencias.

Debemos aclarar que esta prevención no apunta a eliminar la disponibilidad de los avances médicos, sino a racionalizar. Por eso, se involucra a los pacientes en el proceso, ya que el médico es un eslabón más en la larga cadena que sostiene la medicalización de lo cotidiano.

Y, en definitiva, se pretende otorgar seguridad a los pacientes. A ninguno de nosotros nos gustaría pasar por un encarnizamiento terapéutico, ni que nos hagan gastar en vano más dinero del que tenemos.

Los tipos de prevención

Se ha denominado a esta idea como prevención cuaternaria porque las actividades de prevención se consideran escalonadas:

  • Primaria: es la prevención que se realiza con personas que todavía no están enfermas. Se busca evitar que enfermen.
  • Secundaria: es el diagnóstico precoz. Una persona tiene una enfermedad, pero no lo sabe, porque aún no desarrolló síntomas. Si lo detectamos a tiempo le mejoramos el pronóstico.
  • Terciaria: ya se trata de personas enfermas. Aquí se propone el mejor tratamiento disponible, para evitar desenlaces fatales y consecuencias que sean secuelas y alteren la calidad de vida a futuro.
  • Cuaternaria: finalmente, la que nos interesa en este artículo, es la prevención que limita el uso indiscriminado de los recursos médicos.
prevención cuaternaria
Los médicos, fundamentalmente, deben asumir la prevención cuaternaria como tarea propia.

Sigue leyendo: 6 hábitos que ayudan en la prevención del cáncer

Ejemplos de abusos médicos

Puede que entendamos mejor la prevención cuaternaria con ejemplos de cómo se abusa de los recursos médicos. Aunque no lo notemos claramente, la medicalización de lo que sucede alrededor nuestro se ha vuelto constante.

Entre los abusos está el exceso de pruebas solicitadas para detectar patologías. Algunos exámenes de prevención primaria están indicados, pero hay otros que no tienen sustento científico.

Por otro lado, cuestiones que a veces están dadas por sabidas, son refutadas ante el avance de la ciencia. La mamografía, por ejemplo, tiene edades precisas de indicación en la mujer, y no tiene sentido adelantarlas y realizarlas en mujeres muy jóvenes sólo por las dudas.

Pensemos también en la radiación a la que nos sometemos cuando nos realizan radiografías o tomografías computarizadas. El abuso en la solicitud de imágenes podría causar un aumento en patologías vinculadas a la radiación.

Los tratamientos no son ajenos a esto. Es muy habitual que se prescriban antibióticos para infecciones virales, generando resistencia bacteriana y efectos adversos en los pacientes. Al añadir efectos adversos, la situación inicial, que quizás era simple, empeora y se complica.

La polimedicación es un ejemplo más. Hay ancianos sometidos a una batería de pastillas diarias que interaccionan entre sí sin mejorar la calidad de vida. Como cada especialista en un órgano diferente prescribe un fármaco puntual, nadie revisa si habrá mezcla entre los efectos de uno y otro.

polimedicación
La polimedicación es habitual en los adultos mayores, sin considerar las consecuencias de ello.

Descubre más: ¿Cuáles son los tipos de reacciones adversas a los medicamentos?

¿Cómo hacer prevención cuaternaria?

Es lógico, entonces, preguntarse cómo hacer prevención cuaternaria. Una parte de la tarea la deben llevar adelante los médicos, y otra parte los pacientes. Es fundamental no confundir la prevención primaria con los tratamientos.

Cuando una persona quiere saber su estado de salud, no necesariamente debe llevarse de la consulta una medicación. Ni tampoco debe atravesar toda una serie de procedimientos que no redundarán en beneficios.

Tecnología nueva no significa siempre tecnología mejor. Al día de hoy hay antibióticos creados hace décadas que son más eficientes que los nuevos, más baratos y menos inofensivos.

La salud mental no escapa a los problemas de la medicalización. Hay muchos niños diagnosticados con déficit de atención e hiperactividad que, en realidad, no cumplen con los criterios​. Estos niños deben sufrir una serie de medidas que se toman para con ellos totalmente contraproducentes.

No es algo que cambiará de manera inmediata, de un día para el otro, pero debe ser un camino para emprender. La prevención cuaternaria puede otorgarnos más seguridad como pacientes y lograr que los recursos médicos alcancen para todos, sin depredarlos.

  • Kuehlein T, Sghedoni D, Visentin G, Gérvas J, Jamoulle M. Prevención cuaternaria, actividad del médico general. [Quartäre Prävention, eine Aufgabe für Hausärzte]. Primary Care. 2010;10:350-4.
  • Gérvas, Juan. "Moderación en la actividad médica preventiva y curativa. Cuatro ejemplos de necesidad de prevención cuaternaria en España." Gaceta sanitaria 20 (2006): 127-134.
  • Kopitowski, Karin Silvana. "Prevención cuaternaria: se pueden y se deben limitar los daños por la actividad sanitaria." Rev. Hosp. Ital. B. Aires 33.3 (2013): 90-95.