Prevención de la degeneración macular

La degeneración macular es la principal causa de pérdida de visión en personas mayores de 60 años. Descubre que pautas y consejos puedes llevar a cabo para prevenirla.

La degeneración macular es una enfermedad degenerativa ocular que afecta a una zona de la retina: la mácula, causando alteraciones visuales.

La degeneración macular

La degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) es la principal causa de pérdida de visión y ceguera en personas mayores de 60 años. Se estima que alrededor de la mitad de personas mayores de 65 años tiene cierto grado de degeneración en la mácula.

La DMRE es una enfermedad degenerativa que causa la muerte de células nerviosas oculares, implicadas en la visión. Concretamente, en la DMRE se ve afectada una parte de la retina, la macula, responsable de nuestra visión nítida y detallada.

La enfermedad se asocia directamente con la edad, pues la mácula sufre de forma normal una degeneración con el paso del tiempo. El daño en esta parte central de la retina hace que las personas afectadas tengan dificultades para leer, conducir o incluso reconocer caras.

El grado de degeneración es variable de unas personas a otras, durante las primeras etapas, la persona afectada no presenta ningún tipo de síntoma. En muchos casos la gradual pérdida de visión es tan sutil que cuando se detecta, la enfermedad ya está en una fase muy avanzada.

Síntomas

La degeneración macular afecta a la visión central. La persona afectada no es capaz de ver con nitidez pequeños detalles, ni de cerca ni de lejos, sin embargo, la visión lateral no se ve afectada.

También es muy común lo que se conoce como visión deformada o metamorfopsia, por la cual, las personas con DMRE al mirar una línea recta la verían ondulada. Así mismo, lo más característico de las personas con DMRE es que tienen problemas a la hora de leer o conducir. Tales problemas visuales se agravan con la edad y con el grado de degeneración de la retina.

Descubre: Los mejores alimentos para prevenir la degeneración macular

Prevención

En cuanto a la prevención de la degeneración macular, resulta especialmente importante llevar a cabo un seguimiento médico destinado a detectar la enfermedad lo más pronto posible.

Para ello, se recomienda que a partir de los 50 años se lleven a cabo pruebas de detección como la realización de una oftalmoscopia. La oftalmoscopia es una prueba que permite examinar la parte posterior del ojo (el fondo del ojo) observándose así el estado de la retina y de la mácula.

Por otra parte, existen ciertas medidas y hábitos que pueden tomarse para prevenir o controlar la degeneración macular, entre ellos encontramos:

Dejar de fumar

El tabaquismo es el principal factor de riesgo implicado en la degeneración macular. Las toxinas del tabaco pueden afectar a los tejidos nerviosos de la retina. Además al ser un tejido que consume una alta tasa de oxígeno, se ve muy afectado por factores como el tabaco, que alteran el consumo de oxigeno por parte del organismo.

Proteger los ojos del sol

Las radiaciones solares, concretamente los rayos UV son altamente dañinos para los tejidos oculares. Protegerse de dicha radiación mediante gafas y evitar mirar al sol directamente, puede ayudar a prevenir la aparición de la degeneración macular.

La alimentación

La alimentación es también un factor muy importante en el desarrollo de la degeneración macular. Ciertas afecciones como la obesidad o la diabetes pueden afectar de manera directa a nuestra visión. Por el contrario, llevar una dieta equilibrada, evitando el consumo de grasas puede ayudar a proteger las retinas y evitar la aparición de la DMRE.

Quizá te interese: 5 remedios naturales para detener la degeneración macular

Tomar vitamina C

La vitamina C tiene un claro efecto beneficioso para la vista. Entre otras cosas, la vitamina C es un potente antioxidante, que va a proteger a los tejidos nerviosos del globo ocular del daño oxidativo y, en última instancia, de la neurodegeneración.

Tomar alimentos que contengan luteína y zeaxantina

Estos dos compuestos juegan un papel fundamental en la visión. Se trata de proteínas presentes en verduras de hoja verde como las espinacas y en la yema de huevo. Su función es fortalecer los tejidos oculares y proteger a la retina de las radiaciones dañinas que pueden causar degeneración macular.

Consumir una mayor cantidad de omega 3

El omega 3 es un ácido graso esencial, necesario para el correcto funcionamiento celular. Es especialmente importante en la protección de los tejidos de la retina. Aumentar la cantidad de omega 3 en la diete puede ayudar a fortalecer los tejidos nerviosos de la retina.