Prevención del cólera mediante vacunas probióticas

Elena Vuelta · 11 octubre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 11 octubre 2018
El cólera es una de las enfermedades infecciosas más devastadoras. Actualmente no existe una vacuna altamente efectiva contra la enfermedad, sin embargo, las recientes investigaciones pueden cambiar este panorama.

Varios grupos de investigadores han desarrollado una vacuna contra el cólera basada en la administración de probióticos.

¿Qué son los probióticos?

kéfir

Según la Organización Mundial de la Salud, los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en cantidades suficientes, pueden restituir la flora intestinal y tener efectos beneficiosos sobre la salud.

Tras la ingesta de estos microorganismos vivos, estos se adhieren a las paredes del intestino y comienzan a colonizarlo. En el caso de los alimentos probióticos, los microorganismos administrados, ocasionan efectos beneficiosos para la salud intestinal.

En la industria alimentaria, la llegada de los probióticos trajo consigo un gran aumento de los ingresos, debido al éxito que suscitaban estos alimentos. Entre los alimentos probióticos más consumidos encontramos el yogurt fresco, el kéfir o el chucrut.

Entre los beneficios que se atribuyen a los probióticos encontramos el refuerzo del sistema inmunitario, la mejora en la absorción de nutrientes, el equilibrio de la microbiota intestinal o la prevención de alergias alimenticias.

Descubre: ¿Cuáles son las principales intolerancias alimenticias?

El cólera

El cólera es una infección intestinal grave causada por la bacteria Vibrio cholerae, que coloniza el tracto intestinal humano, causando síntomas devastadores. Millones de personas en el mundo se ven afectadas cada año por la enfermedad, que se cree, que causa la muerte de entre 21000 y 143000 personas.

La aparición de los primeros síntomas de la enfermedad puede darse entre las primeras horas y los 5 días tras haber ingerido alimentos o agua contaminada por el microorganismo causal. Dicha sintomatología consta de fuertes vómitos y diarreas que si no se tratan, pueden causar la muerte de la persona afectada.

Los brotes epidémicos de cólera, ocurren cuando la bacteria infecta fuentes de agua o alimentos que se consumen directamente. Esto ocurre con gran frecuencia en países subdesarrollados y áreas afectadas por desastres naturales.

En la actualidad, la prevención del cólera está basada en la distribución de vacunas, de baja eficiencia, que deben administrarse repetidas veces y solo confieren protección frente a la bacteria durante, como mucho, dos años.

Vacunas probióticas frente al cólera

En este contexto, dos grupos de investigación independientes, enfocados en el desarrollo de vacunas de próxima generación, han encontrado dos posibles alternativas para la prevención del cólera. Ambas alternativas se basan en el mismo concepto: el uso de vacunas probióticas.

Vacunas con microrganismos genéticamente modificados

Por una parte, el equipo liderado por el científico Troy Hubbard, de la facultad de medicina de la universidad de Harvard, ha desarrollado una vacuna administrada por vía oral, que contiene bacterias vivas de una cepa haitiana, genéticamente modificada.

Dicha cepa, altamente virulenta, se denomina HaitiV y ha sido diseñada para colonizar el tracto digestivo humano sin producir efectos nocivos. La colonización intestinal por parte de esta bacteria protege contra la infección de las cepas virulentas de V. cholerae.

Estudios en conejos demostraron la efectividad de la vacuna, horas después de su administración. La explicación, parece encontrarse en la alta y rápida colonización intestinal por parte del HaitiV, que impide la posterior colonización por parte de la bacteria causante del cólera, tratándose entonces de un probiótico competitivo.

Quizá te interese: Vacunas en la infancia: Los riesgos de no vacunar

Vacunas con microorganismos competitivos

Por su parte, el grupo liderado por el científico Ning Mao, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, descubrió que una bacteria común: Lactococcus lactis, puede impedir la colonización del intestino por parte de V. cholerae.

La bacteria Lactococcus lactis, es una gran productora de ácido láctico, que ha sido ampliamente utilizada por el hombre en la producción de varios alimentos lácticos, como la mantequilla o el queso.

Los experimentos llevados a cabo en ratones, mostraban que la inoculación de dicha bacteria láctica, prevenía la infección con el agente causal del cólera. La razón parece encontrarse en la capacidad de L. lactis para acidificar su entorno. Esta bajada del pH en el intestino, impediría la infección por parte de V.cholerae.

Los investigadores anticipan, que el desarrollo de píldoras o incluso bebidas probióticas conteniendo la bacteria L. lactis, podrían ser una esperanzadora y económica opción como vacuna preventiva contra el cólera.

Estos prometedores resultados, obtenidos por ambos grupos de investigación, podrían impulsar y ayudar a cumplir el objetivo propuesto por la organización Mundial de la Salud, de reducir las muertes por cólera en un 90%, para 2030.