La prevención de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia

19 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
El tratamiento de las náuseas y los vómitos asociados a la quimioterapia ha sido siempre un tema importante en oncología. Del buen control de este efecto adverso depende la mejora en la calidad de vida de los pacientes.

Las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia son uno de los efectos adversos más frecuentes de este tipo de tratamiento, y uno de los más temidos por los pacientes. La prevención de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia mejora la calidad de vida y favorece una mejor adhesión de los pacientes al tratamiento.

A pesar de que hoy en día disponemos de un elevado número de opciones para la prevención de las náuseas asociadas a la quimioterapia, los pacientes suelen tener un uso inadecuados de las mismas. Puede deberse esto a que no están acostumbrados, o porque se han confiado por haberlos sobre-utilizado.

Los factores de riesgo para las náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia son dependientes del paciente y dependientes del tratamiento. Ambos factores confluyen para que este efecto adverso sea más o menos evidente.

Clasificación de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia

Dependiendo del momento en el que el paciente sufra estos síntomas, los vómitos los podemos clasificar en tres grupos principales:

  • Emesis aguda: se define como las náuseas y los vómitos que ocurren en las primeras 24 horas después de la administración de la quimioterapia.
  • Emesis tardía: las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia aparecen más allá de las primeras 24 horas, tras la administración del tratamiento, pudiendo persistir por 6-7 días. El cisplatino es el fármaco quimioterápico que más frecuentemente produce este tipo de efecto adverso.
  • Emesis anticipatoria: en general, comienza dentro de las 24 horas previas a la administración de la quimioterapia. Se ha reportado que después del tercer o cuarto ciclo, el 20%-40% de los pacientes presentan emesis anticipatoria.
Quimioterapia
Las náuseas y los vómitos por quimioterapia pueden aparecer antes de la aplicación en tratamientos avanzados

Prevención y tratamiento de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia

Las medidas de prevención y tratamiento variarán en función del tipo de emesis que pueda producir el fármaco quimioterápico.

Emesis aguda

Durante muchos años, los principales agentes farmacológicos para la prevención y el tratamiento de las náuseas y los vómitos agudos han sido los antagonistas dopaminérgicos, antihistamínicos, corticoesteroides, cannabinoides y benzodiacepinas.

Si bien estos agentes ofrecen cierto grado de eficacia, también pueden causar efectos secundarios considerables. Desde la aparición de los antagonistas de los receptores de serotonina, se dispone de una nueva clase de agentes con una mayor eficacia y menor frecuencia y severidad de efectos adversos.

A dosis equivalentes, los cuatro antagonistas 5-HT3 existentes -ondansetrón, granisetrón, dolasetrón, tropisetrón- son igualmente efectivos en la prevención de la emesis inducida por quimioterapia moderada o altamente emetizante. La decisión de cuál utilizar debe basarse en su disponibilidad, conveniencia, costo y perfil de efectos adversos.

Descubre más: Antieméticos para prevenir náuseas y vómitos

Emesis tardía

La emesis tardía suele ser más difícil de tratar que la emesis aguda. Debe tenerse en cuenta, además, que es un efecto adverso que usualmente el paciente experimenta en su casa, por lo que las posibilidades de control adecuado pueden ser menores.

Al contrario, el impacto personal y familiar es más considerable. Por ende, siempre que exista riesgo de presentar náuseas y vómitos tardíos debe instruirse al paciente para el correcto uso de los fármacos antieméticos.

Esto debe realizarse previo a la indicación del primer ciclo de quimioterapia, dado que un adecuado control de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia disminuye el riesgo de emesis aguda, tardía y anticipatoria en los ciclos siguientes. Se evitan así consultas innecesarias y el estrés por el que deben atravesar los implicados.

En este caso, los fármacos antagonistas de los receptores de serotonina no tienen una eficacia buena comparada con sus efectos en la emesis aguda. Son los medicamentos corticosteroides los agentes más activos para la prevención de la emesis tardía. Se deben tomar durante 3-4 días después del tratamiento quimioterápico.

Además, al igual que ocurre con la prevención de la emesis aguda, la combinación de agentes antieméticos parece ser más efectiva que el uso de agentes únicos. Los antagonistas 5-HT3 estarían indicados como tratamiento de segunda línea cuando no se alcanza un buen control con la anterior combinación.

las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia

Emesis anticipatoria

La mejor forma de prevenir la emesis anticipatoria es lograr un adecuado control de la emesis aguda y tardía. En caso de presentarse este efecto adverso, la terapia conductual puede ser efectiva.

Quizás también te interese leer: Efectos de la quimioterapia en el organismo

Conclusión

El objetivo ideal de cualquier tratamiento antiemético es prevenir en forma completa la aparición de las náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia. Esto mejora considerablemente la calidad de vida de los pacientes oncológicos, durante sus internaciones y en sus hogares.

Lamentablemente, a pesar de los avances observados en los últimos 20 años, este objetivo es difícil de alcanzar. Como se mencionó, las náuseas continúan siendo un efecto adverso frecuente y preocupante en los pacientes que reciben quimioterapia.

  • Carretero Colomer, M. (2001). Ondansetrón. Offarm: Farmacia y Sociedad.
  • FERREIRA, R. G., & FRANCO, L. F. de R. (2017). EFEITOS COLATERAIS DECORRENTES DO TRATAMENTO QUIMIOTERÁPICO NO CÂNCER DE MAMA: revisão bibliográfica. REVISTA DA UNIVERSIDADE VALE DO RIO VERDE. https://doi.org/10.5892/ruvrd.v15i2.3759
  • Haro, L. M., Mondéjar, R., Muñoz, M. del M., Molina, M. J., Olaverri, A., & Santiago, J. A. (2013). Tratamiento psicológico de las náuseas y vómitos anticipatorios inducidos por quimioterapia o radioterapia. Psicooncologia. https://doi.org/10.5209/rev_PSIC.2013.v10.n2-3.43450