7 cosas que debes saber para prevenir un accidente cerebrovascular

Valeria Sabater · 30 enero, 2017
Aunque llevemos una vida sana, es conveniente conocer nuestro historial familiar para saber si tenemos antecedentes de accidente cerebrovascular y poder ponerlo en conocimiento del especialista para que tome las medidas oportunas

El accidente cerebrovascular es una de las enfermedades neurológicas más comunes.

A pesar de presentar una mayor prevalencia en las personas de más de 65 años, no podemos olvidar que la población joven tampoco está exenta de sufrir esta condición.

Señalar, además, que existen dos tipos de accidentes cerebrovasculares: el isquémico y el hemorrágico.

Ahora bien, ninguno de estos dos tipos puede prevenirse al 100%. Todos nosotros, sin importar la edad, el sexo o la raza, podemos sufrirlo en algún momento.

Sin embargo, lo que sí está en nuestras manos es controlar ese porcentaje que se asocia directamente a nuestros hábitos de vida.

Todos, de algún modo, sabemos que hay ciertas cosas que hacemos en el día a día que afectan a nuestra salud: el tabaco, el sedentarismo…

Se trata solo de ser conscientes de ello, de asumir una auténtica responsabilidad y de controlar al máximo todos estos factores que te explicamos a continuación.

Empieza hoy mismo a cuidarte mejor, a vivir en armonía con tu cuerpo y emociones para disminuir así el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

1. Controla tu tensión arterial

La hipertensión arterial es un factor clave a la hora de prevenir un accidente cerebrovascular o cardiovascular.

Lo más complejo de este indicador de nuestra salud es que no siempre lo controlamos.

En ocasiones, asociamos el dolor de cabeza, las taquicardias o los mareos al simple cansancio del día a día, sin dar ese paso más razonable: ir al médico para controlar nuestra tensión arterial.

¿Cómo reducir mi tensión arterial?

  • Reduce la sal de tu dieta.
  • Evita los alimentos ricos en colesterol.
  • Incrementa el consumo de frutas y verduras frescas, así como de granos enteros (son ricos en fibra).
  • Evita el sedentarismo.
  • Si eres fumador, empieza a hoy mismo a hacer adecuados cambios.

2. Controla tu peso

Ejercicio y bajar de peso no siempre van de la mano

La obesidad, así como las complicaciones asociadas al peso excesivo (presión arterial alta, diabetes…), aumentan las probabilidades de padecer un accidente cerebrovascular.

Descubre 6 formas de adelgazar tu rostro

Cómo bajar de peso de forma saludable

Antes de iniciar una dieta de adelgazamiento consulta con tu médico la mejor forma de llevarlo a cabo (en ocasiones, ese peso excesivo se debe a un problema hormonal que es necesario controlar).

  • Practica ejercicio aeróbico.
  • Bebe abundante agua.
  • Haz 5 comidas diarias en cantidades más pequeñas.
  • Consume frutas, verduras, fuentes de fibra como la avena o semillas de chía.
  • Excluye de tu dieta las grasas saturadas.

3. Conoce tu historial familiar

madre-hija.2

Algunas personas tienen un riesgo mayor de sufrir un accidente cerebrovascular. No nos referimos solo a nuestros hábitos de vida; a veces, un factor de peso es el propio historial familiar.

Siempre será muy adecuado conocer el historial de nuestros abuelos, de nuestros tíos y, por supuesto, de nuestros padres.

En caso de que existan antecedentes de muerte asociados a accidentes cerebrovasculares, se lo comunicaremos a nuestros médicos para aplicar adecuados mecanismos de prevención en la medida que nos sea posible.

Matizar solo que tener antecedentes familiares no determina que vayamos a padecer una enfermedad puntual: eleva el riesgo pero no la certeza de que vayamos a sufrirla.

Lee también “el ictus, muy común en las personas jóvenes”

4. La mejor alimentación para prevenir una accidente cerebrovascular

No lo dudes, controlar nuestras fuentes de estrés, hacer ejercicio de modo regular y mantener una alimentación sana y variada puede ayudarnos a prevenir múltiples dolencias.

En este caso, para reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, deberemos incluir los siguientes alimentos en nuestra dieta:

  • Zanahorias
  • Coles de Bruselas.
  • Aguacate
  • Tomates
  • Melones y sandías
  • Sardinas en aceite de oliva
  • Té verde
  • Nueces
  • Avena

5. Cuidado con la fibrilación auricular

La fibrilación auricular es un tipo de arritmia donde el latido del corazón bombea de forma descoordinada.

Este problema ocasiona que se formen coágulos en el corazón. Estos, a su vez, pueden viajar hasta el cerebro para producir un derrame cerebral.

Si notamos cierto cansancio, palpitaciones, dolor de cabeza o dificultad para respirar, deberemos comunicarlo de inmediato a nuestro médico.

6. La importancia de prevenir y tratar la diabetes

diabetes y el accidente cerebrovascular

La diabetes hace que el impacto de un accidente cerebrovascular sea mayor.

Cuando el suministro de oxígeno se corta, por lo general, hay otras arterias que pueden servir y actuar como baipás para minimizar el impacto del mismo.

Sin embargo, si la persona padece diabetes, los vasos sanguíneos pueden estar endurecidos u obstruidos debido a la aterosclerosis.

Todo ello hará que sea más difícil que la sangre llega al cerebro.

Descubre cómo bajar los triglicéridos de forma natural

7. Dejar de fumar

La necesidad de dejar el tabaco es algo que hemos repetido varias veces a lo largo del artículo.

Sin embargo, no queríamos terminarlo sin enfatizar una vez más el riesgo que supone este hábito tan nocivo para nuestra salud, y sobre todo, para la salud cerbrovascular.

El tabaco acelera la formación de coágulos: la sangre se espesa, aumenta la acumulación de placa en las arterias y se eleva el riesgo de sufrir derrames cerebrales.

Empieza hoy mismo a vivir mejor, a cuidarte, a ganar en salud y en calidad de vida.