Cómo prevenir el dolor de espalda

Carolina Betancourth · 19 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 19 febrero, 2019
La actividad física nos ayuda a fortalecer y tonificar los músculos y reduce el riesgo de sufrir dolores de espalda. Practica deportes como la natación, el pilates o el yoga, pero evita aquellos que fuercen la zona en exceso

Prevenir el dolor de espalda es necesario para mantenernos sanos y productivos en nuestro trabajo. El dolor de espalda es un problema frecuente. Está catalogado como la segunda causa de bajas laborales, después de los traumatismos. Según los médicos, la mayoría de las personas tendrán algún tipo de dolor de espalda a lo largo de su vida. Las causas pueden variar, pero se estima que la mayoría de los casos nacen en el entorno laboral.

Por un lado, hay algunos trabajos que requieren un sobresfuerzo físico y movimientos que incrementan el riesgo de sufrir este dolor. Por otro lado, trabajos de oficina causan dolores de espalda debido a la mala postura y al hecho de permanecer sentados durante mucho tiempo. Sin embargo, teniendo en cuenta algunas recomendaciones, podemos prevenir el dolor de espalda en la mayoría de las situaciones.

Cómo prevenir el dolor de espalda

A continuación ofrecemos unos sencillos consejos para prevenir el dolor de espalda

Evitar cargar exceso de peso

Portar exceso de peso en la espalda es una de las principales causas del dolor en este área del cuerpo. De acuerdo con los especialistas, es común que las personas lo sufran luego de haber cargado mucho peso de forma incorrecta. Por lo tanto, levanta el peso con las piernas, evitando que todo recaiga en la espalda o zona lumbar.

Ejercicios de tonificación

Yoga

El deporte y la actividad física son esenciales para prevenir el dolor de espalda. Además, para fortalecer y tonificar los músculos, reduciendo el riesgo de lesiones. Deportes que resultan agresivos con la espalda son, por ejemplo, el ballet y el baloncesto. Mientras tanto, deportes como la natación, el pilates o el yoga, son aconsejables para fortalecerla. En este caso es muy importante elegir un tipo de calzado adecuado, ya que practicar actividad física con un calzado inadecuado también puede causar dolor de espalda.

Corregir la postura

Es muy importante adoptar una postura correcta tanto mientras se está sentado, como al caminar o estar de pie. Para lograr una buena postura al sentarse es importante centrar la fuerza en la zona lumbar y enderezar la columna. Cuando se está de pie o caminando, la espalda debe estar recta y se debe evitar la popular joroba. En caso de tener que agacharse a recoger algo, los médicos recomiendan flexionar las rodillas y no la espina dorsal.

Elegir un colchón adecuado

Hacer la cama

En el colchón de nuestra cama la espalda descansa durante tiempo prolongado y es allí donde se supone que tiene que relajarse. Sin embargo, cuando el colchón es demasiado rígido o demasiado bando, los dolores de espalda son más recurrentes. De hecho, pueden interrumpir el sueño. Es importante elegir un colchón adecuado de tipo medio.

Llevar un estilo de vida saludable

Un estilo de vida saludable es determinante para prevenir el dolor de espalda. Por ejemplo, el exceso de peso no es sano, ya que implica más presión y carga para la espalda. Por último, es importante tener un equilibrio emocional, ya que la ansiedad o depresión están asociadas con padecimientos y tensión de la espalda.

Dormir boca arriba o de lado

dormir1 (1)

La postura al dormir también es muy importante para prevenir el dolor de espalda. Teniendo en cuenta que nuestro cuerpo reposa de 6 a 8 horas mientras dormimos, es importante dormir boca arriba o adoptando una posición fetal. Dormir boca abajo no es para nada recomendable, ya que causa alteraciones en la curvatura normal de la columna y obliga al cuello a permanecer girado hacia uno de los dos lados, lo que perjudica a la columna.

Evitar el estrés

El estrés es una causa común de los dolores de espalda que se producen en el trabajo o en el hogar. Estar estresados genera tensión en la espalda y puede impedir que realices tus actividades con normalidad. Para evitar esto, se recomienda hacer pausas para respirar profundamente y hacer ejercicios de estiramiento por lo menos dos veces al día.

Consultar al médico

Dolor de espalda

Es muy importante consultar al médico ante dolores de espalda recurrentes, ya que el 3% de los casos de dolores lumbares se convierten en una enfermedad y derivan una lumbalgia. Si el dolor de espalda persiste por semanas es importante acudir de inmediato al médico para prevenir un problema mayor o recibir un diagnóstico adecuado.

Como puedes observar, prevenir el dolor de espalda está al alcance de tu mano. Puedes intentarlo mediante la puesta en práctica de estos hábitos. Sin embargo, si tu situación se agrava o necesitas un diagnóstico más exhaustivo, te recomendamos acudir al médico.

  • Fontecha, C. García, M. Aguirre, and F. Soldado. “Dolor de espalda.” Pediatr Integral 10.7 (2006): 485-494.
  • Miralles, I. “Prevención del dolor lumbar. Efectividad de la Escuela de Columna.” Revista-sociedad Española del dolor 8 (2001): 14-21.
  • Vidal, J., et al. “Propuesta de intervención para la prevención del dolor de espalda en ámbito escolar.” Revista de Transmisión del Conocimiento Educativo y de la Salud 2.6 (2010): 536-551.