Prevenir el cáncer con las mejores vitaminas

25 marzo, 2014
Con el fin de fortalecer nuestras células y evitar posibles proliferaciones peligrosas es importante que nuestro cuerpo tenga suficientes vitaminas. La vitamina D podemos conseguirla fácilmente si tomamos el sol

Prevenir el cáncer, en la medida que podamos, es sin duda un propósito que todos tenemos. Nadie conoce al 100% el modo en que evitar esta terrible enfermedad, pero si ponemos una pequeña parte de nuestros propósitos siguiendo una buena calidad de vida y manteniendo una nutrición adecuada, podremos protegernos mejor contra él. Hoy, deseamos enseñarte qué vitaminas pueden ayudarte en ello.

Según los expertos, diariamente millones de radicales libres bombardean nuestras células. Al cabo del tiempo este impacto provoca alteraciones en nuestros tejidos y estructuras básicas, favoreciendo así la probabilidad de aparición del cáncer. Un modo de evitar esta acción es fortaleciendo nuestro organismo con las defensas adecuadas, con esas vitaminas que nos ayudan a luchar contra los radicales libres fortaleciendo nuestro metabolismo. ¿Quieres conocer cuáles son las más adecuadas?

Vitaminas como escudo contra el cáncer

Las vitaminas, a diferencia de los carbohidratos, grasas y proteínas, no nos ofrecen energía sino que son un recurso esencial para sintetizar determinados procesos químicos para producir enzimas, es decir, son ellas las que activan nuestro metabolismo produciendo células, protegiéndonos frente a infecciones, radicales libres, toxinas, ellas quienes reparan nuestros tejidos y cuidan de nuestros procesos vitales. Las vitaminas son pues esenciales para protegernos contra el cáncer.

Vitamina C y E

vitamina C

  • El beta-caroteno y las vitaminas C y E son esenciales para prevenir el cáncer. Son antioxidantes naturales que reducen el impacto de los radicales libres, protegiéndonos contra el envejecimiento y determinadas enfermedades.
  • El poder de la vitamina C o ácido ascórbico, está plenamente demostrada. Se la conoce como la vitamina del estrés por su capacidad para luchar contra el cortisol que se acumula en nuestro organismo ante situaciones de estrés y ansiedad, lo metaboliza y nos protege frente a él. Se trata de un poderoso aliado indispensable en nuestra dieta diaria.
  • La vitamina C puedes encontrarla en multitud de frutas y vegetales, desde los limones, naranjas, guayabas, fresas, frambuesas, arándanos, melones… en cuanto a los vegetales cabe destacar los brócolis, el pepino, la col, el tomate y pimiento. Estos dos últimos deben consumirse crudos y bien rojos para obtener todos sus beneficios.
  • Para prevenir el cáncer los expertos nos dicen que hay que tomar vitamina C y E. La vitamina E, que es liposoluble, puedes hallarla en el germen de trigo, cereales, maíz, frutos secos, semillas oleaginosas, aceitunas, espinacas y otras hortalizas de hojas verdes, y aceites vegetales como el de maíz, de oliva, girasol y soja.

Vitamina D

VITamina D

  • Son muchos los estudios realizados alrededor de la relación entre déficit de vitamina D y cáncer, y en especial el focalizado en el pecho. Esta vitamina está relacionada con la estructura de las células epiteliales, quienes ofrecen resistencia a nuestras células y las fortalecen.
  • Si no disponemos de suficiente  vitamina D, las estructuras de nuestras células se separan y empiezan a salirse para multiplicarse, originando los temidos tumores en esa proliferación celular.
  • Con un nivel adecuado de vitamina D la estructura de nuestras células se mantienen fuertes y unidas, impidiendo que aparezcan posibles salidas, y proliferaciones.
  • El cuerpo produce la vitamina D cuando nuestra piel siente el calor de la luz del sol, de ahí que se la denomine la vitamina del sol. La realidad es que son muy pocos los alimentos que nos la pueden proporcionar de modo natural, de ahí que podamos verla en alimentos enriquecidos industrialmente con ella, como puede ser la leche, la leche de soja, los yogures…etc. Puedes encontrarla especialmente en pescados como el salmón, el atún o la caballa, así como en las yemas de los huevos, el hígado de res o en determinados quesos.
  • La vitamina D puedes encontrarla en cápsulas o comprimidos en tus farmacias o tiendas naturales, lo habitual es tomar una cápsula al día en el desayuno. La cantidad debe especificártela tu médico según tus necesidades. De hecho es tu doctor quien debe hacerte las pruebas para determinar cuál es tu nivel de vitamina D, y si necesitas tomar un complemento para poder protegerte frente a determinadas enfermedades, como el cáncer.
Te puede gustar