Prevenir la degeneración macular (DMAE)

Sebastián Castaño · 4 junio, 2019
En algunos casos también puede ser recomendable tomar suplementos alimenticios. En el caso de pacientes con factores de riesgo genéticos, tomar antioxidantes reduce en un 25 % el riesgo de progresión y agravamiento de la degeneración macular.

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa crónica de la retina. Afecta selectivamente a la parte centrar de la retina llamada mácula, provocando una degeneración de las células visuales de la retina (1). Es por eso que prevenir la degeneración macular es importante para muchas personas.

Todavía no se conoce del todo bien su fisiología. Sin embargo, parece clave que con la edad se produce una especie de procesos de intoxicación que producen la muerte de las células del epitelio pigmentario.

Revisión de los ojos

Causas y desarrollo de la degeneración macular

Parece claro que la edad es uno de los factores principales. La enfermedad aparece a partir de los 50 años y su prevalencia aumenta rápidamente después de los 75 (1).

Además, parece que existe una predisposición genética a la enfermedad. El riesgo de desarrollar DMAE es cuatro veces más alto si uno de los padres o un miembro de la familia la padece (1).

El tabaquismo también está estrechamente ligado con la DMAE. Parece que este hábito multiplica por tres el riesgo de desarrollar esta enfermedad (2). También puede tener que ver una alimentación pobre en vitaminas, oligoelementos y antioxidantes (3).

Otro de los factores que tienen que ver con esta degeneración es la fototoxicidad retiniana ligada a la luz azul. Por último, diferentes factores como la obesidad o la hipertensión arterial.

Tipos de DMAE

La degeneración macular se da bajo dos formas: exudativa y atrófica. Esta última está ligada a la atrofia de la mácula. Lo que ocurre es una degeneración progresiva del epitelio pigmentario retiniano y de la retina neurosensorial. Este tipo evoluciona de manera lenta, y no existe cura.

La forma exudativa se manifiesta como un desarrollo anormal de los vasos sanguíneos situados debajo de la mácula. Este tipo evoluciona de forma más rápida y grave que el anterior. Es por eso que es necesaria una intervención temprana.

Cómo prevenir la degeneración macular

Contra esta enfermedad degenerativa, se pueden utilizar ciertas medidas preventivas. Las primeras podrían ser medidas higiénico-dietéticas, como por ejemplo no fumar, cuidar la salud cardiovascular, practicar actividad física regularmente y adoptar una buena dieta alimenticia.

Hombre de edad avanzada rascándose los ojos.

Además, el uso de lentes de protección fotoselectiva también puede ser una buena medida preventiva. Especialmente en el caso de las personas con factores de riesgo, utilizar este tipo de lentes puede ser clave para prevenir la degeneración macular.

En algunos casos también puede ser recomendable tomar suplementos alimenticios. En el caso de pacientes con factores de riesgo genéticos, tomar antioxidantes reduce en un 25 % el riesgo de progresión y agravamiento de la degeneración macular (4).

Así, una suplementación con 10 mg de luteína y dos miligramos de zeaxantina además de los antioxidantes reduciría en un 18 % la progresión de la DMAE avanzada (5).

 

Como hemos podido ver, son varias las formas de prevenir la degeneración macular. Parece que principalmente se desarrolla a través de la genética, por lo que las personas con factores de riesgo genéticos pueden utilizar estas medidas para prevenir la degeneración macular.

  1. Sagnières, H. (2014). DMAE: Protocolo clínico, prevención y perspectivas. Points de Vue, 71, 33-8.
  2. Thornton, J., Edwards, R., Mitchell, P., Harrison, R. A., Buchan, I., & Kelly, S. P. (2005). Smoking and age-related macular degeneration: a review of association. Eye, 19(9), 935.
  3. Cohen, S. Y., & Desmettre, T. L. (2008). DMLA est-elle due à mon alimentation. DMLA–Dégénérescence liée à l’âge, Bash, 70.
  4. Age-Related Eye Disease Study Research Group. (2001). A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, beta carotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss: AREDS report no. 8. Archives of ophthalmology, 119(10), 1417.
  5. Chew, E. Y., Clemons, T. E., SanGiovanni, J. P., Danis, R. P., Ferris, F. L., Elman, M. J., ... & Fish, G. E. (2014). Secondary analyses of the effects of lutein/zeaxanthin on age-related macular degeneration progression: AREDS2 report No. 3. JAMA ophthalmology, 132(2), 142-149.