Prevenir la faringitis crónica naturalmente

Para prevenir la faringitis es importante cuidarse de los cambios bruscos de temperatura y además evitar pasar por momentos de mucho estrés.

En este artículo te explicamos cómo puedes prevenir la faringitis de manera natural cuando la sufres con frecuencia.

La faringitis es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de la garganta o la faringe. En general, suele deberse a una infección bacteriana o vírica.

Causa dolor, picor e irritación en la garganta, así como dificultades para tragar. En algunos casos también provoca fiebre, congestión, tos u otros síntomas en el resto del cuerpo.

Si es un aspecto crónico de tu vida, es importante que visites a un especialista para descartar cualquier enfermedad grave asociada a la faringitis. 

Prevenir la faringitis es posible

Siempre es mucho más fácil prevenir que curar. Cuando sufrimos una misma enfermedad con demasiada frecuencia, deberíamos considerar siempre realizar un tratamiento natural completo.

Prevenir la faringitis crónica es posible con remedios naturales y algunos cambios de hábitos. El alivio que sentiremos compensará estos simples esfuerzos en gran medida.

Infusiones medicinales

Infusión de regaliz que ayuda contra la picazón de garganta

Debemos acostumbrarnos a detectar en qué momentos solemos padecer con más frecuencia la faringitis. Habitualmente sucede en días de cambios bruscos de temperatura, mucha humedad o incluso bajo períodos de estrés.

En esos momentos es cuando podemos recurrir a soluciones naturales como los gargarismos de infusiones medicinales.

Para este caso, las plantas más efectivas son el llantén, la malva y el regaliz. Con el regaliz debemos tener en cuenta que puede subir un poco la tensión. A causa de esto, las personas hipertensas deberían evitarlo y tomar solamente el llantén y la malva.

Si lo deseamos, podemos endulzar las infusiones. La estevia pura o una buena miel de abeja, son opciones saludables pues tienen propiedades beneficiosas para combatir las infecciones.

Realizaremos las gárgaras dos o tres veces al día, separadas de las comidas, con las infusiones a temperatura tibia.

No olvides visitar: 8 infusiones de hierbas para desintoxicar el cuerpo

 

Cuidado con la leche y el pan

Existen alimentos que pueden contribuir a empeorar la faringitis y facilitar su cronificación. Los más perjudiciales en este sentido son la leche y el pan. Estos dos alimentos aumentan la producción de mucosidad y la congestión.

¿Cómo los podemos sustituir?

  • El pan lo podemos sustituir por biscotes de pan dextrinado, tortitas de arroz o de maíz.
  • Como alternativa a la leche tenemos las bebidas vegetales elaboradas con avena, arroz, soja, almendra, etc.
Cuidado con la leche y el pan

La relación con el intestino

Las personas que sufren faringitis crónica suelen tener también trastornos intestinales como estreñimiento, diarreas o síndrome de colon irritable.

El intestino tiene estrecha relación con la faringe, de manera que deberemos cuidar también este órgano para prevenir su inflamación

  • Si sufrimos diarreas debemos investigar si podemos ser intolerantes a algún alimento. También podemos tomar a diario infusiones de té verde y cápsulas de carbón vegetal.
  • Si padecemos estreñimiento crónico tenemos remedios como las semillas y el aceite de lino. Igualmente podría funcionar el psilio, las ciruelas pasas o el agua de mar. No olvides comer alimentos ricos en fibra y beber mucha agua durante el día.
  • Si tenemos el síndrome del colon irritable también deberemos tener en cuenta afectaciones a los nervios. Además podemos tomar suplementos a base de probióticos para reforzar la flora bacteriana.

Visita este artículo: ¿Quieres mejorar tu salud? Empieza por tus intestinos

Homeopatía preventiva

Otra manera eficaz y natural de prevenir la faringitis consiste en acudir a remedios homeopáticos. Te presentamos estas dos opciones:
  • Ferrum phosphoricum D6.
  • Kalium Chloratum D6.

Tomaremos una dosis de cada uno de ellos, tres veces al día, separada de las comidas, bebidas y sabores fuertes o mentolados (dentífrico, chicles, caramelos, etc.).

También podemos recurrir a estos remedios cuando empecemos a sufrir la faringitis e ir espaciando las tomas a medida que mejoremos.

Antes de consumir cualquier medicamento o tratamiento consulta con tu médico de cabecera. Si tomas otro fármaco o sufres de alguna enfermedad, es importante tener en cuenta las contraindicaciones y/o interacciones.

Ante los primeros síntomas

Cebolla para prevenir la faringitis

Si a pesar de tomar medidas preventivas empezamos a sentir una irritación de garganta, todavía estamos a tiempo de evitar sufrirla.

Sin esperar al día siguiente, esa misma noche cortaremos una cebolla cruda en cuatro trozos. La colocaremos en un platito encima de la mesilla de noche, justo a nuestro lado, para tenerla ahí mientras dormimos.

Este remedio podría surtir efecto siempre y cuando lo hagamos antes de empezar a generar mucosidad.

 

  • Diagnóstico y Tratamiento de la Faringitis Estreptocócica Aguda y Prevención de la Fiebre Reumática. Rev Cient Cienc Méd  [Internet]. 2009  [citado  2018  Oct  25] ;  12( 2 ): 48-49. Disponible en: http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1817-74332009000200017&lng=es.
  • Schierloh, J. B. (1997). Las sales de Schüssler ( terapéutica homeopática abreviada ). Natura Medicatrix, 45, 34–39. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4984616.pdf
  • Ordóñez Picón, R., & Ortega Soriano, A. (2011). Síndrome de PFAPA tratado con homeopatía. Revista Medica de Homeopatia. https://doi.org/10.1016/S1888-8526(11)70111-4