Prevenir naturalmente las várices

Las várices son dilataciones en las venas y se producen por diversas razones, dejando de cumplir su función que es la de llevar sangre de retorno al corazón. Por lo tanto, se acumula en ellas y se vuelven un dolor o una molestia insoportable. Conoce cómo prevenir las várices de manera natural.

Características de las várices

Se utiliza el término “várices” para referirse a las marcas que aparecen en las piernas, ya que es en la zona donde más aparecen. También pueden surgir en otras áreas del cuerpo. La frecuencia con la que comienzan a surgir las várices depende de varios factores. Se dice que entre el 10 y el  15% de la población las padece. El porcentaje aumenta en el caso de las mujeres en relación a los hombres y por la edad, más en adultos que en jóvenes.

Las venas se encargan de llevar la sangre al corazón, es decir, el retorno venoso. Es preciso saber que por la posición erguida del ser humano, la sangre que está en las piernas debe hacer más esfuerzo para subir, venciendo la fuerza de gravedad. Para ello, las venas cuentan con válvulas que impiden que la sangre pueda retroceder. Además, con la ayuda de los músculos de las piernas empujan la sangre y establecen un sentido único de circulación.

varices2

Cuando por alguna razón las válvulas no cumplen con su trabajo, la sangre se va acumulando y aumenta la presión, dilatando (agrandando) las venas y alterando sus paredes. Esto puede hacer que salgan líquidos al exterior, alterando los tejidos.

¿Cuáles son los factores de riesgo de las várices?

Estas situaciones pueden ser factores de riesgo para predisponer a una persona a padecer el problema de várices:

  • Posición de los pies: la postura de la planta de los pies puede aumentar o disminuir la presión de las venas, dificultando el ascenso de sangre hacia el corazón.
  • Factores hereditarios: aquellas personas que tengan antecedentes familiares (padres, abuelos), con várices duplican las probabilidades de padecer várices en relación a los que no.
  • Predisposición constitucional: la debilidad en el tejido conectivo en general puede implicar la pérdida del tono (grosor) de las paredes de las venas, o que puede facilitar la aparición de las várices.
  • Edad: como se dijo anteriormente, una persona que pasó los 40 años tiene más chances de padecer este problema en comparación con los menores de esa franja etaria.
  • Sexo: las mujeres tienen más vulnerabilidad a tener várices y eso se puede deber a varias razones, desde factores hormonales a la vestimenta o el calzado, el embarazo, el tipo de trabajo, etc

varices3

  • Obesidad: está comprobado que las personas que tienen sobrepeso tienen más probabilidades de padecer várices que las que tienen su peso normal. La obesidad aumenta la fuerza que tiene que hacer la sangre al pasar por las venas y las piernas.
  • Estreñimiento: la dificultad para ir al baño nos obliga a permanecer sentados más tiempo, así como realizar mayores esfuerzos al expulsar las heces. Esto hace que la presión en el abdomen aumente, dificultando a las venas de esa zona hacer su trabajo correctamente.
  • Anticonceptivos: esto se debe a que producen retención de líquidos y aumentan el volumen sanguíneo.
  • Embarazo: las mujeres embarazadas tienen más posibilidad de padecer várices, debido a los cambios hormonales, el peso mayor, la presión del útero sobre los vasos sanguíneos, la retención de líquidos en las piernas, etc.
  • Falta de ejercicio: eso hace que los músculos de las piernas no “colaboren” en el trabajo de empujar la sangre hacia el corazón y las venas deben esforzarse más.
  • Tipo de trabajo: según el empleo que tengas, la posición que mantendrás todo el día será diferente. Mayormente, los que tienen empleos donde se requiere estar mucho tiempo parados son más proclives a la aparición de várices.

varices4

¿Cómo se pueden prevenir las várices?

Las siguientes son las claves para evitar la aparición de las várices:

  • Evita el sobrepeso: como se dijo anteriormente, la obesidad ayuda a que aparezcan las várices.
  • Come más sano: así evitarás el estreñimiento. Para ello, ingiere más alimentos integrales, frutas y verduras. Bebe mucha cantidad de agua, zumos naturales, licuados con semillas de lino, etc.
  • Realiza ejercicio: de forma regular, sobre todo caminatas. Mover los músculos de las piernas ayuda a que la sangre se transporte al corazón y no se acumule. Es un buen ejercicio también subir y bajar las escaleras en lugar de usar el elevador. El ciclismo y la natación son excelentes deportes para las piernas.

varices5

  • Presta atención a tu calzado: sobre todo en el caso de las mujeres. Los tacones demasiado altos no son recomendados por varias cuestiones. Dificultan el retorno venoso y restan la eficacia a los músculos de las piernas. Se aconseja calzado cómodo y amplio, que no apriete, los tacones no más de 5 cm de alto. Se pueden usar medias elásticas de compresión.
  • Ten cuidado con la ropa que llevas: si está muy ajustada puede comprimir ciertas áreas del cuerpo, dificultando el trayecto de la sangre. Trata de no usar jeans o pantalones muy apretados.
  • No permanezcas mucho tiempo sin moverte: tanto sea que trabajas de pie o sentado, es preciso que cada una o dos horas te levantes o te sientes (según el caso). Si es posible, da algunos paseos o camina alrededor de la oficina, realiza movimientos circulares de los tobillos, mueve las rodillas y cuando regreses a casa, coloca para arriba las piernas (puedes apoyarte contra la pared estando acostado en la cama o bien usar un almohadón si estás sentado en el sofá). Duerme con las piernas levantadas ligeramente y realiza masajes frecuentes en la zona.

varices6

Imágenes cortesía de julio.garciah, jakebwotha, Frank Kovalchek, Pedro Ribeiro Simoes, Greg L Photos y Emilian Robert Vicol.

Más información en:

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar