Cómo prevenir y tratar las hemorroides

Elena Martínez 2 junio, 2015
Para prevenir las hemorroides es fundamental llevar una alimentación rica en fibra y consumir mucha agua, siempre fuera de las comidas, para poder facilitar su digestión

Las hemorroides o almorranas son muy molestas e incluso pueden llegar a ser muy dolorosas, y hay personas que las suelen sufrir con demasiada frecuencia, en muchos casos, en silencio.

En este artículo te proponemos algunas sencillas pautas, totalmente naturales, para que puedas prevenir las hemorroides, o tratarlas rápidamente y sin efectos secundarios cuando ya las estás padeciendo.

¿Qué son exactamente?

Las hemorroides son varices o inflamaciones de las venas en el recto y el ano. Todas las personas tenemos estas venas, pero se consideran patológicas cuando se dilatan y se agrandan. En algunos casos pueden llegar incluso a sobresalir de la cavidad anal.

Esta inflamación provoca picor, dolor y, en algunos casos, sangrado.

Más de la mitad de las personas mayores de 30 años suelen sufrir molestias de este tipo con frecuencia, aunque lo habitual es que solo se acuda al médico cuando ocasionan un dolor importante o sangrado.

Hay factores que influyen en este problema de salud, como el estreñimiento, el sedentarismo, el sobrepeso o el embarazo. También hay personas que sufren una debilidad congénita de los tejidos, lo cual provoca un debilitamiento del esfínter anal.

embarazo Susan

Tratamiento general

El tratamiento básico para prevenir y tratar las hemorroides de manera natural consiste en una alimentación rica en frutas y verduras, principalmente. Es decir, alimentos ricos en agua y fibra. También deberemos tener cuidado con aquellos alimentos refinados y, en cambio, aumentar el consumo de legumbres, cereales integrales y frutos secos y semillas.

No obstante, es tan importante consumir estos alimentos como beber agua suficiente fuera de las comidas, ya que una alimentación muy rica en fibra requiere también de mucha agua para digerirla correctamente.

También deberemos realizar ejercicio físico y movernos a diario, en especial si tenemos un trabajo o una rutina muy sedentarios.

Finalmente, siempre que tengamos ganas de ir al baño, lo haremos sin esperar. Aunque hay muchas personas que no quieren hacerlo si están fuera de casa, deben saber que reprimir esa necesidad puede empeorar mucho el estreñimiento.

A continuación explicamos algunos remedios naturales para potenciar los efectos de este tratamiento.

Alimentos medicinales

Además de seguir las pautas generales de alimentación saludable podemos incluir en nuestra dieta algunos de estos alimentos que van a facilitar el tránsito intestinal y a disminuir el dolor y la irritación:

  • Psyllium: También conocido como zaragatona o plantago. Es una fuente natural de fibra soluble e insoluble que actúa como regulador intestinal. Lo tomaremos mezclado con un gran vaso de agua antes del desayuno y de la cena.
  • Agar agar: Esta alga, que se usa para hacer gelatina, facilita la función intestinal. La podemos utilizar para preparar todo tipo de postres y recetas que queramos espesar. Cuando más agar agar añadamos más se espesará y endurecerá la receta.
  • Semillas de lino: Las semillas de lino son un remedio para el estreñimiento, pero debemos prepararlas de la siguiente manera. Antes de acostarnos, pondremos una cucharadita de semillas en un vaso de agua y lo dejaremos reposar toda la noche. A la mañana siguiente, en ayunas, nos tomaremos todo el vaso de agua junto con las semillas, y esperaremos 15 minutos antes de desayunar.
lino digiyesica

Diente de león

Según la medicina natural, cuando se sufren hemorroides, el hígado suele estar congestionado debido a una comida excesiva o a un disgusto, lo cual suele actuar como desencadenante.

El diente de león es una planta medicinal muy depurativa que elimina las toxinas que se acumulan en el hígado y los riñones.

Tomaremos tres infusiones diarias de esta hierba hasta que sintamos una mejoría.

También podemos tomarlo en un forma homeopática: Taraxacum officinale 15 CH (tres bolitas bajo la lengua, tres veces al día, fuera de las comidas y separadas de los sabores fuertes y mentolados como el del dentífrico o los chicles).

Agua fría

Agua-en-ayunas

La aplicación de agua muy fría directamente sobre la zona anal es un alivio inmediato para el dolor que causan las hemorroides.

Algunos bidés tienen un chorro que sale vertical que es ideal para estos casos. No obstante, también podemos hacer baños de asiento y sumergirnos en un balde con agua fría, sin llegar a mojarnos la parte baja de la espalda.

 

Imágenes por cortesía de Susan, Brian Yap y digiyesica.

Te puede gustar