El primer embrión artificial creado a partir de células madre

El embrión artificial creado por un equipo británico no llegará a ser un feto, pero nos permitirá saber qué ocurre en las primeras semanas de gestación

En muchas partes del mundo se debate sobre la legitimidad de la paternidad a través de la gestación subrogada. Se trata de crear vida, un embrión artificial.

En este contexto, surge un experimento que puede constituir el primer paso para crear vida sin la necesidad de que los cuerpos intervengan.

Los padres que escogen este camino explican su deseo de que su bebé tenga su información genética.

Y es que, cuando existe algún factor que impide la reproducción natural, este es el único método para lograr concebir.

El experimento está en una fase muy inicial. Sin embargo, las posibilidades que abre la creación de este embrión artificial son innumerables.

Además de suponer una revolución en la concepción, también nos permitirá estudiar lo que sucede durante el crecimiento inicial del feto. Así, se podrán evitar y tratar las dolencias que aparecen en este momento.

Constituye una noticia estupenda para aquellas familias que han sufrido este problema. Lo mismo sucede con aquellas que sepan que tienen antecedentes genéticos que lo pueden provocar.

Te contamos cómo se llegado hasta este punto.

Los científicos de Cambridge crean el primer embrión artificial de ratón

embrión artificial andamio

Este revolucionario estudio ha salido de la histórica Universidad de Cambridge (Reino Unido).

  • Para conseguirlo, recurrieron a células madre embrionarias y extraembrionarias.
  • Aparte de estas, han usado un andamio 3D para que las mismas se desarrollen.

Como podemos ver, se trata de una muestra más de lo que se puede lograr con la biotecnología.

Visita este artículo: Gran noticia: curan las cataratas congénitas a doce bebés con células madre

Este no es el primer intento, pero sí el que mayor éxito ha tenido. Hasta ahora, no se había conseguido que las células se ajustaran de manera adecuada.

Según indican los expertos, el fallo estuvo en que se usaban solo células madres embrionarias.

Sin embargo, las extraembrionarias son necesarias, ya que estas se encargan de formar la placenta. En este sentido, el andamio 3D sirve para protegerla y permitir su desarrollo.

A pesar de haber podido demostrar que el comportamiento de las células del embrión es muy similar al natural, aseguran que es muy poco probable que culmine en un feto sano.

La buena noticia es que saben cuál es el siguiente escalón para alcanzar esta meta. Se trata de otro grupo de células extraembrionarias que sirven para crear el saco vitelino.

Su función es la de generar las sustancias y los canales necesarios para que el feto se alimente. Gracias a ello, la placenta evoluciona de forma óptima.

El experimento evitará los abortos no deseados

Las mujeres en embarazo tienen un alto índice de probabilidad de padecer cálculos en la vesícula. (Foto: Stephanie Cabrera)

El primer beneficio que obtendremos de este experimento reside en su potencial para entender qué sucede en las primeras semanas de gestación.

Como sabemos, son las que más peligro entrañan. De hecho, gran parte de las pérdidas se producen en esta etapa. Sin embargo, los médicos no encuentran razones aparentes para que suceda.

Por tanto, ahora tenemos la oportunidad de ver día a día qué ocurre en la estructura celular de los embriones en este estadio.

Y es que a partir de este descubrimiento los protocolos de vigilancia de los embarazos se podrán adecuar mucho mejor al proceso biológico de la gestación.

 ¿Quieres conocer más? Lee: 5 datos de los miomas uterinos que toda mujer debe saber

Por otra parte, algo que parecía cuestión de ciencia ficción, hoy nos resulta más verosímil: la posibilidad de tener hijos propios cuando algo falla en el cuerpo.

Es cierto que es un tema que suscita mucha controversia. Sin embargo, también lo es que hay una gran cantidad de personas que tienen este sueño y no encuentran otro modo de satisfacerlo.

Sea cual sea nuestra opinión al respecto, la verdad es que estamos acumulando cada vez más conocimiento que lo convierten en una alternativa más real.

No obstante, no hay que olvidar que el embrión artificial se ha creado a partir de células madres de ratón, por lo que falta mucho para maximizar los beneficios del hallazgo.

El flujo contiene células madre

Del mismo modo, como ocurre con otros descubrimientos científicos, tampoco sabemos qué podemos encontrarnos por el camino.

Esto significa que nuestras expectativas son unas pero, a medida que se avance en la técnica, seguro que aparecerán otras que en la actualidad son inimaginables.

Lo que sí sabemos es que estamos ansiosos por saber hacia dónde nos llevará.

  • Harrison, S. E., Sozen, B., Christodoulou, N., Kyprianou, C., & Zernicka-Goetz, M. (2017). Assembly of embryonic and extraembryonic stem cells to mimic embryogenesis in vitro. Science, 356(6334), eaal1810.