Primeros auxilios para una quemadura superficial

Francisco María García · 24 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 23 abril, 2019
Los pequeños accidentes en casa pueden tener como consecuencia una quemadura superficial. Normalmente podemos aplicar algún tratamiento casero, sin que sea necesaria la asistencia sanitaria profesional.

Casi todo el mundo ha sufrido alguna vez una quemadura superficial en su cuerpo. Muchas veces estas son producto de pequeños accidentes domésticos, principalmente en la cocina, como tocar involuntariamente una sartén caliente o por una salpicadura de aceite hirviendo.

Pero las quemaduras también pueden ser producto de una tarde de sol sin protección o del contacto con objetos muy variados como una plancha o un tubo de escape. Estas quemaduras normalmente son muy fáciles de tratar en casa y no requieren atención médica.

Sin embargo, es importante aprender a diferenciar las quemaduras leves de las más profundas. Cuando se trata de quemaduras superficiales, existen algunos remedios tópicos que pueden ser muy útiles para calmar el ardor y el dolor que provocan.

¿Qué es una quemadura superficial?

Distintos niveles de quemaduras

Quemadura en mano
Según la capa de la piel que haya llegado a afectar, la quemadura puede clasificarse en diferentes grados.

Las quemaduras se clasifican por su grado de afectación a la piel. Existen quemaduras de primero, segundo y tercer grado. Según estos, el tratamiento variará de acuerdo a sus características.

  • La mayoría de quemaduras domésticas son de primer grado, es decir, que la lesión es superficial y afecta solo la capa externa de la piel.
  • Algunas quemaduras pueden ser de segundo grado, en las que se afectan la primera capa de la piel o epidermis y también la segunda capa o dermis.
  • Las quemaduras de tercer grado afectan a la capa de grasa que se encuentra debajo de la piel y generalmente son más graves. Pueden comprometer los nervios, causando entumecimiento. Entre sus causas están las fuentes de calor como el fuego, la electricidad o productos químicos.

Las quemaduras superficiales generalmente causan enrojecimiento y dolor. La piel también puede verse hinchada y pueden formarse ampollas en los dedos o en cualquier otra parte del cuerpo que se haya visto afectada.

Existen algunos cuidados básicos que se deben tener en casa cuando ocurren quemaduras leves. Hay algunos remedios tópicos que pueden ayudar a calmar el ardor, el dolor y la hinchazón.

Quizá te interese: Quemaduras en niños: cómo actuar

Primeros auxilios en caso de quemaduras superficiales

Aplicando una crema sobre una quemadura en la piel
Asegurar una correcta limpieza de la quemadura, junto con la aplicación de cremas regeneradoras, ayudará a la curación final de la piel.

Lo primero que se debe hacer en caso de que ocurra una quemadura superficial es enfriar la piel. Para ello se debe utilizar agua fría, no helada, y en ningún caso hielo. El frío extremo podría causar aún más daño a la piel. Lo ideal es mantener la piel lesionada bajo un chorro de agua corriente durante algunos minutos.

Una vez que se confirma que la lesión es superficial, se puede lavar suavemente la zona con agua y jabón para limpiarla bien. En caso de que existan ampollas, es muy importante no reventarlas.

Hay que recordar que una ampolla abierta se puede infectar y esto complicaría mucho la lesión. No se debe cubrir la piel lesionada con apósitos que dejen fibras, ya que estas podrían pegarse en la quemadura.

Los clásicos remedios caseros como la mantequilla, la pasta de dientes, el aceite o la clara de huevo, no siempre son recomendables. Se pueden aplicar cremas especiales para quemaduras, pues en el mercado hay muchas opciones disponibles.

Si el dolor generado por la quemadura persiste, también se pueden tomar analgésicos de venta libre como paracetamol o ibuprofeno para aliviarlo. Con una atención rápida en el momento de generarse la quemadura, conseguiremos controlar eficazmente el dolor y las secuelas.

Crema de Aloe vera

Gel de Aloe vera
Ya sea solo o en combinación con otras plantas como la caléndula, el Aloe vera es un excelente regenerador natural para la piel quemada.

El Aloe vera tiene maravillosas propiedades para aliviar la irritación, la hinchazón y el dolor. Además, posee cualidades antibacterianas. Es una opción natural, segura y efectiva para aliviar las molestias causadas por las quemaduras leves.

Crema de caléndula

La crema de caléndula también es una forma natural muy efectiva de aliviar la irritación y la hinchazón causadas por las quemaduras. No contiene colorantes ni perfumes artificiales.

Quizá te interese: Cómo preparar una crema de aloe vera y caléndula para calmar las quemaduras

Crema curativa para una quemadura superficial

La crema curativa para la piel es un remedio natural muy poderoso y uno de los más vendidos para el tratamiento de quemaduras superficiales. Se trata de una pomada que no produce ardor ni molestias, alivia inmediatamente la piel y ayuda a regenerarla.

Normalmente este tipo de cremas se elaboran con aceites esenciales y otros ingredientes con efectos antioxidantes, antiinflamatorios y regeneradores de la piel. Su efecto es muy positivo sobre la dermis.

Finalmente, es necesario recordar que en caso de que estemos tratando con una quemadura de mayor gravedad siempre deberá ser atendido por un profesional sanitario. Este evaluará el grado de afectación y el tratamiento más adecuado en cada caso.

  • Ana Peñalba Citores, Rafael Marañón Pardillo .Sección de Urgencias Pediátricas. Hospital Universitario Gregorio Marañón. Madrid. Tratamiento de las quemaduras en urgencias. Extraído de: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/tratamiento_de_las_quemaduras_en_urgencias.pdf
  • Miguel Aladro Castañeda, Sara Díez González. Revisión del tratamiento de las quemaduras. Extraído de: https://www.seapaonline.org/UserFiles/File/Revistas/invierno%202013/Revision_del_tratamiento_de_las_quemaduras.pdf