Primeros auxilios para venenos y picaduras

Andrea Flores · 29 septiembre, 2018
Las picaduras son situaciones de riesgo puesto que el paciente puede sufrir una reacción alérgica al veneno. Por ello, es importante tomar medidas oportunas hasta que lleguen los especialistas.

Normalmente cuando hablamos de primeros auxilios nos referimos al conjunto de pautas que se deben llevar a cabo en caso de emergencia. De esta manera, podremos proteger y calmar al sujeto que ha sufrido un trastorno o un accidente.  Por otra parte, los primeros auxilios se suelen aplicar en el mismo lugar del accidente.

Asimismo, estas técnicas pueden llegar a salvar la vida al paciente mientras se espera a los servicios de emergencia correspondientes. Una vez en un centro especializado (como un hospital), se realizarán procedimientos médicos más complicados.

¿Cuáles son los primeros auxilios en caso de picadura?

Las picaduras son pequeñas heridas en la piel que se producen por el pinchazo de un aguijón. Por norma general, el aguijón es una región corporal que contiene veneno. Al introducirse en otro organismo, la sustancia tóxica se desplaza hacia él y se produce una reacción alérgica.

Sin embargo, no todas las picaduras presentan propiedades comunes. En función de las características del sujeto y del ser vivo venenoso se producen diferentes síntomas o efectos. Algunos criterios de gravedad a tener en cuenta serán:

  • El paciente presenta hipersensibilidad o alergia al veneno introducido.
  • Las picaduras están producidas por un ser vivo no identificado o extremadamente venenoso.
  • Existe una gran cantidad de picaduras y dificultan la ventilación normal.

Quizá te interese: 8 remedios caseros para curar las picaduras de abeja

En caso de picadura de abejas, avispas u hormigas:

  • Los síntomas más frecuentes son enrojecimiento, formación de ampollas, picor y molestias. Las personas alérgicas pueden presentar malestar general, inflamación, dificultad para respirar y pueden llegar a entrar en shock.
  • En primer lugar, tranquilizaremos a la persona y deberemos extraer el aguijón en caso de picadura por abeja. Para ello, se deberá raspar la superficie con una tarjeta de plástico o un instrumento con borde afilado. Se puede colocar sobre las picaduras compresas de agua fría para reducir las molestias y la hinchazón. Si es posible, se deberá administrar el antialérgico correspondiente.

Si el paciente ha recibido picaduras de un escorpión:

  • Las señales más comunes son dolor intenso, inflamación, calambres, necrosis y, finalmente, shock.
  • En esta situación, solo podemos lavar la herida y aplicar compresas frías para disminuir la hinchazón y las molestias hasta que lleguen los especialistas.

Por otra parte, si al paciente le ha picado una araña:

  • Es posible que sienta un dolor intenso en la zona de la herida, náuseas, vómitos, calambres en las extremidades cercanas, dificultad para respirar, sudoración inusual y rigidez abdominal. Como en otras situaciones de emergencia, el paciente pueden entrar en estado de shock si no recibe la atención médica necesaria.
  • Sin embargo, la única opción para calmar al sujeto es lavar la afección y colocar gasas o compresas frías sobre ella. De esta manera, se reducirá la sensación de incomodidad mientras acuden los servicios de emergencias.

Descubre: Cómo prevenir las picaduras de mosquito en tus viajes

¿Cuáles son los primeros auxilios en caso de mordedura?

Por otra parte, una mordedura es una herida producida por la dentadura de un animal. Asimismo, deben ser supervisadas por el equipo médico porque tienen un alto riesgo de infección. En los casos más graves, el paciente se expone a una hemorragia severa. Durante este apartado, nos referiremos exclusivamente a las mordeduras por serpientes debido a su toxicidad:

  • El efecto de la mordedura varía en función de las características de la serpiente, la duración del envenenamiento, las cualidades del individuo, etc.
  • Se deberá identificar la especie de serpiente problemática. De esta manera, el equipo de especialistas aplicarán el tratamiento más adecuado para el paciente.

Se colocará al herido fuera de peligro y le tranquilizaremos para disminuir la velocidad de absorción del veneno. A continuación, se despejará la zona afectada quitando prendas de ropa que puedan dificultar el tratamiento. Si es posible, se lavará la zona con agua y jabón sin apretar la herida.

Si los servicios de emergencia no pueden atender al sujeto en menos de media hora, se deberá utilizar el equipo de succión para animal ponzoñoso. En su defecto, realizaremos punciones alrededor de la afección con ayuda de una aguja estéril. Más tarde, succionaremos el líquido que supure de las punciones.

Finalmente, se deberá comprimir la zona problemática con una venda apretada. Sin embargo, no deberemos detener la circulación por completo ni soltar el vendaje hasta que llegue el equipo médico.