Los primeros meses de vida: el desarrollo de los huesos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Vijande el 15 enero, 2019
Daniela Colmenares · 18 junio, 2018
Lee el artículo y descubre cómo es el desarrollo de los huesos de tu bebé. Asimismo, ten en cuenta los alimentos y ejercicios que favorecerán su sistema óseo.

Un buen cuidado de los huesos durante los primeros meses de vida es fundamental para un adecuado desarrollo. Además, se evitan problemas motores durante el crecimiento del niño.

Tras el nacimiento, el bebé desarrolla sus habilidades motoras. Desde levantar su cabeza hasta abrir y cerrar sus manos, para lo que necesita huesos sanos y fuertes que ayudan al bienestar físico del niño.

Desarrollo de los huesos durante los primeros meses de vida

Crecimiento de los huesos del bebé.

 

Durante los primeros meses de vida, el bebé cuenta con 270 huesos. Sin embargo, al llegar a adulto, este número se reduce a 206 huesos.

El húmero y el fémur junto con otros huesos largos del cuerpo, forman la estructura del esqueleto. Por esta razón, son unos de los más importantes.

Entre los dos extremos del hueso, existe un cartílago, llamado placa de crecimiento. A medida que se alarga, en los extremos del hueso se va formando tejido óseo y el hueso crece.

El desarrollo del hueso está regulado por la hormona del crecimiento. Se produce en el cerebro por una glándula llamada hipófisis.

Por otro lado, las encargadas de cerrar la placa de crecimiento son unas hormonas sexuales, llamadas estrógenos y andrógenos.

¿Cuánto tiempo tarda en formarse todo el esqueleto?

El cuerpo se renueva y, junto a él, las células de los huesos. Es por ello, que no dejan de reconstruirse constantemente desde los primeros meses de vida.

Los huesos seguirán creciendo durante toda la vida. Es por esto, que el cuidado del esqueleto desde los primeros meses de vida del bebé, es sumamente importante.

Un buen cuidado hará que los pequeños tengan una mejor capacidad para desarrollarse y eviten posibles fracturas mientras aprenden a caminar, o incluso, jugando.

También te puede interesar: descansar: una necesidad básica y vital del cuerpo

Alimentos que debes consumir en los primeros meses de vida del bebéprimeros meses de vida

Los huesos no son los únicos que necesitan calcio. En los primeros meses de vida, tu bebé necesita este sustento nutricional para su desarrollo metabólico.

Tanto en el embarazo como en la lactancia materna, la alimentación del bebé depende totalmente de la madre.

Existen muchos alimentos que aportan gran cantidad de calcio para la madre, y a su vez, para al niño.

El yogur

El yogur es perfecto para aportar la cantidad de calcio que necesitas en el día. No importa si es natural entero o desnatado, ya que varía solo la cantidad de grasa.

Frutos secos

Son grasas saludables que ayudan a reducir el colesterol y además, contienen ácidos grasos y Omega 3. Esto  los convierte en alimentos que mejoran la salud cardiovascular. Pero no solo eso, también tienen una gran cantidad de calcio.

Queso fresco

El queso, al ser un derivado lácteo, contiene mucha cantidad de calcio. A su vez, puede sustituir a la leche, en caso de que el olor de la misma te produzca náuseas.

Salmón

Es un pescado muy sano, contiene Omega 3 y es una fuente de proteínas y calcio.

Lee también: Los niños y el deporte: ¿Cómo sacar el deportista que llevan dentro?

Ejercicios que fortalecen los huesos

Desarrollo óseo en los primeros meses de vida

Realizar actividad física con frecuencia trae increíbles beneficios para el organismo. Al saltar, correr o levantar un peso, los huesos se someten a un esfuerzo. Esto envía una señal al cuerpo que indica que es importante fortalecerlos y se les agregan nuevas células.

En los primeros meses de vida del bebé, debes dejar que se mueva y ayudarlo a que vaya desarrollando sus habilidades motoras.

Acuéstalo en la cama y con delicadeza estírale las piernas, ábrele las manos y levántale los brazos, esto ayudará a que sus huesos, poco a poco, vayan estirándose.

Una vez que crezca, es importante dejarlo correr, saltar y jugar, ya que no solo es una manera de que el niño libere toda su energía, sino que beneficia su salud.

Conclusión

Desde los primeros meses de vida, el calcio es un nutriente vital para el desarrollo óseo del bebé. Es aquí donde la buena alimentación de la madre, durante y después del embarazo, juegan un papel imprescindible.

La actividad física también es fundamental para que los huesos y músculos ganen resistencia. El ejercicio ayuda a mantener el organismo en buen estado y ayuda a un mejor crecimiento y desarrollo adecuado de sus huesos.

  • Cabezuelo Huerta, G., & Frontera Izquierdo, P. (2010). El desarrollo psicomotor. Desde la infancia hasta la adolescencia. ICRAN 2013.

  • POBLETE, L. (1957). Metabolismo del calcio. Revista Chilena de Pediatr??A. https://doi.org/10.20453/rmh.v1i2.289

  • Health, N. I. of. (2016). Datos sobre el calcio. National Insitutes of Health.