Primeros síntomas del angioma de hígado

22 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Uno de los problemas más graves de un angioma de hígado es que el vaso afectado se rompa, provocando una hemorragia interna.

Un angioma de hígado es una masa no cancerosa, benigna, en el hígado. Está compuesto por una maraña de vasos sanguíneos. También se conoce como hemangioma hepático o cavernoso.

La mayoría de los casos de angioma de hígado se descubren durante un examen o pruebas para detectar alguna otra afección. Esto se debe a que, en la mayoría de los casos, las personas no presentan signos o síntomas. 

Los factores que pueden aumentar el riesgo de que un angioma de hígado presente síntomas incluye los siguientes:

  • Edad. Se puede diagnosticar un angioma de hígado a cualquier edad, pero es más frecuente su diagnóstico en personas de entre 30 y 50 años.
  • Sexo. Es más probable que se presente en mujeres que en hombres.
  • Embarazo. Aumenta la probabilidad de diagnosticar un angioma de hígado en mujeres que han estado embarazadas con respecto a las que no lo han estado. Se cree que el estrógeno, que aumenta durante el embarazo, puede tener un papel importante en el desarrollo del hemangioma hepático.
  • Terapia hormonal sustitutiva. Es posible que las mujeres que hayan estado con tratamiento hormonal sustitutivo para tratar síntomas de la menopausia sean más propensas a desarrollar un angioma de hígado .
Angioma de higado

Primeros síntomas del angioma de hígado

Como ya hemos dicho, las personas que tienen un angioma de hígado no suelen presentar síntomas. Sin embargo, en un número reducido de casos, se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Dolor o molestia variable en la parte derecha del abdomen, región situada por encima del hígado. También se puede presentar una ligera hinchazón en este zona.
  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de apetito o sensación de estar lleno tras haber consumido una pequeña cantidad de alimentos.
  • En ocasiones, el hemangioma puede llegar a romperse, produciendo una hemorragia interna en el órgano. En tal caso, puede que el paciente presente anemia en los análisis de sangre.
  • También puede producir otras alteraciones, en función del grado de gravedad.

Lee también: Señales que indican que tienes el hígado inflamado

Causas del angioma de hígado

Hasta el momento, no está claro por qué se forman estas masas. Se considera que son congénitas, es decir que la persona la tiene desde el nacimiento.

En la mayoría de las personas, la masa no crece y nunca provoca signos ni síntomas. Sin embargo, en algunas personas, muy pocas, los hemangiomas crecen y causan complicaciones que requieren tratamiento. Aunque no está claro por qué sucede esto.

Sintomas del angioma de hígado

Diagnóstico

Por norma general, el tumor benigno se detecta a través de varias pruebas de imagen. Dentro de dichas pruebas se destacan las siguientes:

  • Angiografía del hígado.
  • Ecografía de la zona abdominal.
  • Tomografía axial computarizada (TAC) de la zona afectada.
  • Resonancia magnética (RM) de la región corporal que contiene al hígado.

Adicionalmente, se realizan análisis de sangre y orina al paciente para evaluar con mayor detalle su estado de salud.

Ver también: Cómo cuidar tu hígado con 5 remedios de origen natural

Tratamiento del angioma de hígado

Hígado graso

Por otra parte, si el tumor presenta un tamaño inferior a cinco centímetros, no suele presentar complicaciones ni molestias. Sin embargo, es posible que el hemangioma crezca y provoque nuevas alteraciones.

En tal caso, el equipo médico puede proponer una intervención quirúrgica con distintos objetivos:

  • Extraer únicamente el hemangioma hepático.
  • Extirpar el tumor junto a una pequeña porción de tejido próximo.
  • Detener el flujo sanguíneo que nutre al hemangioma.

Algunos hemangiomas debutan con sintomatología cuando ya han alcanzado un tamaño considerable. Por este motivo se recomienda realizar chequeos médicos con regularidad. De esta forma se pueden detectar alteraciones y tratarlas adecuadamente, evitando consecuencias más graves.

¿Sospechas? Acude a tu médico

Por el contrario, si consideras que puedes presentar alguno de los síntomas mencionados anteriormente, te recomendamos que lo consultes con tu médico para descartar la presencia de lesiones.

Del mismo modo, es recomendable que si precisas tratamiento farmacológico, este sea llevado a cabo siempre bajo supervisión médica. En el hígado se metabolizan la mayoría de los fármacos, y esto puede provocar complicaciones si te han diagnosticado un angioma de hígado.

Procura seguir todas las indicaciones del médico y, ante la duda, coméntale tus inquietudes. Evita tomar decisiones sin antes contar con el consejo del profesional, ya que puedes poner en riesgo tu salud.

  • Olazábal Zudaire, Á., & Roqué Pagès, C. (2006). Hemangioma hepático. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(06)71777-7
  • Bonini, C. J., Milatich, V., Giménez, C., Villavicencio, R., & Passamonti, M. E. (1996). Angioma hepático: características ecográficas, tomográficas y por resonancia magnética. Rev. Argent. Radiol.
  • Palau, J., Belaunzarán, A., & García Saiz, E. (2006). Hallazgos en imagen del hemangioma hepático. Revista Del Hospital Privado de Comunidad.