Primeros síntomas de artrosis en las manos

En la actualidad no existe ningún fármaco que cure por completo la artrosis, sin embargo, determinados medicamentos retrasarán el avance de la enfermedad.

La artrosis es una enfermedad que afecta a los cartílagos de una articulación, destruyéndolos poco a poco. Se trata de una patología crónica, es decir, el sujeto en cuestión la presenta durante el resto de su vida. Las zonas más afectadas por este trastorno son las manos, la columna vertebral, las rodillas y la cadera.

Podemos diferenciar dos tipos de artrosis: primaria (sin una causa determinada) y secundaria (el equipo médico puede identificar un desencadenante).

Entre los desencadenantes más comunes encontramos enfermedades de tipo congénito, lesiones o traumatismos u otros trastornos como la artritis reumatoide o la gota. También la realización de una actividad repetitiva (durante el trabajo o practicando una modalidad deportiva) puede desgastar los cartílagos que impliquen esa acción.

Por norma general, aparece con más frecuencia en mujeres y en las personas mayores de sesenta y cinco años. También podemos señalar otros factores de riesgo o condiciones que aumentan las posibilidades de presentar el trastorno. Por ejemplo, el sobrepeso o la obesidad, la menopausia, traumatismos y poseer antecedentes (algún familiar que haya padecido la enfermedad).

Los primeros síntomas de la artrosis de manos

masaje-en-manos

Al comienzo o en las primeras etapas de esta patología el paciente suele presentar ciertas señales o síntomas. Entre los más comunes podemos encontrar:

  • Inflamación de la articulación afectada.
  • Presencia de edemas (una acumulación de líquido) en las regiones próximas.
  • Crujidos o ruidos al realizar un movimiento con las manos tras un periodo de descanso.
  • Rigidez o entumecimiento de las extremidades alteradas después de un tiempo de inactividad. También es común sentir un hormigueo en distintos momentos durante el día.
  • Dificultad para llevar a cabo cualquier movimiento que implique esa articulación, en especial tras unos instantes de reposo.
  • Formaciones de abultamientos o prominencias sobre la piel de las manos (también se les denomina nódulos subcutáneos). Por tanto, estos nódulos causan la deformación o el aspecto antiestético.
  • Dolor o molestia que puede variar en intensidad. Existen ciertos casos clínicos en los que el paciente no presenta esta molestia. Está causado por el roce entre los huesos que forman la articulación. De esta manera, el cartílago no cumple sus funciones habituales.

El diagnóstico de esta enfermedad puede ser realizado a través de un examen físico (sobre todo se analizan las deformaciones) junto a otros procedimientos médicos. Por norma general incluyen tanto el análisis de sustancias (sangre, orina y líquido sinovial principalmente) como la obtención de imágenes (radiografías, ecografías de las articulaciones, resonancia magnética, etc.).

Ver también: Artrosis de rodilla: causas, síntomas y tratamiento

Tratamiento de la artrosis

medicamento-estatina-colesterol

El tratamiento de esta patología es personalizado y depende del grado de evolución de la enfermedad. Algunas medidas generales incluyen varios medicamentos que alivien el dolor del paciente o la inflamación de las articulaciones afectadas, en este sentido hablamos de analgésicos y antiinflamatorios como tratamiento clásico sintomático.

Pero eso no es todo, en los últimos años se han ido introduciendo progresivamente otros fármacos que modifican el curso de la enfermedad, es decir, aunque no curan la artrosis, frenan su avance.

De este modo el paciente conserva la movilidad durante más tiempo y es autosuficiente para las tareas cotidianas. Dentro de esta familia de medicamentos innovadores destacan los condroprotectores, como el condroitín sulfato que se encuentra de manera natural en las células que rodean la matriz extracelular en nuestro organismo.

Te recomendamos leer: Prevención de la artrosis

Prevención de la artrosis

Acciones farmacológicas

Finalmente, el equipo médico correspondiente puede recomendar una serie de pautas a fin de aliviar los síntomas y retrasar el avance de la enfermedad. Por ejemplo, el uso de ciertos fármacos para reducir la inflamación (antiinflamatorios) y la molestia (analgésicos) que el paciente pueda sufrir. Asimismo, en los casos más avanzados puede ser necesaria una intervención quirúrgica para calmar el dolor.

Por otra parte, existen numerosas recomendaciones que no conllevan un tratamiento médico. Incluimos la realización de ejercicio, tanto para mantener una calidad de vida saludable como para evitar el sobrepeso. También el uso de férulas y evitar ciertas actividades para evitar la sobrecarga. Asimismo, los pacientes pueden aplicar calor para desentumecer la región alterada y frío para reducir la hinchazón o inflamación.