Principales causas de la proteinuria

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 27 octubre, 2018
La presencia de proteínas en la orina puede ser un indicador de que el paciente está sufriendo otra enfermedad, normalmente, de origen renal, aunque puede tener numerosas causas. Cada una de ellas requieren de un diagnóstico y tratamiento específico.

La proteinuria es el término utilizado para referirse a la presencia de proteínas en la orina. Este parámetro se mide en los análisis de orina y es un indicador de ciertas patologías.

La ausencia de proteínas en la orina es lo normal. Esto se debe a que estas son unas moléculas de gran tamaño que no consiguen atravesar la barrera de filtración glomerular de los riñones.

Los riñones filtran la sangre con el fin de eliminar los desechos y las toxinas de la sangre. Además, retienen las sustancias importantes para el organismo. Sin embargo, en determinadas situaciones, los riñones no funcionan correctamente y permiten el paso de las proteínas, causando esta situación de proteinuria.

Causas de la proteinuria

Sanitario con un bote de orina.
La proteinuria es la presencia de proteínas en la orina, un indicador de ciertas enfermedades.

Algunas situaciones pueden causar un aumento temporal de la concentración de las proteínas en la orina. Al ser un aumento temporal, esta proteinuria no es indicativa de un daño en la función de los riñones. Algunas causas de esta situación pueden ser:

  • Temperaturas extremas, tanto si es exceso de calor como de frío.
  • Tensión emocional.
  • Esfuerzo físico.
  • Fiebre.

Todos estos factores son capaces de alterar la función renal de manera espontánea y reversible. Si la orina no vuelve a su estado normal, la situación se complica.

Una de las causas más comunes en los casos en los que la proteinuria es constante, es la enfermedad glomerular. Las enfermedades que afectan a la filtración glomerular y pueden causar proteinuria se clasifican en primarias o secundarias.

Descubre: Señales de que mis riñones no funcionan bien

1. Enfermedad glomerular primaria

Esta enfermedad incluye, a su vez, otras. Se pueden mencionar las siguientes:

  • Glomerulonefritis membranosa idiopática.
  • Enfermedad mínima del cambio.
  • Glomerulonefritis segmentaria focal.
  • Nefropatía de IgA.

2. Enfermedad glomerular secundaria

En este caso, las enfermedades que incluye son:

  • Diabetes mellitus.
  • Nefritis del lupus.
  • Preeclampsia.
  • Infecciones.
  • Rechazo renal crónico del trasplante.
  • Cáncer.

Quizá te interese: Leucocitos en la orina: ¿Qué significa?

Otras causas de la proteinuria

Bote de análisis de orina y de sangre.
La proteinuria es principalmente un indicador de la función renal.

A parte de las causas vistas en el apartado anterior, existen más factores que pueden desarrollar esta afección. Por ejemplo, algunas drogas también pueden afectar a la función del glomérulo, afectando así a la excreción de las proteínas en orina.

Por otro lado, las enfermedades tubulares del riñón también están implicadas. Generalmente, estas enfermedades están asociadas a los casos moderados de proteinuria, es decir, cuando hay menos de 2 gramos de proteína excretados en la orina en un día.

Para finalizar, la proteinuria también se puede dar cuando existe un rebosamiento de proteínas de bajo peso molecular. Estas proteínas, al ser más pequeñas, se filtran mejor por el glomérulo y aparecen en la sangre. Esta causa se asocia a condiciones tales como:

Síntomas

La proteinuria puede ser, como hemos visto, el resultado de diferentes causas. Por esta razón, los síntomas no están relacionados específicamente a la presencia de niveles altos de proteínas en la orina. Sin embargo, si están estrechamente relacionados con las causas desencadenantes.

Cabe decir que, si la proteinuria es una señal de enfermedad renal, pueden aparecer síntomas como mareos y vómitos, disminución de la producción de orina, hinchazón en los tobillos por la retención de líquidos y otros síntomas como:

  • Fatiga.
  • Falta de apetito.
  • Sabor desagradable en la boca.
  • Orina espumosa.

Por otro lado, hay personas que no desarrollan síntomas, por lo que descubren el problema durante algún examen médico.

Diagnóstico

Esta afección se diagnostica mediante el análisis de una muestra de orina del paciente. Muchos laboratorios realizan una simple prueba rápida en la que con una tira, que contiene un material de una proteína sensible, al sumergirla en la orina del paciente cambia de color si hay proteinuria.

Otra opción es analizar la orina químicamente. La albúmina es la proteína más común en estos pacientes.

Tratamiento de la proteinuria

El tratamiento adecuado de la proteinuria depende de la causa subyacente. Y también estará condicionado por la salud general del paciente.

Si el paciente sufre diabetes o presión arterial alta, que son las causas principales de las enfermedades de riñón, es importante asegurarse que estas condiciones están controladas. Con ello queremos decir que los niveles de azúcar tienen que estar controlados y que el paciente debe cumplir con el tratamiento recetado por el médico.

En cualquier caso, es de suma importancia que consultes a tu médico si tienes los niveles de proteínas altos en sangre o alguno de los factores asociados a la proteinuria.

  • Tryggvason, K., Patrakka, J., & Wartiovaara, J. (2006). Hereditary Proteinuria Syndromes and Mechanisms of Proteinuria. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMra052131
  • Arroyave, N. V., & Gómez, M. A. (2007). Proteinuria. Medicina & Laboratorio.
  • Grauer, G. F. (2011). Proteinuria: Measurement and Interpretation. Topics in Companion Animal Medicine. https://doi.org/10.1053/j.tcam.2011.04.002