Principales causas del glaucoma

Edith Sánchez 23 mayo, 2018
Al glaucoma se le llama el “ladrón silencioso de la vista” porque se trata de una enfermedad que prácticamente no da lugar a síntomas.

El glaucoma es una enfermedad grave del ojo que poco a poco disminuye la visión. De no ser tratado adecuadamente, puede conducir a la ceguera. Las principales causas del glaucoma tienen que ver con una deficiencia en los canales de drenaje del ojo.

Cualquier persona, a cualquier edad, es susceptible de desarrollar un glaucoma ocular. Sin embargo, es más frecuente en personas mayores de 60 años. También hay algunos criterios de carácter genético que predisponen a desarrollar esta enfermedad.

Las causas del glaucoma no tienen nada que ver con “esforzar demasiado los ojos”, como se cree popularmente. Tampoco está asociado con el uso de lentes de contacto, ni es contagioso. Si se trata a tiempo, no da lugar a ceguera.

Qué es el glaucoma

En la parte anterior del ojo hay un líquido que es transparente y recibe el nombre de fluido intraocular o humor acuoso. Este sale del ojo a través de la pupila. Luego es llevado hacia el torrente sanguíneo, a través de un sistema de drenaje.

 

La cantidad de fluido dentro del ojo, determina la presión ocular. Si este fluido se produce en proporciones adecuadas y el sistema de drenaje funciona bien, la presión ocular será normal. Esta varía a lo largo del día, pero siempre tiende al equilibrio.

Cuando el sistema de drenaje se daña, el fluido intraocular se acumula y no pasa al torrente sanguíneo. Esto hace que aumente la presión en el interior del ojo. La consecuencia de esto es que se daña el nervio óptico y se va perdiendo la visión.

Pese a lo anterior, también hay casos en los que la presión ocular es normal y aún así hay presencia de glaucoma. La ciencia no ha dilucidado del todo por qué ocurre esto. Tampoco es claro el por qué se daña el sistema de drenaje del ojo.

Las características del glaucoma

Lo usual es que el glaucoma esté presente en ambos ojos. Sin embargo, también lo habitual es que se desarrolle primero en uno de ellos. Por lo general, no hay síntomas particularmente notorios. Por eso se dice que el glaucoma es un ladrón silencioso de la vista.

 

Los síntomas comunes son: visión borrosa, halos de color arcoíris alrededor de las luces brillantes, dolor de cabeza o en los ojos, nauseas, vómitos y pérdida repentina de la visión. Más de la mitad de las personas que tienen glaucoma no lo saben.

El glaucoma es más frecuente en las personas mayores de 40 años de origen asiático, hispano o africano. También entre quienes tienen parientes con glaucoma, presentan presión ocular alta, padecen diabetes o hipertensión o han sufrido lesiones en el ojo.

Tipos de glaucoma

Hay diferentes tipos de glaucoma. Dependiendo de las causas del glaucoma, se desarrolla uno u otro tipo de esta enfermedad. Los principales tipos de glaucoma son los siguientes:

  • Glaucoma de ángulo abierto. Es el más común. Se caracteriza por un aumento lento y paulatino de la presión del ojo, que conduce al daño del nervio óptico.
  • Glaucoma de ángulo cerrado. Se presenta repentinamente y tiene que ver con la anatomía del ojo.
  • Glaucoma secundario. Es originado por causas externas o por enfermedades oculares preexistentes. Puede ser de ángulo abierto o cerrado.
  • Glaucoma congénito. Está presente desde el nacimiento.
  • Glaucoma de tensión normal. Es similar al glaucoma de ángulo abierto, pero en este caso no hay presión ocular elevada.

Causas del glaucoma

Las causas del glaucoma determinan el tipo de glaucoma. Se habla de glaucomas primarios, cuando la causa tiene que ver directamente con el mal funcionamiento del drenaje ocular. Y secundarios, si la causa es otra. Veamos las principales causas del glaucoma, según el tipo:

  • Glaucoma de ángulo abierto. Es el caso típico. El glaucoma se produce por aumento de la presión ocular y conduce al daño del nervio óptico.
  • Glaucoma de ángulo cerrado. La anatomía del ojo hace que el ángulo entre el iris y la córnea sea demasiado estrecho. El glaucoma de ángulo cerrado genera un ataque agudo, que es una emergencia médica.
  • Glaucoma secundario. Se origina por el consumo de esteroides, por acumulación de residuos en el ojo, inflamación ocular o por una lesión. También por quistes o tumores en el globo ocular.
  • Glaucoma congénito. Se debe a una anormalidad en el desarrollo del sistema de drenaje del ojo.
  • Glaucoma de tensión normal. La ciencia ignora las causas del glaucoma de tensión normal.

El glaucoma solo se puede diagnosticar mediante un examen oftalmológico completo. No se detecta en una simple revisión de optometría. Actualmente es tratable y curable si se reconoce a tiempo.

Bibliografía

Te puede gustar