Principales vías de tratamiento del cáncer de vejiga

Elena Vuelta 15 junio, 2018
Existen diferentes tipos de cáncer de vejiga en función de qué tipo celular sea el afectado. El pronóstico de estos cánceres depende en gran medida del tipo del que se trate y de la etapa en la que se diagnostique. Descubre cuáles son sus principales tratamientos.

El cáncer de vejiga se produce cuando existen células tumorales en los tejidos que revisten dicho órgano que pueden formar masas tumorales o incluso causar metástasis.

Tipos de cáncer de vejiga

La vejiga es un órgano hueco, en forma de bolsa que va almacenando la orina producida por los riñones. Las paredes de la vejiga están formadas por diferentes tipos de células y tejidos que le confieren la capacidad para estirarse y almacenar grandes cantidades de orina. En función del tipo de célula de la vejiga que se ha vuelto cancerosa, tendremos distintos tipos de cáncer de vejiga.

  • Carcinoma de células de transición: las células de transición se encuentran en la parte más interna de la vejiga. Son un tipo de células alargadas, capaces de estirarse y encogerse, favoreciendo la elasticidad de la vejiga. En la mayoría de los casos, el cáncer de vejiga comienza en este tipo celular. Existen dos tipos:
    • Carcinoma de células de transición de grado bajo: es moco invasivo, es decir, en raras ocasiones invade la capa muscular y otros tejidos alrededor de la vejiga. Sin embargo, es muy recurrente, por lo que puede volver a aparecer aún después del tratamiento.
    • Carcinoma de células de transición de grado alto: dentro de los cánceres de vejiga, este tipo es el de peor pronóstico. Es altamente invasivo, por lo que se disemina por la capa muscular de la vejiga y puede pasar a los ganglios linfáticos colonizando otros tejidos alejados.
  • Carcinoma de células escamosas: las células escamosas son un tipo de células delgadas y planas que se forman tras una infección o irritación en la vejiga. Este tipo de carcinoma es el menos frecuente dentro de los cánceres de vejiga.
  • Adenocarcinoma: este tipo de neoplasia afecta a las células glandulares que se encuentran en las paredes de la vejiga. Es un tipo de cáncer poco frecuente pero muy invasivo, que requiere de tratamientos agresivos y no presenta buenos pronósticos.

Tratamientos

La implantación de un tratamiento u otro depende del tipo y del estadio de cáncer de vejiga. No se tratan de tratamientos estandarizados, por lo que en la mayoría de los casos se combinan diferentes estrategias. Algunos de los posibles tratamientos son:

Cirugía

La cirugía suele ser muy empleada en el tratamiento de los cánceres de vejiga. Resulta una muy buena opción sobre todo en los casos en los que el cáncer es superficial o se ha detectado en las primeras etapas.

Lo que se suele llevar a cabo es una resección transuretral del tumor de vejiga (TURBT). En este procedimiento se usa un cistoscopio, un tubo delgado que se introduce a través de la uretra y llega a la vejiga. Una vez en la vejiga, la punta del cistoscopio es capaz de reseccionar y eliminar la masa tumoral.

Terapia intravesical

En este tipo de terapia se administra un líquido con fármacos anticancerígenos directamente en la vejiga, por medio de un catéter. Suele utilizarse tras una TURBT, como terapia de apoyo para ayudar a prevenir la reaparición del cáncer.

No es útil en los casos en los que el cáncer se encuentre en etapas avanzadas y haya invadido otros tejidos ya que el efecto de los fármacos administrados se confina únicamente en la vejiga.

Quimioterapia

Dentro de la quimioterapia encontramos terapias localizadas, como la anteriormente mencionada terapia intravesical, y terapias sistémicas. En estas últimas, los fármacos quimioterapéuticos administrados llegan a todo el organismo, ya que se suministran en forma de comprimidos (vía oral) o por inyecciones en el torrente sanguíneo o en músculos.

Radioterapia

Se suele utilizar radioterapia de rayos externos, en la cual una radiación de alta energía se enfoca hacia el tumor. En este tipo de tratamiento es muy importante escoger el ángulo correcto en el cual la radiación llegue de forma óptima al tejido canceroso.

La radioterapia suele utilizarse en combinación con la quimioterapia y en aquellos casos en los que se ha realizado antes una TURBT, a fin de prevenir la reaparición del tumor. También puede emplearse como tratamiento inicial en aquellos pacientes que presentan un cáncer de vejiga superficial o en las primeras etapas.

Inmunoterapia

Este tipo de terapia utiliza diferentes fármacos para promover la activación del sistema inmune, de forma que este sea capaz de identificar y combatir el cáncer. En algunos casos se emplea inmunoterapia intravesical, localizada únicamente en la vejiga, en la que se emplean ciertos fármacos que promueven la activación de las células inmunes de la vejiga.

Bibliografía

Te puede gustar