Principio de alzhéimer, ¿se puede detener el proceso?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 31 diciembre, 2018
Francisco María García · 17 marzo, 2018
Frente a un principio de alzhéimer, ¿sería posible frenar el proceso degenerativo? A continuación, evaluamos las pautas que se deben tener en cuenta. Repasamos los primeros síntomas y las medidas para posibilitar un avance más lento.

El alzhéimer es una de las patologías cuyo diagnóstico ha aumentado más en las últimas décadas. Inicialmente, una persona con alzhéimer puede experimentar confusión leve y problemas para recordar algunas cosas. Pero, con el tiempo, puede olvidarse de personas importantes para ellas. Incluso, puede sufrir cambios drásticos en la personalidad.

La enfermedad causa estragos en el paciente y sus familiares. Por eso, muchas personas se preguntan si frente a un principio de alzhéimer sería posible frenar el proceso degenerativo.

También lee 5 mejores ejercicios para mejorar nuestra memoria

¿Qué es el alzhéimer?

Nuestro cerebro actúa como una central de control del cuerpo. Interpreta los estímulos internos y externos y trasmite órdenes que generan respuestas. De este modo, el cerebro es responsable de coordinar todas funciones del cuerpo. Por ejemplo sentir sed, caminar, estar parado, recordar, hablar, entre muchas otras.

El alzhéimer es una enfermedad neuronal degenerativa que conlleva numerosos síntomas de demencia. El término “demencia” se refiere a un grupo de trastornos cerebrales que causa la pérdida de las habilidades intelectuales y sociales, entre ellas la capacidad cognitiva y la memoria.

A medida que envejecemos, nuestras neuronas se deterioran y mueren, lo que implica la disminución de muchas funciones cerebrales. Por eso, los adultos ancianos son más vulnerables a la demencia. Aunque, generalmente se asocia al envejecimiento, también puede afectar a personas jóvenes con factores de riesgo

También lee 6 factores que pueden estar afectando tu memoria

Síntomas asociados al alzhéimer

Cómo detectar el principio de Alzheimer

Con el avance del proceso degenerativo de las neuronas, muchos pacientes registran un cambio profundo en su comportamiento cotidiano y en la personalidad.

La Asociación Internacional del Alzhéimer elaboró una lista llamada “Las 10 señales” donde alerta acerca de los signos más frecuentes. A continuación, los enumeramos para que puedas reconocerlos:

  1. Cambios de memoria que dificultan actividades cotidianas.
  2. Dificultad de resolver problemas simples.
  3. Dificultad para desempeñar tareas habituales.
  4. Pérdida de noción de espacio y tiempo.
  5. Dificultad para interpretar imágenes.
  6. Problemas con el lenguaje escrito o con el habla.
  7. Colocación de objetos en lugares raros y dificultad para encontrarlos.
  8. Dificultades para tomar decisiones y pérdida del buen juicio.
  9. Pérdida de motivación.
  10. Cambios de humor, de comportamiento o personalidad.

Causas asociadas al alzhéimer

hombre con alzhéimer

Aunque no hay un consenso médico sobre las causas “disparadoras” del alzhéimer, además del envejecimiento, se incluyen los siguientes factores de riesgo:

  • Tabaco.
  • Alcoholismo.
  • Consumo de sustancias químicas tóxicas, como estupefacientes.
  • Alimentación desequilibrada.
  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Sueño deficiente (baja calidad o poca cantidad de horas dormidas).
  • Trastornos alimenticios, como la anorexia.
  • Problemas cardiovasculares, como hipertensión arterial.
  • Daños cerebrales ocasionados por accidentes, traumas o enfermedades.

Lee también: 6 hábitos cotidianos que afectan la salud de tu cerebro

¿Se puede frenar un principio de alzhéimer?

 

Cuando se habla de frenar un principio de alzhéimer, generalmente, se pretende evitar el avance de los síntomas o que sea más lento. También, se busca prevenir el alzhéimer limitando los factores de riesgo.

A continuación enumeramos cambios de hábitos que ayudan a cuidar la mente y el cuerpo:

  • Seguir una alimentación equilibrada, evitar los excesos alimentarios y las calorías vacías.
  • Practicar ejercicios físicos de forma regular, al menos 30 minutos diarios.
  • Mantener el peso corporal para prevenir el sobrepeso y enfermedades cardiovasculares.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes.
  • Tomar alcohol moderadamente, no fumar y no consumir sustancias tóxicas.
  • Reducir los niveles de estrés con actividades como meditación y yoga.
  • Respetar los momentos de descanso y de entretenimiento.
  • Dormir ocho horas por día y tener una buena calidad de sueño.
  • Mantener relaciones sanas y frecuentar ambientes positivos.
  • Conservar una buena autoestima y evitar pensamientos negativos
  • Buscar tratamiento psicoanalítico cuando sea necesario.