Los problemas más frecuentes en el rostro y cómo tratarlos

Aunque hay muchos productos químicos que pueden ayudarnos a mitigar los problemas del rostro, los ingredientes naturales siempre serán mucho más seguros y nos proporcionarán también buenos resultados

Los problemas más frecuentes en el rostro pueden decir mucho acerca del cuidado del mismo, así como de todos los cambios que pueden hacerse presentes mientras los años van pasando, pero ¿cómo tratarlos?

Aquí verás cuáles son los cuidados más acertados que tienes a disponibilidad cuando se trata de devolverle la belleza y la calidad a la piel de tu cara.

Recuerda que detectar rápidamente el problema es el paso más fiable para halar una rápida solución.

Cómo tratar los 4 problemas más frecuentes en el rostro

1. Piel con acné

acne

El acné es uno de los problemas que suele aquejar a muchas personas que buscan una solución a cualquier precio.

La buena noticia es que, a pesar de que hoy en día estés pasando por la etapa de adolescencia y tengas muchos granitos haciendo estragos, puedes solucionarlo con recetas naturales.

Te puede interesar: 9 usos del aceite de coco que quizá no conocías

Ingredientes

  • ½ taza de avena en hojuelas (45 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)

Preparación

  • Mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta que quede una consistencia bien compacta.
  • Procede a aplicar la mascarilla sobre el rostro, haciendo hincapié en la zona más afectada por el acné.
  • Deja que la misma actúe durante un tiempo de 30 minutos, hasta que se endurezca.
  • Retira con abundante agua y repítelo 2 veces por semana. ¡Verás unos cambios sorprendentes!

2. Manchas

Mujer con manchas en la piel

Las manchas claras u oscuras son defectos que pueden aparecer en el rostro por distintas causas.

Una de las más frecuentes es la constante exposición al sol, que puede dejarlas visibles en cualquier forma y color, haciendo que tu rostro tenga una percepción desagradable.

Ingredientes

  • ½ taza de yogur (100 g)
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)
  • 1 huevo

Preparación

  • En un recipiente mezcla todos los ingredientes hasta conseguir un producto homogéneo.
  • Con ayuda de un pincel, comienza a aplicar la mezcla sobre tu rostro cubriendo la totalidad de las manchas que tengas.
  • Deja que haga su efecto blanqueador sobre la piel de la cara durante 20 minutos y retira con abundante agua.
  • Es importante que no lo realices durante el día, porque los rayos del sol pueden causar el efecto contrario. Preferiblemente aplícalo antes de irte a la cama.

3. Melasma

paño o melasma

El melasma define a otro de los problemas frecuentes en el rostro, pues es ese tipo de manchas que se presentan como consecuencia del embarazo.

Su generación tiene lugar por los masivos cambios hormonales que en este proceso fisiológico se suceden, desapareciendo después del parto.

Pero ¿qué hacer si aún después del nacimiento, persisten en tu rostro?

Ingredientes

  • 2 cucharadas de leche en polvo (30 g)
  • 2 cucharadas de zumo de limón (30 ml)
  • 4 cucharadas de miel de abeja (100 g)
  • 1 yogur natural

Preparación

  • Mezcla la leche en polvo con el zumo de limón y la miel, hasta que aprecies cómo su consistencia va espesando.
  • Aplícala en tu rostro, previamente lavado, dejando la mayor proporción donde se encuentra el melasma.
  • Deja que actúe durante 20 minutos y retira con agua tibia.
  • Posteriormente retira con agua tibia y procede a aplicar con un pincel el yogur, cubriendo completamente la superficie del rostro.
  • Después de 15 minutos, retíralo de tu cara. Con cada aplicación irás notando los cambios.

También te recomendamos leer: Mascarillas de aloe vera para cada tipo de piel

4. Cicatrices

Dificultad para cicatrizar

Ya sea por heridas cortantes, o por heridas quirúrgicas, en la piel del rostro pueden quedar consecuencias que se muestran como cicatrices y que dejan a más de una buscando las mil maneras de desaparecerlas definitivamente.

Consigue el objetivo tratándolo de la manera más eficaz y eliminando cualquier posibilidad de crear queloides, sobre todo en aquellas personas que tienen esta tendencia tras una solución de continuidad en la piel.

Ingredientes

  • 1 taza de miel (335 g)
  • ½ taza de avena (45 g)
  • 4 cucharadas de cristales de sábila (60 g)

Preparación

  • Toma todos los ingredientes y licúalos hasta que queden bien triturados y adquieran una consistencia semipastosa.
  • Utilízalo cada vez que salgas de la ducha, y aplícalo directamente sobre las cicatrices del rostro mediante suaves masajes.
  • Deja que actúe durante dos horas y posteriormente enjuaga. Si repites este tratamiento natural a diario, pronto empezarás a ver la mejoría.