Proceso para la administración de medicamentos

Antes de administrar cualquier medicamento a un paciente es necesario seguir un proceso para evitar complicaciones por un mal uso.

Por norma general, cuando presentamos una alteración médica acudimos al centro médico más cercano para consultar la dolencia. A menudo, se necesita la administración de medicamentos para calmar los síntomas que molestan al paciente.

Por tanto, el equipo médico deberá tener en cuenta una serie de pautas en cada caso clínico durante el proceso de tratamiento. En la mayoría de los casos, la administración de medicamentos se lleva a cabo por el grupo de enfermería.

De esta manera, el experto deberá poseer una serie de conocimientos y capacidad para valorar las condiciones individuales de cada sujeto. También deberá comprobar las cualidades del medicamentos y su mecanismo de acción.

Asimismo, el objetivo final de la administración de medicamentos será conseguir que una cantidad específica del compuesto actúe en la zona dañada del organismo. Sin embargo, es posible que no se logre este fin y se acumule una sustancia anormal en la región.

En el caso de ser insuficiente, es posible que el trastorno no se solucione correctamente. Si el medicamento se ha administrado de forma excesiva, es posible que presente toxicidad sobre el paciente. Así, el sujeto desarrollará una serie de síntomas de este problema que señalarán el error por parte del grupo médico.

Proceso de administración de medicamentos

Antes de la administración, por tanto, se deberá tener en cuenta una serie de comprobaciones para evitar esta clase de errores. Entre ellas podemos destacar:

Medicamento adecuado

Existe una gran cantidad de compuestos farmacéuticos que presentan un envase o un nombre similar. Ante cualquier duda, es importante consultar con el médico correspondiente.

Revisar el nombre completo del paciente

El objetivo es administrar el fármaco correcto. Para ello, se podrá requerir la identificación del mismo. En ningún caso el grupo de especialistas deberán guiarse por el número de habitación u otros parámetros no fiables.

Comprobar la medicación actual y posibles alergias

De esta manera, se pueden evitar interacciones químicas entre los distintos fármacos, que provocaría una alteración en el tratamiento. Esto se debe a que se puede potenciar o disminuir la acción del medicamento inicial. Por otra parte, se pueden evitar posibles reacciones alérgicas de forma eficaz.

Sin embargo, es posible que se desarrollen reacciones adversas de manera espontánea y que puedan variar en cuanto a gravedad. Es posible que el equipo médico necesite revisar la historia farmacológica del paciente antes de proceder a la administración de compuestos.

Examinar la dosis

Es importante valorar la cantidad de medicamento, por si parece descompensada para el paciente. En ese caso, se deberá acudir al médico indicado para descartar cualquier confusión en el proceso. También se deberá tener en cuenta las características del paciente (edad, sexo, etc.) para aplicar la dosis más adecuada en cada caso. Asimismo, se revisará la velocidad de infusión y la cantidad de fármaco con ayuda de una jeringuilla.

Quizá te interese: Medicamentos que debes evitar en un fallo cardíaco

Administrar el medicamento por la vía recomendada

Asimismo, el medicamento puede presentar diversas formas. Por ejemplo, formas líquidas (como los jarabes), formas sólidas (como las pastillas y los comprimidos), etc. Por norma general, se suelen utilizar las siguientes vías:

  • Enteral.
  • Parenteral.
  • Tópica.
  • Intravenosa o IV.

Aplicar el fármaco a la hora indicada

Elegir el medicamento adecuado.

En ningún caso, se deberá utilizar el medicamento más de media hora antes o después de la hora programada. Es importante aclarar el momento preciso de la toma. Para ello, se pueden escribir las horas de 1 a 24 h y así evitar errores de forma sencilla.

Reacciones adversas

Concienciar al paciente sobre los efectos y posibles reacciones adversas de los medicamentos que va a tomar. El equipo médico también le recomendará aprender el nombre del medicamento y la hora precisa de la administración. También deberá aprender el método de conservación adecuada de cada fármaco.

Descubre: Alergia a los medicamentos: diagnóstico y síntomas

Otras recomendaciones

Otras recomendaciones a tener en cuenta son registrar en la historia del paciente cada medicamento que se ha utilizado inmediatamente después de su administración.

Comprobar toda orden médica, no dejar medicación en la habitación del paciente, no tomar prestados medicamentos de otras salas, etc. Por otra parte, en caso de que se desarrollara un error durante la administración de medicamentos, se deberá acudir inmediatamente al médico correspondiente o supervisor de ese área clínica.