Productos de higiene personal que no debes compartir

Okairy Zuñiga · 21 enero, 2019
Aunque creamos que es un elemento limpio, la pastilla de jabón puede acumular bacterias que se pueden transmitir de una persona a otra si se comparte el uso de la misma. Te contamos cuales son los productos de higiene personal que no debes compartir.

A todos nos ha pasado que despertamos temprano por la mañana dispuestos a empezar nuestro día y descubrimos que el desodorante se nos terminó. Lo más común es que le pidamos un poco a quien tengamos cerca. Sin embargo, este es uno de los productos de higiene personal que no debes compartir, ¿lo habías pensado?

Sigue leyendo que aquí te hablaremos de algunas cosas que nunca deberías compartir de forma frecuente.

1. El desodorante

Mujer echándose desodorante.
A excepción de los desodorantes en aerosol, estos productos no deben ser compartidos para asegurar una buena higiene personal.

Los desodorantes vienen en distintas presentaciones, los hay en geles, en aerosoles, roll-on, en crema y en barra. Los desodorantes en aerosol son los únicos productos de higiene personal que puedes compartir. Esto se debe a que generalmente se aplican a una distancia de entre 20 o 30 centímetros de la piel.

Con el resto de las presentaciones debes tener tus reservas pues incluso si te bañas antes de aplicar el desodorante, en las axilas hay microbios y células muertas que se quedarán en el desodoranteAdemás, esta clase de productos crea un pequeño ecosistema microbiótico. Cuando esos microbios entran en contacto con un cuerpo al que no están habituados pueden desencadenar alteraciones.

  • Lo mejor que puedes hacer es vigilar tu consumo de desodorante. Así podrás comprar uno de repuesto algunas semanas o días antes de que se termine el actual.
  • Si ya te pilló el imprevisto, puedes usar un poco de bicarbonato o jugo de limón.

2. El jabón

Otro de los productos de higiene personal que no debes compartir es la pastilla de jabón. A este artículo se adhieren parte de los microorganismos y suciedad, que se van acumulandoEn condiciones normales, estos microorganismos son inofensivos. Sin embargo, si entran en contacto con alguna herida o lesión de la piel podrían ocasionar infecciones y dificultar el proceso de curación.

  • Es decir, si compartes la barra de jabón con alguien por una urgencia o si un miembro de tu familia usó tu jabón por error, no hay mayor problema.
  • Las personas con piel sensible pueden desarrollar ciertos signos de alergia a los jabones compartidos, por lo que debes estar alerta ante sequedad en la piel, erupciones o comezón.

Para evitar estos problemas te recomendamos:

  • Usar jabón líquido. Por ejemplo, el jabón para lavarse las manos después de ir al baño o antes de comer. Al usar jabones líquidos, el único momento de contacto es al presionar para obtener jabón.
  • Ten tu propia pastilla de jabón de baño y mantenla lo más seca posible. Además de tener una pastilla de jabón personal, es importante que evites dejarla en ambientes húmedosUna vez que la hayas usado, colócala en una superficie ventilada. De lo contrario, estás generando un ambiente excelente para la reproducción de microorganismos.

No olvides leer: Cómo ducharnos para lograr una máxima higiene

3. La cuchilla o máquina de afeitar

Mujer pasándose una cuchilla por las piernas.
Las cuchillas de afeitar producen pequeños sangrados, por lo que no deben compartirse.

Otro de los productos de higiene personal que no debes compartir por nada del mundo son las cuchillas. Al tener hojas afiladas que entran en contacto directo con la piel, pueden ocasionar pequeños cortes que dejan restos de sangre en ella.

  • Los microorganismos presentes en esa sangre y en las células muertas ocasionan un contagio de graves infecciones como hepatitis.
  • Además, con una cuchilla prestada no hay la seguridad de que cuando la vuelvas a usar esté en buenas condiciones. Ya que no todos son igual de cuidadosos con estos artículos.

4. La esponja de baño

Todos amamos las duchas largas que nos permiten enjabonarnos con una esponja suave o un guante exfoliador para mantener el cuidado de la piel. Justo por este motivo, la esponja de baño es uno de los productos de higiene personal que no debes compartir.

  • Tu esponja entra en contacto con hongos y bacterias. Estos causan problemas de la piel, infecciones y cambios de apariencia que harán que no sea saludable.
  • También es recomendable que una vez que terminas de bañarte, guardes la esponja de tal forma que esta se seque.

Un error muy común es guardar las esponjas en una bolsa o recipiente plástico. Allí se mantienen mojadas hasta el siguiente uso. Esto ocasiona que las bacterias se reproduzcan y reduce la vida útil de la esponja. Al menos una vez por semana debes lavar la esponja con un poco de detergente para ropa o champú y enjuagarla bien. Antes de usarla, debes dejar que seque perfectamente.

Aprende más sobre este tema: 4 consejos básicos a la hora de cepillarse los dientes

5. El cepillo de dientes

mujer con cepillo de dientes
El cepillo de dientes acumula microorganismos de nuestra boca con cada uso.

¿Tu pareja suele olvidar su cepillo de dientes y utiliza el tuyo? En ese caso, mejor compra un segundo cepillo para que pueda usarlo cuando te visita, pues no debes compartir este producto de higiene personal. En la boca se alojan diferentes microorganismos en grandes cantidades. Precisamente usamos el cepillo de dientes varias veces al día para evitar que estos ocasionen problemas (como el mal aliento o la caries).

Lo que no has pensado es que muchos de estos microorganismos quedan en las cerdas del cepillo y pueden ocasionar enfermedades como el herpes labial.

  • Al menos dos veces por semana procura dejar tu cepillo por varias horas en un poco de enjuague bucal para matar las bacterias.