Pronación del codo, ¿qué es?

3 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La pronación del codo, también conocida como prono doloroso, es una situación traumatológica que genera mucho dolor en los niños que lo padecen. En este artículo te explicamos cómo se produce y cómo se soluciona.

La pronación del codo es una situación patológica que tiene diversos nombres. Se le conoce también como prono doloroso, bloqueo del codo y codo de niñera. El nombre técnico específico, en realidad, es el de subluxación de la cabeza del radio.

Quizás la denominación más llamativa sea la de codo de niñera. Este nombre lo adquirió el cuadro clínico cuando fue descrito, ya que se trataba de una lesión que frecuentemente causaban las niñeras de niños pequeños, sin intención, al llevarlos de la mano.

Como veremos más adelante, al explicar el mecanismo de producción, en general se trata de un trauma que originan los adultos al estirar bruscamente alguno de los dos miembros superiores de un pequeño. El adulto en cuestión puede ser el padre, la madre, los abuelos o cualquier otra persona, pero se popularizó la referencia a la niñera.

¿En qué consiste la pronación del codo?

En el ámbito médico la pronación del codo es un bloqueo del movimiento. El codo del niño queda imposibilitado de realizar el movimiento de prono-supinación, es decir, de giro sobre su propio eje. El bloqueo, por supuesto, genera dolor.

La edad de presentación oscila entre el año y los cinco años de edad. Es muy raro que aparezca en mayores de siete años. Curiosamente, el codo izquierdo suele ser más afectado que el derecho, y las niñas lo padecen en mayor proporción que los varones.

Se han registrado casos fuera del rango etario habitual, pero son excepciones. También es excepcional la presentación bilateral, ya que justamente el mecanismo de producción obedece al tironeo brusco sobre uno de los lados.

¿Cómo se produce la pronación del codo?

El mecanismo de producción de la lesión es la tracción brusca. Un tironeo excesivo y rápido sobre uno de los miembros inferiores provoca que la cabeza del radio se separe de su lugar anatómico sin poder regresar, bloqueando el movimiento.

Tenemos que entender primero que la articulación del codo es la combinación de tres huesos: el húmero, el radio y el cúbito. El húmero es el hueso del brazo que tiene su recorrido entre el hombro y el codo. El radio y el cúbito son los huesos del antebrazo, entre el codo y la muñeca.

Para que la punta del radio se mantenga en su lugar, articulando con el húmero por arriba y con el cúbito hacia el costado, existe el ligamento anular. El ligamento anular rodea la cabeza del radio y le da movimiento evitando que se salga por fuera de la articulación.

Hasta los siete años el ligamento anular es inmaduro, débil y laxo. Se estira fácilmente y no posee la elasticidad resistente que adquiere con el crecimiento y el desarrollo. Por esta razón es más frecuente la pronación del codo en la edad pediátrica, sobre todo antes de los siete años.

Entendiendo esa anatomía de los niños, podemos imaginar mejor el mecanismo de la lesión. Usualmente un adulto lleva a un pequeño sostenido de la mano o de la muñeca, y ya sea para ayudarlo a subir un escalón o para evitarle una caída, tironea el brazo del pequeño de forma brusca, entonces provoca que la cabeza del radio venza la resistencia del ligamento anular saliéndose de su lugar.

El codo queda bloqueado y el niño ya no puede girar su antebrazo para intercambiar entre las posiciones de palma arriba y palma abajo. La cabeza del radio fuera de lugar lo impide.

No se ha encontrado una herencia genética que haga más probable padecer la lesión. Hay niños que tienen mayor laxitud en sus ligamentos, y en ellos es lógico que sea más posible la subluxación. De todas formas, ningún niño está exento de padecerla.

pronación del codo
La articulación del codo está formada por tres huesos: el húmero, el radio y el cúbito.

Para seguir leyendo: Codo de tenista: qué es, causas y remedios

 

Síntomas de la pronación del codo

El síntoma por excelencia de la pronación del codo es el dolor. Los niños muy pequeños lo expresan con llanto intenso, y los más grandes ya pueden señalarlo puntualmente a la zona afectada.

El dolor aparece inmediatamente después de la tracción brusca que originó la subluxación en la mayoría de los casos. El niño mantiene el codo extendido y se resiste a que lo movilicen mientras se queja. Además del codo estirado, la posición típica del afectado es con el miembro superior pegado al cuerpo.

Si bien la articulación afectada es únicamente la del codo, puede confundirse con lesiones de la muñeca y del hombro al observar la posición del niño. Algunos adultos presentes cuando ocurre la lesión también se confunden al oír el ruido que causa la subluxación porque interpretan que proviene de otra articulación.

El adulto que genera la lesión puede sentir un estiramiento inusual del miembro del niño al tironear, pero es algo muy subjetivo. Lo que llamará la atención será el llanto y la posición extendida del antebrazo.

El dolor es el signo característico de la pronación del codo. Además, hay limitación en el movimiento.

Sigue descubriendo: Qué es una subluxación

Tratamiento

Por suerte, el tratamiento es simple si es realizado por personal de salud capacitado. No requiere intervención quirúrgica y una consulta de guardia lo puede resolver en muy poco tiempo.

Es fundamental que la consulta sea sin que hayan pasado más de doce horas de la lesión. El profesional de la salud realizará las maniobras indicadas para tal fin y volverá a colocar la cabeza del radio en su lugar. El movimiento del codo se recupera de inmediato.

La pronación del codo se puede repetir, pero hay menos probabilidad a medida que el niño crece y se desarrolla. Ante las repeticiones el tratamiento es el mismo: la manipulación por profesionales de la salud para devolver el radio a su lugar.

Así que no hay que desesperarse como padres si nuestro niño presenta los síntomas de la pronación del codo. Es prioritario mantener la calma y dirigirse a una consulta de guardia para que solucionen el problema. Las maniobras realizadas a tiempo y correctamente no dejan secuelas y alivian en instantes el sufrimiento.

  • Krul M, van der Wouden JC, Kruithof EJ, van Suijlekom-Smit LWA, Koes BW. Manipulative interventions for reducing pulled elbow in young children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2017, Issue 7. Art. No.: CD007759.
  • Irie T, Sono T, Hayama Y, Matsumoto T, Matsushita M. Investigation on 2331 cases of pulled elbow over the last 10 years. Pediatr Rep 2014;6:5090.
  • de Pablo Márquez, Bernat, Núria Prieto Torné, and Judit Giménez Pérez. "Pronación dolorosa." FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria 24.4 (2017): 207-210.