Propiedades curativas del ajo

Carolina Betancourth · 5 junio, 2014
¿Sabías que el ajo es una de las mejores fuentes de vitaminas C, A, B1 Y B2? Así, gracias a estas y otras propiedades, puede ayudarnos a combatir algunas enfermedades. Pero ¡cuidado! No debes abusar del consumo de este alimento

Tal vez  te haya pasado que has conocido personas que consumen ajo en ayunas, y a muy tempranas horas de la mañana. La verdad es que a  muchos todavía  nos sorprende ésta práctica. Esto quizás se deba al sabor un poco desagradable que tiene este producto. Sin embargo, las personas que sí acostumbran a consumirlo, saben muy bien las propiedades que el ajo podría aportar de manera beneficiosa para el buen funcionamiento de su organismo.

El ajo contiene grandes propiedades que ayudarán a regular el funcionamiento de tu organismo en los diferentes niveles.

Historia del ajo

En la antigüedad, este alimento era utilizado principalmente por sus propiedades antibióticas. Tanto los soldados tanto Romanos como Griegos, solían ingerir una cantidad moderada de ajo. Tenían el objetivo de prevenir todo tipo de anomalías, y lo consumían antes y después de todas las batallas.

Mientras que para los egipcios este alimento cumplía otro objetivo, por ejemplo, lo consumían con fines afrodisíacos. Por otro lado, en el Himalaya todavía se utiliza en los diferentes platillos. Lo hacen para fortalecer el sistema inmunológico y al mismo tiempo, oxigenar el cuerpo.

Crema.de.ajo

Quizá te interese: Mascarilla de mayonesa y miel para cabellos secos y castigados

La historia seguramente ha cambiado un poco. En muchas partes del mundo el ajo es utilizado con fines gastronómicos. Sin embargo, muchas personas prefieren no incluirlo dentro de su menú por el fuerte olor que lo caracteriza. Aún así, es importante que lo incluyas para que puedas obtener muchos de sus beneficios. Estos pueden así verse reflejados de manera directa en tu salud.

A continuación, te compartiremos algunas de las propiedades que contiene el ajo. Así, puedes empezar a incluirlo en tu dieta, así sea como mínimo, un diente de ajo por día.

Mejora el sistema cardiovascular

Corazon

Este maravilloso alimento ayuda a mejorar la salud del sistema cardiovascular, y al mismo tiempo, puede reducir los niveles de colesterol en la sangre. Esto se da gracias a que aumenta el nivel de producción del colesterol bueno (HDL). Mientras que en lo que se refiere al sistema cardiovascular, el ajo ayuda a dilatar los vasos sanguíneos, lo que hace que sea más fácil la circulación de la sangre, y al mismo tiempo puede prevenir problemas como la arteriosclerosis.

Elimina parásitos

El ajo también es utilizado para combatir muchos microorganismos que difícilmente pueden ser eliminados con medicamentos comunes. Esto debido a que posee propiedades antiparasitarias y ayuda a combatir algunos tales como la Tenia, haciendo que se forme un ambiente poco agradable para todo este tipo de parásitos.

Cuida la piel

como-eliminar-las-manchas-de-la-piel

Ver también: 2 formas de utilizar arroz para limpiar el cutis

¿Sabías que el ajo es una de las mejores fuentes de vitaminas C, A, B1 Y B2? Así, gracias a estas y otras propiedades, puede ayudarnos a combatir algunas enfermedades. Pero ¡cuidado! No debes abusar del consumo de este alimento,  ya que puede llegar a ser contraproducente. Así que lo recomendable si lo vas a consumir, es que sean en cantidades moderadas. Uno o máximo dos dientes de ajo por día te serán de maravilla.

Recuerda…

Ahora que ya conoces algunas de las propiedades más beneficiosas que este alimento aportará a tu salud, te invitamos a que empieces a consumirlo. Ya sea que lo incluyas en tus comidas, de manera que te quede mucho más fácil ingerirlo, o si lo prefieres lo consumas en ayunas, y te permitas obtener los mayores beneficios de esta planta. ¡Recuerda la importancia de aprovechar al máximo todas las propiedades del ajo!

  • Ankri, S., & Mirelman, D. (1999). Antimicrobial properties of allicin from garlic. Microbes and Infection. https://doi.org/10.1016/S1286-4579(99)80003-3
  • Lanzotti, V. (2006). The analysis of onion and garlic. Journal of Chromatography A. https://doi.org/10.1016/j.chroma.2005.12.016
  • Tattelman, E. (2005). Health effects of garlic. American Family Physician. https://doi.org/10.1080/01449290310001624338
  • Pazyar, N., & Feily, A. (2011). Garlic in dermatology. Dermatology Reports. https://doi.org/10.4081/dr.2011.e4