Conoce las propiedades del lino

Yamila Papa Pintor · 25 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 1 enero, 2019
Es importante que no consumamos las semillas de lino directamente para que no nos provoquen trastornos digestivos. Para evitarlo deberemos molerlas o hervirlas para sacar su aceite

Las semillas de lino o linaza provienen de la planta con el mismo nombre. Generalmente cuando las flores se maduran, en ellas se forman un tipo de cápsulas donde se encuentran las semillas.

Una de las ventajas de la linaza, es que contiene varias sustancias que se utilizan en gran cantidad de ámbitos, como la medicina, la ganadería o la industria textil.

Características de las semillas de lino

Según varias investigaciones, las semillas de lino funcionan como un importante elemento cardioprotector. Esto se debe a su abundancia en ácidos grasos poliinsaturados, en concreto, a los ácidos grasos omega- 3 , muy presentes en este alimento.

Igualmente, la linaza (nombre común para designar a las semillas de lino) también contiene lignanos, fitoestrógenos con una importante función antioxidante que se encargan de luchar contra los efectos de los radicales libres.

Ensalada con lino

Acorde a diversos estudios, las semillas de lino también son muy recomendables para casos de estreñimiento gracias a su alto contenido en fibra. Sin embargo, no debemos olvidar que ante un caso de extreñimiento severo debemos acudir a nuestro médico particular.

De la misma forma, otras investigaciones  aseguran que los ácidos grasos omega-3 podrían cumplir un importante rol beneficioso en pacientes depresivos con trastorno bipolar. 

Ver también: 12 formas de restar calorías a tus platos para adelgazar

Efectos beneficiosos del lino

En resumen, las semillas de lino son muy buenas para tratar las siguientes dolencias (siempre y cuando tengamos el visto bueno de un especialista de la salud):

  • Síndrome del colon irritable
  • Depresión
  • Estreñimiento
  • Diverticulitis
  • Sobrepeso
  • Enfermedades cardíacas
  • Falta de vitalidad
Pan con semillas de lino

Quizá te interese: Primeros síntomas hormonales del cáncer de páncreas

¿Cómo consumir semillas de lino?

Si vas a incluir las semillas de lino en tu dieta, asegúrate de no sufrir ningún tipo de alergia relacionada. Si tienes dudas, puedes consultar con tu médico de cabecera.

Existen diferentes maneras de ingerir las semillas de linaza, ya que pueden ser uno de los ingredientes de preparaciones de pastelería, panadería o comidas. Así, dos formas interesantes de consumirlas son:

  1. Molidas
    Tomar 3 cucharadas de semillas, colocar en un molinillo, molerlas hasta que estén hechas un polvo y luego esparcir en diversos platillos, como pueden ser zumos de frutas, yogures, tartas, ensaladas, etc. Se pueden almacenar en un frasco con cierre hermético y colocar en el refrigerador o en un lugar con temperatura ambiente.
  2. Aceite
    Hervir agua siguiendo la proporción de media taza por cada cucharada de semillas. Dejar diez minutos en el fuego o hasta ver que se ha extraído el aceite del lino, después, colar la mezcla y esperar que se enfríe. Seguidamente, añadir vinagre de manzana o azúcar y beber a diario. Si no se desea hervir el agua, se puede optar por una taza de agua tibia y dejar al menos tres horas en reposo.

Ten en cuenta que las semillas de lino enteras no ofrecen beneficios nutricionales, ya que son difíciles de digerir y hasta pueden ocasionar trastornos digestivos como diverticulitis o colon irritable.

  • Barakat, L. A., & Mahmoud, R. H. (2011). The antiatherogenic, renal protective and immunomodulatory effects of purslane, pumpkin and flax seeds on hypercholesterolemic rats. North American journal of medical sciences, 3(9), 411.
  • El-Beltagi, H. S., Salama, Z. A., & El-Hariri, D. M. (2007). Evaluation of fatty acids profile and the content of some secondary metabolites in seeds of different flax cultivars (Linum usitatissimum L.). General and Applied Plant Physiology, 33(3-4), 187-202.
  • Martinchik, A. N., Baturin, A. K., Zubtsov, V. V., & Molofeev, V. (2012). Nutritional value and functional properties of flaxseed. Voprosy pitaniia, 81(3), 4-10.