Cómo hacer tu propio cultivo de ajos en casa

Jose Popoff·
25 Mayo, 2020
El ajo es considerado como uno de los elementos básicos de la gastronomía. Se trata de un condimento que potencia los sabores de las comidas y que resulta indispensable en la preparación de múltiples platos.
 

El particular sabor del ajo lo convierte en un excelente sazonador para las comidas. Aparte de esto, tiene diversas propiedades medicinales; de hecho, el ajo ayudaría a regular la presión alta y serviría para evitar que el colesterol se adhiriese a las paredes de las arterias, según datos de Avicenna Journal Phytomed. Por todo esto, podría ser interesante tener un cultivo de ajos en casa.

Es probable que te preguntes si realmente es conveniente pasar por todo el proceso de preparar la tierra, plantar y mantener el cuidado de un cultivo. La respuesta es sí; no solo porque te resultará más sano, sino porque podrás apreciar mejor lo que implica el cultivo y consumo de los distintos alimentos.

Ventajas de tener un cultivo de ajos en casa

ajo para combatir la gripe
 

Hacer un propio cultivo de ajos en casa tienen un sinfín de beneficios. El primero es que tendrás siempre disponibles ajos frescos para sazonar tus comidas y darles ese incomparable sabor que gusta tanto a todo el mundo. Veamos algunos otros:

  • Tienes completa garantía de que tu cultivo está libre de fertilizantes y agentes tóxicos.
  • El trabajar en un cultivo de ajos o de cualquier otra índole alimenticia es una actividad que resulta muy educativa, independientemente de la edad. Enseña a tener paciencia y a ser delicados y, también, nos ayuda a liberar tensiones y a aprender a enfocarnos en el momento. Todo esto se traduce en un mayor bienestar.
  • El olor del ajo puede evocar recuerdos de platillos deliciosos y momentos gratos compartidos en familia o entre amigos.
  • El costo del cultivo de ajos es inferior a largo plazo. Sin duda, esto supone un método de ahorro muy útil.

Te puede interesar: Las bondades del ajo negro

Elementos para crear tu propio cultivo de ajos

 
Conoce el ajo como remedio contra la hipertensión

La verdad es que sembrar y cosechar ajos es muy fácil. Tan solo debes asegurarte de que el cultivo tenga suficiente luz solar y agua. En cuanto a esto último, deberás regarlo con frecuencia para hidratar la tierra.

Lo primero que debes hacer es comprar una cabeza de ajo y separar los dientes, sin remover la cáscara. Puedes preparar el terreno con algún fertilizante natural. Si vas a preparar una cama de tierra, altérnala en zurcos y montículos, ya que allí es donde plantarás las semillas.

El siguiente paso consiste en enterrar los ajos a una profundidad de más o menos 10 cm y con la punta hacia arriba. Debes colocarlos con una separación de unos 15 cm entre cada diente. Considera que, por cada semilla, crecerá una cabeza completa de ajos.

 

Es muy sencillo, ¿verdad? Sin embargo, hay una serie de factores que debes tener en cuenta a la hora de preparar la tierra y la parcela que dedicarás al cultivo de ajos. A continuación, te vamos a comentar estos puntos en detalle.

Lee también: Cuáles son los aportes del ajo para nuestra salud

Consideraciones previas para tu cultivo de ajos

ajo-remedio-hongos-unas

  • La mejor época para sembrar ajos es durante el otoño o, en el caso de los morados, en la primavera.
  • Si vas plantar en maceteros, el volumen mínimo de estos debe ser de 3 litros. Asimismo, la profundidad del macetero debe ser de, por lo menos, 25 centímetros.
 
  • Si plantas en un huerto, la distancia entre líneas de cultivo debe ser de por lo menos 30 centímetros. De esta manera, los ajos tendrán suficiente espacio para crecer y evitarás autosabotear tu cultivo desde el comienzo.
  • A partir del momento en el que hayas terminado de plantar tus ajos, obtendrás tu cosecha en 3 meses y medio.

Para que el cultivo tenga éxito, se necesita una tierra muy fértil. Por esta razón, se recomienda agregar una capa de compost (o estiércol, si el suelo es muy ligero) para nutrir la tierra.

Por otra parte, es aconsejable utilizar únicamente fertilizantes naturales para darle densidad al suelo y, también, una mayor cantidad y calidad de nutrientes.

El cuidado de tu cultivo de ajos

La planta de ajo gusta mucho del sol y agua. Es por esta razón que se debe plantar en un sitio donde se disponga de una exposición al sol completa. Busca lugar en tu balcón o en los alféizares de las ventanas.

Ahora bien, para mantener el suelo húmedo es necesario regar el huerto con frecuencia. No debemos permitir que la tierra se vea deshidratada, ya que esto puede matar el cultivo de ajos. Recuerda que la cantidad de agua que debas agregar a tu cultivo dependerá también del tipo de clima del lugar donde te encuentres.

 

Por otra parte, si riegas con demasiada agua, puedes arriesgarte a que el ajo adquiera enfermedades. Caso contrario, si permites que la tierra se seque, los ajos crecerán más pequeños o, en casos extremos, puede que ni siquiera se dé la planta.

Anímate a crear tu cultivo de ajos

El ajo puede ser la planta perfecta para iniciarte en el mundo del huerto urbano ya que no requiere de tantos cuidados como otros cultivos. Sin embargo, debes considerar las variables que hemos mencionado antes.

En definitiva, tener un cultivo de ajos es muy simple, pero hay que saber cuáles son los aspectos a tener en cuenta para reducir el número de dificultades. ¿Por qué no experimentar y comprobar los beneficios de esta gran experiencia?

 
  • Pinzón, H. (2011). Los cultivos de cebolla y ajo en Colombia: estado del arte y perspectivas. Revista Colombiana de Ciencias Hortícolas3(1), 45–55. https://doi.org/10.17584/rcch.2009v3i1.1198
  • Brenes-Madríz, J., & Guillén-Watson, M. A. (2014). Establecimiento de un protocolo in vitro para el cultivo del ajo ( Allium sativum ) en Costa Rica. Tecnología En Marcha27(4), 49–57. https://doi.org/10.18845/tm.v27i4.2085
  • Avicenna J Phytomed. 2014 Jan-Feb; 4(1): 1–14. Garlic: a review of potential therapeutic effects. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4103721/