Así deberían ser las proporciones de tus platos para perder peso

Debemos tener en cuenta que las proporciones del desayuno y la cena no pueden ser iguales, ya que el primero nos aporta energías para todo el día y las otras no las gastamos

No es cuestión de “obsesionarnos” con la comida. Sin embargo, algo tan sencillo como controlar las proporciones de tus platos, el tipo de nutrientes y su adecuada cantidad, podría ayudarnos a cuidar de nuestra línea.

Aún más, la estrategia sencilla y hasta divertida del llamado “método plato” nos permitirá ganar en salud y bienestar.

Sabemos también que en materia de dietas y estrategias para perder peso, hay mil opciones y recomendaciones y que no todas resultan ni saludables ni efectivas. A continuación, te enseñamos cómo cuidar de las proporciones de tus platos. Estamos seguros de que te va a servir de gran ayuda.

Cuida las proporciones de tus platos y verás importantes resultados

El “método plato” no es nuevo. De hecho, es una técnica sencilla que los nutricionistas vienen recomendándonos desde hace mucho tiempo.

No debe sorprendernos tampoco que esta propuesta sea seguida por deportistas y por esas personas que desean bajar de peso sin tener que sufrir, gracias a una alimentación variada, equilibrada y saludable.

Estos serían los principales beneficios de seguir unas adecuadas proporciones en nuestros platos:

  • Tanto el primer como segundo plato se sirven en una misma fuente.
  • Al disponer de un plato de grandes dimensiones donde se reparte toda la comida, la sensación visual de saciedad es más efectiva.
  • Nos obliga a introducir todos esos nutrientes básicos de la pirámide alimenticia.
  • Comprendemos, además, que cada momento del día requiere de unas proporciones diferentes y adecuadas.
  • Un desayuno no puede ser como un almuerzo ni un almuerzo como una cena.

Veamos a continuación las principales claves que debemos tener en cuenta.

Proporciones en nuestro desayuno

platos

Las proporciones son muy ilustrativas de lo que necesitamos para empezar el día.

  • 40% de frutas. El desayuno es el momento del día en que nuestro organismo es más receptivo a estos alimentos. En la cena, por ejemplo, las frutas no resultan del todo adecuadas porque no se digieren muy bien.

La idea más adecuada es combinar un par de ellas (una manzana con unas uvas, por ejemplo). No obstante, aquí tienes el listado de frutas más adecuadas para empezar el día:

  • Cítricos (Pomelo, naranja, mandarina, jugo de limón)
  • Kiwi
  • Fresas
  • Plátano
  • Piña
  • Sandía
  • Melón
  • Melocotón
  • Pera
  • Cerezas

 

  • Un 40% de carbohidratos. Ahora bien, ¿a qué nos referimos con carbohidratos? Y aún más Si deseas perder peso, ¿debes consumirlos?
errores en el desayuno

No es que sea importante consumir carbohidratos, es esencial.  Nuestro cuerpo necesita los carbohidratos para funcionar correctamente, descompone los azúcares y los almidones en glucosa  para utilizarlos como energía.

Asimismo, la fibra presente en los carbohidratos nos ayuda a sentirnos saciados y, por tanto, nos permite gozar de un peso saludable.

Carbohidratos adecuados para tu desayuno:

Por su parte, tampoco hemos de descuidar las proteínas en nuestro desayuno. Los huevos, por ejemplo, son una buena opción.

Proporciones en nuestro almuerzo o comida central del día

plato-almuerzo

Tal y como puedes ver, la clave de la comida central del día es un adecuado equilibrio entre los vegetales (40%) y los carbohidratos (40%).

  • Puedes combinar un arroz con vegetales al vapor o al horno y añadir, por ejemplo, una pechuga de pavo.
  • Productos como la pasta, los garbanzos o la quinoa son excepcionales a esta hora del día.
  • Asimismo, y como recomendación, siempre será mejor incluir un poco de fruta en estas proporciones del almuerzo.
  • Una idea sensacional sería combinar fruta en las ensaladas (espinacas con fresas, lechuga con semillas de granada, espinacas con piña…)
  • Si consumimos la fruta como postre nuestras digestiones se resienten un poco, así que intenta incluirla en el propio plato.
almuerzo

Proporciones en nuestra cena

plato-cena

Es importante concretar aquí que una alimentación adecuada implica comer unas 5 veces al día. Así pues, no dudes en tomar algo ligero pero nutritivo entre horas.

Las frutas, la fibra e incluso un yogur sin azúcar con nueces y pasas puede ser muy adecuado. Veamos ahora las proporciones de nuestros platos en la cena.

Lo primero que observamos es que desaparecen las frutas. A última hora del día, tal y como hemos señalado antes, no resultan del todo adecuadas.

El objetivo está ahora en combinar los vegetales con las proteínas. Estos son unos pequeños ejemplos de qué fuentes de proteína deberíamos añadir en las cenas, y qué vegetales resultan más digestivos a estas horas:

Vegetales:

  • Calabacín
  • Pepinos
  • Alcachofas
  • Berenjenas
  • Espárragos
  • Apio
  • Brócoli
  • Sopas de calabaza
  • Tomates o pimientos al horno (naturales son algo pesados a la hora de digerir)

Fuentes de proteína para la cena:

  • Salmón
  • Bacalao
  • Atún
  • Sardinas
  • Tofu
  • Pollo o pavo a la plancha
Atenta a las cenas

Por último, en lo que se refiere a los carbohidratos, deben estar presentes, pero las proporciones son mínimas.

Una rebanada de pan de semillas o granos enteros, por ejemplo, siempre será una interesante opción a la que no debemos renunciar.