Pros y contras de la comida orgánica

Brunilda Zuñiga 16 octubre, 2016
Los pros y los contras de la comida orgánica pueden ser similares en número. No obstante, lo cierto es que, aunque sea un poco más cara, es mucho más beneficiosa para nuestra salud

La industria de los alimentos orgánicos está en su mejor etapa, gracias a que la demanda de la comida orgánica es mayor que nunca.

 La diferencia entre la comida orgánica y la que no lo es radica en que la primera está hecha sin fertilizantes ni plaguicidas sintéticos.

Crecen con intervención de la ingeniería genética, sin lodos depurados, sin uso de radiación y, por supuesto, sin conservantes.

Con el fin de ser certificadas, estas comidas deben tener al menos el 95% de ingredientes orgánicos.

No obstante, desde un 70% de ingredientes orgánico, un alimento puede ser considerado como comida orgánica.

Echa un vistazo a los pros y contras que la este tipo de comida le trae a tu salud.

Los pros

Evitan los pesticidas

cesta de peras

Los pesticidas y plaguicidas están diseñados para ser tóxicos y son utilizados para prevenir el daño causado por los insectos, malas hierbas, roedores y hongos. Sin embargo, a largo plazo no se está seguro de los estragos que pueda causar a la salud.

Aunque no existen estudios que demuestren el impacto de los posibles residuos de plaguicidas en la salud humana, existe una creciente evidencia que relaciona la exposición a estos químicos con el aumento en enfermedades como la diabetes, el cáncer y el alzhéimer.

Por otro lado, los pesticidas son conocidos por ser peligrosos especialmente para los niños y mujeres embarazadas, puesto que aumentan la posibilidad de tener problemas de atención y aprendizaje, bajo peso al nacer, desarrollo cerebral, sistema nervioso y cáncer pediátrico.

Los cultivos de comida orgánica son cuatro veces menos propensos a tener residuos de pesticidas, además de contener menos concentraciones de cadmio, un metal tóxico que a veces se encuentra en los fertilizantes químicos convencionales.

No olvides leer: Espectacular remedio con laurel y canela para perder peso

Son respetuosos con el medio ambiente

El impacto ambiental de la agricultura convencional es asombroso y evidente. Los contaminantes procedentes de las distintas formas de cosecha causan daños generalizados en el medio ambiente.

En el Golfo de México, los fertilizantes químicos convencionales han creado floraciones masivas de algas, que consumen el oxígeno del agua y hacen que la vida marina sobreviva cada vez menos en esta zona.

La práctica de la agricultura orgánica reduce significativamente el riesgo de la contaminación del agua y evita la erosión del suelo con sustancias perjudiciales.

Carnes más seguras

La cría de animales de manera orgánica les permite crecer sin el uso de antibióticos, hormonas o alimentos tratados con pesticidas.

El consumo de carne orgánica hace que puedas minimizar tu exposición a los pesticidas y bacterias resistentes a los antibióticos. 

Más nutrientes

Nutrientes que no deben de faltar en una dieta saludable

Los cultivos orgánicos tienen mayor concentración de antioxidantes y otros nutrientes importantes para tu cuerpo.

Muchos de estos antioxidantes se encargan de proteger las células y reducir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y el mal de Alzheimer.

Cabe destacar que, además, la leche orgánica tiene más del doble de ácido graso omega 3 en comparación con la leche no orgánica. Esto hace que la primera sea más saludable para tu corazón.

Además, el omega 3 se encuentra también en el yogur y el queso elaborados con leche orgánica.

Por supuesto, estos no deben ser tu única fuente de omega 3, ya que, en tal caso, tendrías que beber 11 litros de leche y 4 onzas de salmón (113 g)  para obtener la cantidad diaria que tu cuerpo necesita.

Evita los transgénicos y aditivos alimentarios

Como no requieren de organismos modificados genéticamente, comer comida orgánica es una de las mejores maneras de saber que estás comiendo productos libres de transgénicos.

Aún se desconoce el impacto de estos en tu salud y la del medio ambiente.

Las normas de certificación orgánica prohíben o limitan de manera severa su uso, además de aditivos tales como:

  • Conservantes
  • Colorantes
  • Aromatizantes
  • Edulcorantes artificiales en los alimentos.

Los contras

Costo elevado

Algunos alimentos orgánicos cuestan casi el doble que sus versiones convencionales. La alta demanda de alimentos orgánicos, combinada con el rendimiento más bajo de los cultivos orgánicos, eleva los costos.

Esto se debe a que no se usan fertilizantes ni pesticidas en el proceso. Además, su producción suele ser más cara, porque requieren de mayor mano de obra. Esto implica un aumento de entre el 10 y 40 por ciento.

No evitan las enfermedades transmitidas por alimentosdolor de estómago

Más allá de las bacterias resistentes a los antibióticos, los alimentos orgánicos no son específicamente más seguros que los que no lo son cuando se trata de contaminación a través de bacterias transmitidas por los alimentos.

Los alimentos de toda variedad son propensos a la listeria, E. Coli, Salmonella y otras bacterias. De hecho solo hay un 10% menos de posibilidades de encontrar una de estas bacterias en la comida orgánica.

Tambiñen es posible que este relacionado con que el porcentaje de alimentos orgánicos vendidos es menor.

¿Quieres conocer más? Lee: Los efectos secundarios de los antibióticos

Vida útil más corta

Los alimentos orgánicos tienen una caducidad menor, en comparación con otros productos que convencionalmente encontramos en el mercado.

Esto se debe a que no son tratadas con cera o conservadores que los ayuden a mantenerse en los estantes por mayor tiempo.

Por este motivo, es probable que tengas que comprar en menor cantidad y con más frecuencia.

Te puede gustar