¿Los protectores solares pueden prevenir el melanoma?

05 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Es muy importante aprender a usar correctamente el protector solar, ya que aunque este no es suficiente para prevenir el melanoma, en conjunto con unas prácticas adecuadas reduce el riesgo de cáncer de piel.
 

Prevenir el melanoma es el principal objetivo de cualquier medida de protección frente al sol. Más allá de que los rayos solares causen resequedad o envejecimiento prematuro, lo más importante es que provocan cáncer, y por eso hay que tomar las precauciones del caso.

Ha aumentado la conciencia comunitaria sobre los riesgos de la exposición al sol. Sin embargo, todavía hay dudas respecto a algunos puntos. Una de ellas es si los protectores solares pueden prevenir el melanoma.

La respuesta a este interrogante es que los protectores solares no previenen el melanoma completamente, pero sí contribuyen en ese propósito. Por sí solos, no son capaces de evitar el riesgo, aunque unidos a otras medidas potencian su efecto de defensa.

Las radiaciones solares y el melanoma

El sol emite diferentes tipos de radiaciones que se diferencian entre sí por la longitud de onda. Los famosos rayos ultravioleta son de tres tipos: A, B y C. Los más peligrosos son los de tipo C, pero la capa de ozono logra absorberlos y no alcanzan la superficie terrestre.

Los rayos ultravioleta de tipo B son los causantes del cáncer de piel, y los de tipo A provocan el envejecimiento de la piel, aunque también el bronceado. En adición, el sol emite rayos visibles que permiten percibir los colores, y rayos infrarrojos que producen calor y vasodilatación.

Exponerse por mucho tiempo al sol incrementa el riesgo de desarrollar melanoma. El daño que los rayos solares causan en la piel es acumulativo, por lo cual, a mayor número de exposiciones, más peligro de tener cáncer de piel. Hay que anotar que esta neoplasia se ha triplicado en el mundo en las últimas décadas.

 

La palabra melanoma proviene de las raíces griegas “melas” y “oma”, que significan “tumor negro”. Como puede inferirse, se trata de un tumor de color oscuro y maligno que aparece por el crecimiento indiscriminado de los melanocitos, que son unas células de la piel.

melanoma tumor negro
El melanoma es un tumor maligno de los melanocitos de la piel

Sigue leyendo: 6 hábitos que te ayudan a proteger la piel contra el cáncer

Prevenir el melanoma con protectores solares

Se ha popularizado la idea de que exponerse al sol no es peligroso si se lleva puesto un protector solar. Esta es una idea equivocada, ya que estos productos por sí solos no pueden prevenir el melanoma, que es el cáncer de piel más agresivo.

Los protectores solares sí ayudan a detener la radiación que ingresa a la piel siempre que su uso sea correcto y vaya acompañado por otras medidas de cuidado. Lo primero es la utilización correcta de estos productos. Y hay que hablar de ello porque es habitual que se cometan errores, como los siguientes:

  • No usar el protector solar todos los días: no importa que el cielo esté encapotado, los rayos del sol siempre penetran en la piel.
 
  • Usar un protector inadecuado: lo aconsejable es que el dermatólogo determine cuál es el tipo de protector solar que debe utilizar cada persona.
  • Errar en la graduación: hay que emplear un protector solar de amplio espectro; esto es, que proteja contra rayos UVA y UBV. Así mismo, que tengan un factor de protección solar (FPS) superior a 35.
  • Aplicar una sola vez: aunque se diga que el protector es de alta duración, lo recomendable es repetir la aplicación del mismo cada dos horas si se está expuesto al sol directo.

Descubre más: Eritema solar: recomendaciones y cuidados

Otros datos de interés

melanoma y lunares
Los lunares sospechosos deben consultarse con un dermatólogo que determine la gravedad

El protector solar ayuda a prevenir el melanoma si simultáneamente se aplican otras medidas de cuidado. Principalmente, evitar exponerse al sol, siempre que sea posible, entre las 10 y las 16 horas. Es importante cubrirse bien, con una gorra y gafas solares con filtro UV.

Es más que recomendable consultar con el dermatólogo cuando sale un lunar, o cuando un lunar ya existente cambia de aspecto. Para saber si una de estas lesiones es riesgosa, debemos aplicar la llamada regla de ABCD:

 
  • A de asimetría: entre más asimétrico un lunar, más sospechoso.
  • B de bordes: los bordes irregulares pueden ser una señal de melanoma.
  • C de color: son más sospechosos aquellos lunares que presentan variación de color en la misma área.
  • D de diámetro: si el diámetro es de 6 milímetros o más, el lunar es altamente sospechoso.

Se puede prevenir el melanoma

Como sucede con muchas otras patologías, la prevención es posible y está al alcance de nuestra mano. Con algunas medidas básicas que combinen el uso de los protectores solares, más la exposición a los horarios adecuados, evitaremos un cáncer. Y ante la duda que nos genere un lunar, la consulta oportuna con el dermatólogo nos pondrá en alerta.

 
  • Mora Ochoa, M., Savigñon, O., Rosa, A., González Gross, T. M., & Castro Mela, I. (2010). El sol:¿enemigo de nuestra piel?. Medisan, 14(6), 0-0.
  • Freer-Bustamante, E. (1999). El uso adecuado de protectores solares en Costa Rica. Revista Costarricense de Ciencias Médicas, 20(1-2), 103-111.
  • Larrondo Muguercia, R. J., Hernández García, L. M., Angulo, A. R., & Larrondo Lamadrid, R. P. (1996). Consideraciones sobre la prevención del cáncer de piel. Revista Cubana de Medicina General Integral, 12(3), 284-288.