Cómo proteger tu espalda y pelvis durante el embarazo

Aunque no lo relacionemos, escoger bien nuestro calzado va a ser determinante a la hora de prevenir los dolores de espalda y pelvis durante el embarazo

¿Estás embarazada? Sabemos que este es un momento de muchas emociones y alegría, pero todo lo bueno puede verse opacado por el dolor de espalda y pelvis.

Durante esta etapa notarás que en la medida en que tu bebé crece, tu postura se adapta para compensar el peso. El arco de la parte baja de la espalda se vuelve más pronunciado, lo que es necesario para proteger tu espalda y pelvis hasta el nacimiento.

Los músculos de la espalda, bajo vientre y pelvis se ajustarán un poco para dar mayor estabilidad al área de la espalda y la pelvis. Todo esto es algo natural en el cuerpo y ocurre para mantenerte estabilizada.

Pese a estos cambios, es probable que los dolores de espalda se mantengan o aumenten si no tomas ciertas medidas para proteger la zona. Para evitarlo, procura:

1. Practicar yoga

embarasada-haciendo-yoga

Los estiramientos que se realizan durante una sesión de yoga ayudan a aumentar la fuerza y flexibilidad, por lo que es una excelente alternativa para proteger tu espalda y pelvis durante el embarazo.

En un estudio llevado a cabo en India se comprobó que una sesión de yoga de una hora al día ayuda a que:

  • El bebé tenga un mejor peso al nacer
  • El trabajo de parto sea más rápido
  • La hipertensión sea menos menos frecuente

Por si lo anterior no te termina de convencer, debes recordar que el yoga también relaja tus músculos y te ayuda a dormir mejor y más rápido.

Al momento de practicar yoga te recomendamos que elijas las posturas con las que te sientas cómoda. A pesar de que es una práctica con muchos beneficios, nunca es buena idea forzar tu cuerpo más de la cuenta.

¿Quieres conocer más? Lee: Posturas de yoga para adelgazar

2. Presta atención a tu postura corporal

Otra medida que será de gran ayuda para proteger tu espalda y pelvis durante el embarazo es mantener la postura correcta.

Debes prestar mucha atención la forma en que te paras y caminas. Procura mantener los glúteos en su posición normal y que tus hombros estén paralelos a tus orejas.

Generalmente las mujeres embarazadas dejan caer los hombros y arquean la espalda. Esto ejerce demasiada presión sobre la columna vertebral y ocasiona problemas para dormir, por lo que debes evitarlo.

Al sentarte es buena idea apoyar los pies sobre algo alto, como un banco o silla. De esta forma previenes el dolor lumbar.

En caso de que tu embarazo esté demasiado avanzado y elevar los pies sea complicado, prueba a recostarte con una pequeña almohada o cojín detrás de la parte baja de la espalda.

No pases mucho tiempo sentada: haz pausas y párate a caminar un poco.

3. Elige calzado cómodo

Elige calzado cómodo

¿Eres de las mujeres que aman los zapatos? De ser así, es posible que muchos de tus zapatos sean geniales a la vista pero completamente dolorosos o incómodos al usarlos.

Para proteger tu espalda y pelvis procura dejar los tacones altos por unos meses.

Si bien los tacones pueden hacer lucir espectaculares a tus piernas, también ocasionan alteraciones en la postura y malformaciones en los pies y dedos.

Sumando lo anterior a un embarazo avanzado, obtendrás días de mucho dolor y noches difíciles de sobrellevar.

Aunque solo sea en los últimos tres meses de embarazo, opta por zapatos de suela cómoda y de tacón pequeño. Asegúrate de que te den buena estabilidad al estar de pie o caminar.

4. Masajes prenatales

Si tu presupuesto no es demasiado ajustado y te es posible contratar a un masajista profesional, los masajes prenatales son una excelente idea.

Un masaje prenatal reduce el dolor y ayuda a proteger tu espalda y pelvis al relajar los nervios inflamados. Si te decides por tomar un masaje de estos a la semana, es posible que te libres de las molestias casi por completo.

Cuando los nervios se mantienen inflamados, el dolor ocasiona molestias en gran parte del cuerpo. En algunas mujeres esta molestia ocasiona dolor de cabeza que puede agravar los síntomas.

El masaje también te ayudará a estar más tranquila y dormir mejor. Algo que te recomendamos vigilar bien es que la persona encargada esté correctamente cualificada para tratar mujeres embarazadas.

Visita este artículo: Beneficios de realizar masajes regularmente?

5. Nadar

Embarazo nadar

Nadar es uno de los mejores ejercicios para las mujeres embarazadas, pues elimina toda la tensión que se acumula en la espalda.

Esto ocurre porque al estar en el agua, la gravedad deja de afectar tu cuerpo y te sentirás muy ligera.

Proteger tu espalda y pelvis suele ser complicado, pues el peso del bebé está ahí en todo momento, salvo cuando nadas. Nuestra recomendación es que nades, al menos, tres veces por semana.

6. Usa un cinturón o faja de maternidad

Al comprar ropa de maternidad seguro que has visto los cinturones de maternidad. Estos tienen como finalidad ayudarte a sostener el vientre, la zona pélvica y lumbar.

De esta forma evitarás que la tensión se acumule. Cuanto más grande sea tu vientre, más difícil será sobrellevar el peso por lo que se recomiendan particularmente para mujeres embarazadas:

  • De gemelos
  • Con vientres muy grandes
  • Con problemas lumbares previos

El peso queda mejor repartido, pues la faja actúa como complemento de los músculos abdominales centrales.

Procura adquirir un cinturón de maternidad de buena calidad para asegurarte de proteger tu espalda y pelvis correctamente.

Categorías: Maternidad Etiquetas:
Te puede gustar