Proteína de soja: ¿buena o mala para tu salud?

Antonella Grandinetti · 23 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 22 febrero, 2019
En este artículo descubriremos si la controversia sobre la proteína de soja tiene o no fundamentos científicos, analizando sus beneficios y los posibles riesgos que avalan los estudios. No te lo pierdas.

La soja puede comerse de diferentes maneras, ya sea como habas de soja o en una multiplicidad de productos que se hacen a base a ella, como el tofu o la leche de soja. Ahora bien, existe una gran controversia sobre los beneficios de la proteína de soja para la salud.

Veganos y vegetarianos obtienen proteínas a través de la soja. Ahora bien, ¿es realmente buena la proteína de soja o acaso es mala para la salud? Revisemos juntos las diferentes investigaciones científicas.

Propiedades nutricionales de la soja

Granos de soja
La soja contiene los 9 aminoácidos esenciales para el organismo.

La soja aporta una proteína de alta calidad nutricional, es decir, que contiene los nueve aminoácidos esenciales para el organismo. Esto es, justamente, lo que la convierte en un alimento fundamental para veganos y vegetarianos.

Las habas de soja cocidas aportan unas 127 kilocalorías por cada 100 gramos y alrededor de 12 gramos de proteínas, 5,5 gramos de grasa, 10 gramos de hidratos de carbono y 4 de fibra por la misma cantidad.

La mejor opción para aprovechar sus beneficios es consumir las habas de soja al completo o aquellos productos que se realizan con ellas, como el tempeh, el miso o el tofu. Estos productos no contienen conservantes ni azúcares o grasas añadidos.

Descubre: Cómo hacer tofu, el delicioso queso de soja

Polvo de proteína de soja

Si nos referimos específicamente al polvo de proteína de soja que se realiza con habas de soja desgrasadas para eliminar su fibra y sus azúcares, encontramos que sus propiedades nutricionales son por cada 28 gramos:

  • 95 calorías
  • 1 gramo de grasa
  • 2 gramos de carbohidratos
  • 1,6 gramos de fibra
  • 23 gramos de proteína
  • 25 % del valor diario necesario de hierro
  • 22 % de la dosis diaria recomendada de fósforo
  • 22 % del valor diario recomendado de cobre
  • 21 % de la dosis diaria recomendada de manganeso

El polvo de soja es fuente de proteínas, pero a la vez de fitatos, un componente que podría disminuir la absorción de los minerales.

La controversia de la proteína de soja

Tofu y granos de soja
Existe una gran controversia rodeando a la soja, ¿es buena o mala para la salud?

Las críticas hacia la proteína de soja aparecieron a causa de sus componentes: las isoflavonas y los fitoestrógrenos. En el pasado, se los relacionó con el crecimiento de células cancerígenas, problemas de fertilidad y de tiroides.

Soja y cáncer

En 2010, un estudio llegó a la conclusión de que aquellas mujeres que habían tenido un consumo moderado de soja a lo largo de su vida tenían un riesgo menor de padecer cáncer de mama que aquellas que no consumían dicho alimento.

También merece la pena destacar que la misma investigación no encontró relación entre un incremento del riesgo de esta clase de cáncer con un consumo moderado de isoflavonas.

Quizá te interese: Últimos ensayos clínicos para el tratamiento del cáncer de mama

Relación entre soja y fertilidad

La proteína de soja es rica en fitoestrógenos, un compuesto similar a los estrógenos pero producida en las plantas, que se ha asociado a la alteración de los niveles hormonales.

Las investigaciones no han llegado a conclusiones que apoyen la disminución de la testosterona por el consumo de soja. Por el contrario, no se han observado modificaciones en hombres que consumen proteína de soja.

Problemas de tiroides y soja

La última preocupación referida al consumo habitual de proteína de soja se refiere a un posible aumento de problemas de tiroides.

Si bien la mayoría de los estudios no han encontrado una relación directa entre ambas, una investigación del 2011 encontró un aumentó en la progresión de hipotiroidismo subclínico a hipotiroidismo manifiesto en aquellas personas que consumen soja de manera regular. A pesar de ello, se necesitan más estudios al respecto.

Si padeces hipotiroidismo, consulta con tu médico antes de decidir aumentar tu ingesta de proteína de soja. Quizá sea necesario regular tu medicamento para la tiroides conociendo el cambio de dieta.

Alimentos modificados genéticamente

Finalmente, la controversia se centra en que los productos de soja son frecuentemente modificados genéticamente. Sin embargo, a día de hoy, no existen pruebas científicas de que existan efectos adversos para la salud al comparar proteína de soja genéticamente modificada con proteína de soja no modificada.

Beneficios de la proteína de soja

Granos de soja y una taza
La proteína de soja podría ayudar a reducir el colesterol malo y el riesgo de cáncer de mama.
Incluir proteína de soja a tu dieta podría tener algunos beneficios para tu salud, como por ejemplo:
  1. Una reducción del colesterol malo (LDL) y un aumento del colesterol bueno (HDL).
  2. Algunos estudios asocian el consumo regular de proteína de soja a una disminución del riesgo de cáncer de mama.
  3. El consumo habitual podría reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  4. La soja es una excelente fuente de proteína vegetal, perfecta para aquellas personas que no consumen proteína animal, ya sea por problemas de salud o por convicciones.
  5. Podría ayudar a disminuir los síntomas de la menopausia. Sin embargo, hasta el momento los datos  al respecto no son concluyentes.

La proteína de soja aporta beneficios al organismo y sus efectos secundarios, hasta el momento, no han sido concluyentemente determinados. Si deseas incrementar el consumo de soja, consulta con tu médico o nutricionista, él mejor que nadie podrá aconsejarte al respecto.