Qué es la proteína de suero de leche y quién debe tomarla

La proteína de leche ayuda a evitar la pérdida de masa muscular vinculada al envejecimiento. También aumenta la fuerza, la resistencia y la recuperación después del entrenamiento deportivo.

El suero de leche ha sido, durante décadas, un producto que sobraba del proceso de elaboración de quesos.

No obstante, hoy en día es un ingrediente fundamental como materia prima para elaborar algunos aditivos culinarios y, sobre todo, la base de los famosos batidos de proteína de suero de leche.

Descubre en este artículo cuáles son las propiedades de este alimento y quién debería tomarla para beneficiarse de sus virtudes medicinales.

¿Qué es el suero de leche?

El suero de leche o lactosuero es el líquido que se obtiene durante la coagulación de la leche durante el proceso de elaboración del queso y la caseína.

Su color es amarillo verdoso, de aspecto turbio y sabor un poco dulce.

Su composición es, en su mayoría, agua, así como una pequeña cantidad de proteínas y grasas.

El lactosuero es rico en vitaminas A, B y C, y minerales como el hierro, el potasio, el magnesio, el calcio o el fósforo. Es importante destacar que contiene lactosa.

Visita este artículo: Potasio: regulación y funciones

La proteína de suero de leche

suero de leche

Del suero de leche se extrae un producto dietético, cada vez más popular, compuesto por proteínas de alto valor biológico.

Esto significa que contiene todos los aminoácidos esenciales en proporciones altas y que son los que nuestro organismo absorbe mejor.

Esta bebida láctea, que se suele vender en polvo y combinada con otros ingredientes, es muy famosa en los ámbitos deportivos por sus excelentes propiedades.

Propiedades del suero de leche

A continuación destacamos los principales beneficios para la salud de la proteína de suero de leche:

  • Aumenta la fuerza, la resistencia, la masa muscular y la recuperación después del entrenamiento. Por este motivo, cada vez lo toman más deportistas.
  • Además, es una alternativa más digestiva a otras proteínas de origen animal.
  • Nos ayuda a evitar la pérdida de masa muscular vinculada al envejecimiento, conocida como sarcopenia.
  • Reduce la acumulación de grasa en el cuerpo, en especial, en la zona del vientre.
  • Reduce las inflamaciones.
  • Tiene propiedades anticancerígenas.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Reduce los niveles de glucosa en sangre y, por lo tanto, las ansias de comer dulce. Previene también la diabetes tipo 2.
  • Reduce los niveles de triglicéridos en sangre.
  • Combate la hipertensión arterial.
  • Mejora los estados de estrés.

¿Cómo se toma?

leche

Lo ideal es consumir este producto natural como suplemento, para reforzar el entrenamiento deportivo o de manera ocasional.

También puede ser un buen desayuno si lo combinamos con otros ingredientes, como por ejemplo: fruta, frutos secos, avena, aceite de coco virgen extra, etc.

Puede resultar delicioso mezclar este alimento con plátano, cacao, canela, vainilla natural, frutos rojos o frutas tropicales.

Ver también: ¿Sabías que los frutos secos ayudarían a perder peso?

¿Cómo elegimos la proteína?

suero de leche

Para obtener la proteína del suero de leche se realiza un proceso de transformación que debemos conocer, ya que hay una gran variedad de marcas y calidades.

Debemos elegir el que sea más efectivo, pero también más beneficioso para nuestra salud:

  • Proteína de suero de leche aislada: se obtiene al eliminar la grasa y la lactosa. Tiene un alto porcentaje de proteína. No obstante, no recomendamos esta variedad, pues durante el proceso se usan ácidos y se somete a altas temperaturas, de modo que también se pierden muchas propiedades. Su precio suele ser más caro, ya que es un producto más procesado.
  • Concentrado de proteína de suero de leche: este producto se obtiene con anterioridad al proceso de aislado anterior. Contiene ciertas cantidades de grasa y lactosa y un menor porcentaje de proteína, pero es más natural y equilibrado. 
  • Calidad orgánica: además de elegir la opción concentrada, recomendamos elegir un producto orgánico. De este modo, nos aseguramos que la alimentación de las vacas son pastos sin pesticidas ni herbicidas. Además, el producto resultante es más rico en nutrientes.
  • Otros ingredientes: a la hora de elegir una marca u otra debemos leer la etiqueta para asegurarnos de que el resto de ingredientes sean de calidad. Debemos evitar los que contengan azúcar, edulcorantes, colorantes o saborizantes artificiales. El mejor endulzante para nuestro batido es la estevia y los sabores, en caso de necesitarlos, deberían ser extractos naturales.