Proteínas en la orina: síntomas, causas y tratamiento

Edith Sánchez · 29 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 25 septiembre, 2019
No siempre la presencia de proteínas en la orina significa que haya un problema de salud, en estricto sentido. A veces esto depende de circunstancias pasajeras. Pero si esta condición persiste, significa que hay una dificultad en el funcionamiento de los riñones.

Las proteínas en la orina a veces son una señal de que los riñones no están funcionando tan bien como deberían. En principio, esta condición no genera ningún síntoma y solo es detectable mediante un análisis de orina. Por eso, la mayoría de las veces pasa desapercibida en las fases iniciales.

Todos tenemos proteínas en la sangre. Estas cumplen un papel muy importante en el cuerpo, ya que contribuyen a configurar los huesos y los músculos, así como a controlar la cantidad de líquidos en la sangre y a prevenir infecciones, entre otros. Sin embargo, estas no tienen por qué pasar a la orina.

Cuando hay proteínas en la orina, de forma abundante y persistente, significa que los riñones están haciendo un filtro incorrecto. Deberían procesar y eliminar los desechos y no las proteínas. Se le considera una señal temprana de problemas renales, que debe ser atendida.

Las proteínas en la orina

Médico con bote de orina

Siempre hay alguna cantidad de proteínas en la orina. Cuando su volumen es bajo, se considera normal. De hecho, hay algunas circunstancias en las que la presencia de una gran cantidad de proteína no se considera anormal. Esta sube, por ejemplo, después de hacer ejercicio o por alguna infección, especialmente en los jóvenes.

Las proteínas en la orina nos hablan de un problema de salud cuando sus niveles son altos de forma persistente. Esta condición recibe el nombre de proteinuria, si no hay otras anomalías en la orina. Casi siempre es señal de que hay alguna disfunción renal que no se ha detectado aún.

La presencia de un alto volumen de proteínas en la orina es más frecuente en las personas que sufren de hipertensión o diabetes y en quienes tienen antecedentes familiares de enfermedad renal. Sin embargo, cualquier persona puede presentar este síntoma.

Síntomas

La proteinuria obedece a diferentes causas y por eso sus características varían notablemente de un caso a otro. Como se señaló anteriormente, en un principio no genera ningún tipo de síntomas. Es habitual que las primeras señales aparezcan cuando ya algún problema renal haya evolucionado.

En esos casos pueden aparecer síntomas tales como disminución en la producción de orina, retención de líquidos que genera inflamación en los tobillos, fatiga, mareos, vómitos, falta de apetito y sabor desagradable en la boca. Uno de los síntomas más comunes es la orina con espuma y de textura jabonosa.

La forma normal de diagnosticar la proteinuria es mediante un análisis de orina. Hay una prueba rápida, que se hace sumergiendo una tira en la orina. Si esta cambia de color, significa que hay proteínas en la orina en alta cantidad. También se puede hacer un análisis químico, el cual es más detallado.

Descubre: 8 tipos de orina que podrían decir algo importante sobre la salud

Causas

vasopresina

Como ya se explicó, en algunas ocasiones la causa de la proteinuria es alguna circunstancia transitoria. Esta puede ser un gran esfuerzo físico, presencia de fiebre, temperaturas externas extremas o incluso la tensión emocional. En estos casos la función del riñón se altera solo de forma temporal.

En la proteinuria severa, la causa más frecuente es la enfermedad glomerular. Esta se relaciona con una anomalía en el glomérulo, que es una red capilar que actúa como filtro en los riñones. La enfermedad glomerular a veces es causada por la diabetes, el lupus, la preeclampsia y otros problemas de salud.

La proteinuria moderada suele tener su origen en anomalías del túbulo renal. En otros casos, el factor que desencadena el problema es el fenómeno conocido como “rebosamiento”. Este se produce cuando las proteínas tienen un peso molecular muy bajo y pasan fácilmente por los filtros del riñón.

Descubre: Acerca de la dieta hiperproteica para perder peso

Tratamiento

El tratamiento de la proteinuria depende de la causa del problema. Si lo que la genera es una enfermedad secundaria, esta se debe tratar para que cese la presencia de proteínas en la orina.

Lo más habitual es que se receten medicamentos de dos tipos cuando la enfermedad subyacente es diabetes o hipertensión Los primeros son los llamados “inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina”, conocidos como ACE, por su sigla en inglés. Los segundos son los “bloqueadores de los receptores de angiotensina”, o ARB.

Ambos medicamentos suelen recetarse cuando la enfermedad subyacente es diabetes o hipertensión. Sin embargo, aunque no estén presentes esos problemas de salud, tales fármacos también se ordenan para prevenir daños renales. En cualquier caso, la presencia de proteínas en la orina siempre es motivo de consulta médica.

  • Farías, R., Páez, N., García, E. A., Marino, A., Herrera, B., & Padilla, E. (2015). Correlación entre cociente proteína/creatinina y proteinuria de 24 horas en pacientes con enfermedad renal. Acta bioquímica clínica latinoamericana, 49(2), 215-220.