Prueba de cáncer de próstata en hombres, ¿cuándo y cómo?

El cáncer, una enfermedad que puede afectar a casi todas las células de nuestro cuerpo, puede llegar a alterar a esta región corporal. Así, las células de la próstata comienzan a dividirse de manera descontrolada y no poseen una muerte natural programada.

A diferencia de las mujeres, los hombres poseen una glándula, la próstata, que produce ciertas sustancias que encontramos en el semen. Asimismo, se encuentra por debajo de la vejiga y delante del recto. Por otra parte, el tamaño de esta estructura varía con la edad. En los jóvenes posee un tamaño reducido que va aumentando a medida que el sujeto crece.

El cáncer, una enfermedad que puede afectar a casi todas las células de nuestro cuerpo, puede llegar a alterar a esta región corporal. Así, las células de la próstata comienzan a dividirse de manera descontrolada y no poseen una muerte natural programada.

En esta patología, como en cualquier otra alteración médica, el diagnóstico precoz aumenta las probabilidades de supervivencia del paciente. En el siguiente apartado comentaremos las pruebas más utilizadas por el equipo médico en esta situación.

¿Cuáles son las pruebas para detectar el cáncer de próstata?

Normalmente los especialistas pueden sospechar que una persona tiene esta afección si aparecen resultados anormales en las pruebas de diagnóstico. Por ejemplo, entre las más comunes podemos señalar:

Revisión de los antecedentes médicos

El personal sanitario comprobará el historial clínico del paciente y sus antecedentes familiares. Se denominan antecedentes a aquellos familiares que hayan padecido una enfermedad similar. También se le preguntará al paciente por su estilo de vida y por factores de riesgo. Por ejemplo, el tabaquismo o la exposición a sustancias químicas.

Ver también: Estadios del cáncer de vejiga

Examen físico

El médico comprobará los síntomas que haya desarrollado el sujeto (suelen ser problemas urinarios o sexuales). Sin embargo, en las primeras etapas de la enfermedad, la alteración suele ser asintomática (no presenta síntomas). Dentro de este apartado se pueden llevar a cabo otra serie de procedimientos:

  • Tacto rectal. En ella el médico colocará un dedo (recubierto por un guante clínico) en el recto del paciente. Así, se puede comprobar si existe alguna abultamiento cerca de la región de la próstata que pueda ser cancerígeno. También puede ayudar a localizar el cáncer dentro de la próstata y si se ha extendido a las zonas próximas.
  • Otras pruebas para examinar otras regiones corporales.

Prueba de sangre del antígeno prostático específico (PSA)

En este examen se extrae una muestra de sangre del paciente y se analiza en laboratorio. Por norma general los hombres sano poseen unos niveles de PSA inferiores a 4 ng/ml de sangre. Si este resultado aparece por encima de lo normal, el paciente tiene más probabilidades de desarrollar el trastorno.

Así, cuanto más aumentan los resultados, más riesgo existe de presentar cáncer de próstata. Por otra parte, esta prueba también se puede realizar para determinar las características del cáncer. Por ejemplo, su etapa, su posible extensión, las opciones y evolución del tratamiento, etc.

Ecografía transrectal

Durante esta prueba se coloca una pequeña sonda en el tracto rectal del paciente. Este aparato produce ondas de sonido que rebotan en la próstata y vuelven a ser recibidas por la sonda, que genera una imagen en blanco y negro en un ordenador conectado. Se puede utilizar tanto como prueba de diagnóstico como para evaluar otras propiedades del cáncer.

Lee también: Tratamiento del cáncer de próstata

Biopsia de la próstata

Normalmente se realiza junto a la ecografía transrectal para localizar rápidamente la glándula prostática. A continuación, se inserta una aguja que extrae una serie de muestras con pequeña cantidad de esta región.

Para ello se le administra al paciente una pequeña cantidad de anestesia para aliviar las posibles molestias durante la prueba. Esta fase suele tener una duración de 10 ó 15 minutos. También se le administrarán al paciente antibióticos u otros medicamentos para minimizar el riesgo de infecciones.

Poco después las muestras se examinan al microscopio en un laboratorio especializado. Sin embargo, esta prueba puede fallar si se extraen muestras de una zona que no posea el tumor canceroso. Por eso, en ocasiones se puede tener que repetir este procedimiento.

Prevención del cáncer de próstata

El riesgo de padecer esta patología aumenta con la edad. Por este motivo se han desarrollado varios programas de prevención precoz para detectar el cáncer en las primeras fases de la enfermedad y así tratar de erradicarlo cuanto antes. Es importante seguir las indicaciones de su equipo médico y acudir a todas las revisiones.

Te puede gustar