Pruebas de amor para validar la solidez de una relación de pareja

Conquistar a nuestra pareja cada día y preocuparnos por sus inquietudes puede ser una de esas pruebas de amor que nos ayudarán a mantener viva la relación

Durante la fase de enamoramiento, el amor es loco. Todo es euforia, ganas, pasión…

Sin embargo, cuando esta fase pasa y estamos a las puertas del amor maduro, es importante tener en cuenta determinadas pruebas de amor para saber si hay futuro o no en la relación.

Todos hemos “predicho” en alguna ocasión el fracaso o ruptura de una relación que no fuese la nuestra. Esto es porque, con la perspectiva adecuada, las cosas se ven mucho más claras.

Lee: Los 4 pilares fundamentales de una pareja

Sin embargo, cuando es nuestra la relación de pareja, nos encontramos bastante ciegos y perdidos. Con las siguientes pruebas de amor, podremos validar la solidez de nuestra relación.

¿Cómo es la comunicación en la pareja?

Pareja mirándose frustrada

Uno de los pilares de toda relación de pareja es la comunicación. Sin embargo, aún hoy día, en las parejas consideradas monógamas hay una falta importante de interacción entre los dos miembros que la conforman.

Esta es una de las pruebas de amor más importantes. Pues, sin comunicación, no hay confianza. Estamos hablando de una comunicación sincera, no de una comunicación basada en los siguientes ejemplos:

  • Decimos “sí” a cosas que, en el momento preciso, la respuesta va a ser un “no”. Por ejemplo, tener un hijo, casarse, abrir la relación…
  • Sentimos deseo por otras personas e incluso puede que, si se diese la oportunidad fuéramos infieles, pero estos deseos no se los comunicamos a nuestra pareja.
  • Uno de los miembros de la relación espera que el otro cambie determinadas actitudes, aunque esto no se lo manifiesta: espera que se dé cuenta solo (que le lea la mente).

Descubre: 4 errores frecuentes en nuestras relaciones de pareja

Estos son tan solo algunos ejemplos que denotan una gran falta de comunicación y que, a la hora de la verdad, pueden provocar muchos conflictos y problemas.

No tenemos por qué tener miedo a comunicarnos con nuestra pareja. Sin embargo, es normal que así sea, pues nuestros modelos de referencia siempre han presentado carencias en este aspecto.

La importancia de los detalles

Pareja siendo detallista desayuno

Otra de las pruebas de amor que podemos hacerle a nuestra propia relación está relacionada con los detalles. No nos estamos refiriendo a detalles materiales, sino más bien de otro tipo.

Es cierto que hay personas a las que les cuesta mostrar su amor en público. Se cortan al besar, abrazar o incluso proporcionarle una caricia a su pareja.

Sin embargo, una mirada que lo diga todo, una llamada inesperada en un descanso del trabajo para decirle a tu pareja lo mucho que piensas en ella, un mensaje pícaro, traerle al hacer la compra esos chocolates o esa flor que tanto le gusta…

Hay muchos detalles que demuestran el cariño que le tenemos a la otra persona. Sin esos detalles, se pierde la magia, el amor no se riega y, al final, termina marchitándose.

Lee: El amor que se respeta se riega todos los días

Una relación de pareja no requiere de mucho esfuerzo pero, en ocasiones, el “acomodamiento” y el hecho de no tener que conquistar a nuestra pareja porque ya la “tenemos” nos hace olvidarnos de los pequeños detalles.

En realidad, a la pareja se la conquista cada día. Porque no tenemos nada asegurado. Porque las relaciones hay que cuidarlas y, entre ellas, está también la relación de pareja.

La prueba de fuego: se preocupa por ti

Pareja apoyándose

Esta es la última de las pruebas de amor de las que vamos a hablar, pero no se trata de preguntar sobre cómo ha ido el trabajo o cómo están los niños. Se trata de preguntar sobre cómo se siente la pareja.

Cuando queremos a alguien de verdad, nos preocupamos por sus emociones. Queremos que esa persona esté bien y, si no lo está, brindarle nuestros oídos para escucharla y que, al menos, pueda desahogarse.

Sin embargo, en ocasiones, nos volvemos egoístas y estamos tan pendientes de nuestras cosas que se nos olvida preocuparnos por nuestra propia pareja.

Caemos en conversaciones banales de trabajo, cuestiones cotidianas, rutinas, familia… Pero ¿qué pasa con los sentimientos?

Antes de irte no te pierdas: 5 condiciones del buen amor

Las relaciones de pareja no son sólidas solo porque exista amor. El amor no puede con todo, es un sentimiento que hay que cuidar con comunicación, escucha, comprensión, preocupación, sinceridad y brindándole atención a los pequeños detalles.

Todo esto merece la pena para construir una base sólida y, por ende, una relación sana.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar