5 cosas que no deberías publicar sobre tus hijos en Internet

Por seguridad y respeto a la intimidad, hay algunas cosas que los padres deben evitar publicar sobre sus hijos en las redes. Aunque puede parecer sin importancia, en el futuro puede traer consecuencias.

Las formas de interactuar de los seres humanos han cambiado con el “boom” que han tenido las redes sociales en los últimos años. Gracias a estas y otras herramientas de internet, la comunicación y las relaciones sociales se han extendido significativamente.

El problema es que no todos son conscientes de la responsabilidad que implica el manejo de redes y, por desgracia, muchas de las publicaciones acaban teniendo consecuencias indeseadas. Por esto, desde hace algún tiempo, uno de los consejos es verificar lo que vas a publicar sobre tus hijos.

Si bien en un principio puede parecer inofensivo compartir una foto o vídeo, su contenido puede traer consigo varios problemas. Y es que, exponer a los pequeños en determinadas situaciones, no solo atenta contra su privacidad, sino que puede ser peligroso.

¿Cuáles son las cosas que es mejor no publicar sobre los hijos? Aunque para muchos puede ser controvertido, existen algunos tipos de contenidos que es mejor reservarse.

Cosas que deberías evitar publicar sobre tus hijos

Cuando los niños no están en edad de hacerse responsables de su privacidad, son los padres los que deben velar por esta. Ahora bien, aunque cada quien es libre de publicar en sus redes sociales, divulgar fotografías o vídeos de los pequeños puede vulnerar ese derecho.

A la mayoría de los padres les resulta gracioso o “inofensivo” el hecho de compartir muchos de los momentos importantes de sus hijos. Sin embargo, algunos no tienen en cuenta el impacto que tendrán en la web o las consecuencias futuras para el niño.

Es fundamental aprender a valorar el contenido que se pone en internet, sobre todo cuando implica exponer a los menores. Por esto, compartimos en detalle esas situaciones en que no debes publicar sobre tus hijos.

1. Imágenes en el baño o semidesnudos

Madre con su bebé desnudo envuelto en una manta.

Como padres, es normal sentir orgullo cuando los niños consiguen ir solos al baño. Sin embargo, esa felicidad no debe ser compartida en internet. Por más tiernos que se vean sentados en el inodoro por primera vez, se deben evitar fotografías o vídeos del momento.

Tampoco es correcto divulgar imágenes cambiando pañales o mientras se les está vistiendo. Cualquier fotografía de desnudez o semidesnudez vulnera su derecho a la intimidad y lo expone a varios peligros.

¡Cuidado! Aunque pueda parecer alarmante o exagerado, muchas personas sin escrúpulos usan este tipo de contenidos para fines pornográficos.

2. Fotografías en situaciones embarazosas

Cualquier cosa puede ser tendencia en internet. Por esta razón, debes saber si lo que vas a publicar sobre tus hijos les puede causar problemas en el futuro.

Debes leer: ¿Cómo preparar a tu hijo mayor para recibir a su hermano?

Las fotografías en situaciones embarazosas pueden ser graciosas para los adultos. El inconveniente es que los niños quedan expuestos a las burlas y, más tarde, se pueden sentir muy avergonzados.

Hay que recordar que en las redes va quedando el historial de todo lo que se publica y, por ello, en el futuro puede ser negativo para los hijos.

3. Imágenes en las que salen otros niños

Dos niños pequeños.

Como ya hemos mencionado, proteger la privacidad e intimidad de los niños es responsabilidad de sus padres. Considerando esto, es importante entender que no es correcto publicar fotografías en las que queden expuestos otros menores.

Es cierto que no todos le prestan demasiada atención al tema. Sin embargo, hay muchos que procuran evitar al máximo que sus hijos queden expuestos de cualquier forma en redes. Cualquier imagen en la que haya otros niños debe tener un permiso previo antes de ser divulgada.

4. Fotos con datos de carácter personal

En una fotografía puede haber más información de la que se aprecia a simple vista. Por lo tanto, es muy importante revisar que su contenido no incluya datos de carácter personal que puedan ser peligrosos:

  • Lugar de estudio
  • Placa o matrícula de coche
  • Dirección del domicilio
  • Lugares frecuentados

No hay que pasar por alto que estos datos pueden llegar a individuos con malas intenciones. Por desgracia, las redes han facilitado muchos secuestros y abuso de menores.

Quizá te interese leer: Las buenas personas no suelen sospechar de la maldad ajena

5. Imágenes de cuando están enfermos

Niña pequeña enferma.

Es normal querer compartir una fotografía de los hijos enfermos con su abuela o un familiar cercano; pero de ahí a publicarla en redes hay una gran diferencia. En momentos de tanta fragilidad hay que tener respeto por la intimidad de los niños.

El contenido puede ser patético u ofensivo para los demás usuarios. De hecho, muchas veces va a dar a páginas que buscan ganar compartidos y “me gusta” despertando la lástima de otros.

Todo el contenido que se sube a internet puede pasar al dominio público. Por esto, como padres, es fundamental configurar la privacidad de las redes y evitar algunas publicaciones. ¿Lo has tenido en cuenta hasta ahora?

Te puede gustar