Pudin de almendras y galletas

El tiempo de cocción del pudin va a depender en gran medida de su tamaño, así como de las características de nuestro horno. Si introducimos un palillo y sale limpio estará listo

Si deseas crear una merienda exquisita, has llegado a la receta adecuada.  Hoy te presentamos como hacer un delicioso pudin de almendras y galletas.

El pudin o budín, es un postre tradicional inglés y estadounidense, el cual se elabora con ingredientes propios de ambas regiones, tales como: sémola, arroz, miga de pan, bizcocho, etc.

Existen variantes de pudin en salado o dulce, con varias formas de prepararse. El pudin dulce es el más conocido.  Su textura de bizcocho empapado o flan con bizcocho es una delicia.

Hoy vamos a mostrarte cómo hacer una de las variantes de budín más deliciosa: el pudin de almendras y galletas.

Las galletas podemos emplear las industriales pero, si te atreves y tienes tiempo, si hicieras el pudin con galletas caseras, dejarías con la boca abierta hasta a los chefs.

Esta receta es muy sencilla, y es ideal para tomar con un vaso de café o de leche. ¿Te animas?

Pudin de almendras y galletas

Ingredientes

pudin de platano con caramelo

  • Caramelo liquido industrial o casero. Si optas por hacerlo casero, necesitarás agua y azúcar.
  • 200 g de galletas tipo María
  • 200 g de almendra molida
  • 200 g de azúcar
  • 6 huevos XL
  • 3 vasos de leche entera (600 ml)
  • ½ vaso de nata líquida (100 ml)

Para decorar:

Preparación

  • Lo primero que haremos será moler o picar las galletas tipo María.

Bien podemos hacerlo en una picadora eléctrica, con mazo y mortero, o metiéndolas en una bolsa precintada y aplastándolas con el rodillo.

  • Si las almendras no las adquirimos ya molidas, deberemos molerlas también con el método que empleemos para moler las galletas.

Cuando esté todo molido ya, nos pondremos a hacer el caramelo líquido.

  • El caramelo líquido se hace de una forma muy sencilla: en un cazo pones la misma parte de agua que de azúcar.

Es decir, si pones tres cucharadas de azúcar, añades tres cucharadas de agua. Mezcla bien hasta que se forme un caramelo dorado y espeso.

  • Impregna con caramelo líquido el fondo de un molde alargado, el que se usa para hacer bizcochos.

Después, nos pondremos a hacer el pudin:

receta-pudin-de-frutas-con-almíbar

  • En un bol grande o vaso de batidora, añadiremos las galletas molidas, el azúcar, la leche y la nata líquida.
  • Batimos todo bien con la batidora eléctrica.
  • En un plato, iremos cascando un huevo para comprobar que está bien y lo añadiremos al bol grande.
  • Batiremos bien con la batidora. Haremos lo mismo con los otros cinco huevos restantes.
  • Por último, añadiremos las almendras molidas y terminaremos batiendo bien la mezcla.
  • Vertemos la mezcla en el molde para pudin alargado, donde teníamos puesto el caramelo líquido como base.
  • En una bandeja de horno honda, la que se emplea para hornear coca, haremos la cocción a baño María.
  • Para ello, pondremos esta bandeja en el horno. Encima colocaremos el molde para pudin con nuestra mezcla.
  • Después, añadiremos agua a la bandeja honda hasta llenarla por la mitad.
  • Horneamos a 180 ºC durante 40 a 45 minutos al baño maría.
  • Una vez cocido, lo sacamos del horno y de la bandeja base, y lo tapamos con papel aluminio.
  • Dejamos enfriar a temperatura ambiente y después lo pondremos en la nevera un mínimo de tres horas, hasta que se enfríe.
  • Cuando vayamos a servirlo, repasamos con un cuchillo los bordes para que se despegue el pudin de almendras y galletas de su molde.
  • Pondremos un plato grande o bandeja encima, y le daremos la vuelta como si fuera una tortilla.

Ahora llegó el momento de decorar:

  • Con una manga pastelera pondremos la nata montada. También podemos usar nata montada en spray.
  • Decoraremos como más nos guste: alrededor, en la base y también haremos unos montículos en la parte superior, donde ahora se corona el caramelo líquido.
  • Por último, añadiremos unas guindas. Podemos poner una guinda en cada montículo y alrededor.

Al ser un postre frío, puedes consumirlo todo el año, con un café calentito o un sabroso granizado. Buen provecho.

Imagen destacada cortesía de Krista.