Pudín de banana y chía sin lactosa para estimular tu digestión

Al no incluir lactosa el pudin de banana y chía es mucho más apto para aquellas personas con intolerancias y nos puede ayudar a mejorar nuestra digestión

Hay personas que tienen muchos problemas para poder encontrar adecuadamente un método que funcione para poder estimular su digestión. Así, sufren de pesadez, gases o otras incomodidad asociada a esta condición.

Hay una receta deliciosa que puede ayudarnos a mejorar este problema: el pudín de banana y chía sin lactosa. Verás que, de a poco, todo empezará a mejorar con la inclusión de este platillo.

Y no, no se trata porque nosotros en Mejor con Salud te lo estemos recomendando, sino por los elementos claves que están presentes en esta particular preparación.

En este sentido, para saber de lo que te estamos hablando, debes entender cómo funciona realmente tu sistema digestivo y por qué es que esto ocurre (malestar y digestión lenta o complicada).

Así que, lo primero que hay que temer en cuenta y saber categórica y rotundamente es que, para estimular tu digestión, debes saber qué tipo de metabolismo tienes. Son conceptos entrelazados y profundamente colindantes uno con otro.

Para ejemplificarlo, el gluten es una sustancia presente en muchos ingredientes y en ocasiones, algunas personas son intolerantes a este elemento (al igual que a la lactosa). Esto hace que el proceso de la digestión sea todo un problema. Evidentemente, debes disminuir u omitir estos ingredientes.

Básicamente, puedes reemplazarlos con otros tipos de alimentos y preparaciones que te sean útiles para estimular tu digestión de forma adecuada. Un dulce, un postre, que tradicionalmente son elaborados con altos índices de lactosa y gluten, se antoja como una opción extraordinaria y revolucionaria para hacer frente a los problemas relacionados con la mala digestión.

Por otro lado, te preguntarás ¿y por qué es importante que no contenga lactosa? Porque este es un compuesto presente en los lácteos y que en personas con irritación o alta sensibilidad a este elemento crea graves problemas estomacales y de digestión.

Esto es un problema que se aprende a tratar con el pasar del tiempo pero resulta duro tener que resistirse a muchas preparaciones que lo contienen.

Sin embargo, para romper paradigmas y hacer que tu vida mejore realmente y al mismo tiempo encuentres algo divertido que hacer con el tiempo que tengas en casa, el pudín de banana y chía es más que perfecto para este fin.

Asimismo, las propiedades de la banana como fruta, cargado de potasio y vitaminas, y las bondades de las semillas de chía, son argumentos oportunos para estimular tu digestión.

Pudín de banana y chía para estimular tu digestión

¿Por que la banana y la chía?

Principalmente los escogemos por los elementos nutricionales y estimulantes de la flora intestinal que estos dos ingredientes tienen. Por un lado, la banana es una de las frutas más versátiles que hay y con los mejores índices de azúcares naturales (fructosa, por ejemplo) dentro del reino vegetal.

Además, las semillas de chía tienen la capacidad de acelerar el metabolismo y, con el paso del tiempo y de la adecuación, normalizar tus ritmos de evacuación y de estimulación de la digestión.

De manera que, la pesadez, sensación de irritabilidad y los procesos de dolor gastrointestinal se ven reducidos (e incluso eliminados) al sustituir un postre tradicionalmente hecho a baso de leche por uno sin rastro alguno.

Ingredientes

  • 1 taza de leche de coco (250 ml)
  • 6 cucharadas con semillas de chía (90 g)
  • 2 cucharada de extracto de vainilla (30 ml)
  • 4 bananas
  • 1 pizca de canela (opcional) (15 g)

Preparación

  • Lo primero que debes tener en mente antes de hacer esta preparación es que, aunque parezca raro, no necesitarás una batidora, licuadora ni nada parecido.
  • La elaboración es totalmente artesanal y muy metódico con el paso a paso. Importante que lo tengas en cuenta y no intentes incluirlo en el proceso.
  • Vierte la leche de coco en un bol mediano y deja reposar allí, sin alteraciones de ningún tipo.
  • A continuación, añade las semillas de chía al recipiente con la leche de coco. Revuelve con una paleta y deja reposar por 5 minutos junto al extracto de vainilla.
  • Ahora, procederás a machacar las bananas y hacer un puré bien homogéneo. Cuando nos referíamos a lo metódico, nos referíamos a este paso en concreto.
  • Completa el puré de banana y, en caso de encontrarlas, no elimines de la preparación las semillas propias de esta fruta.
  • Una vez la mezcla del puré este lista, solo resta añadirla a la leche de coco.
  • Finalmente, adorna (opcional) con un poco de canela y habrás terminado. Puedes llevarlo al refrigerador y consumirlo cuando esté frío.