Pudín de manzana y frutos rojos

Para que las magdalenas hagan una buena base es importante que estén duras o incluso a punto de caducar. Las podemos dejar fuera de la bolsa la noche anterior.

Al igual que la american pie, el pudín de manzana es uno de los postres más típicos de la gastronomía estadounidense. Sin embargo, el pudín también forma parte del recetario inglés. 

También llamado ”budín”, se trata de una mezcla compuesta por varios ingredientes (masa y leche aglutinadas con huevo) y aderezada con una o varias frutas. Por ende, suele ser dulce, aunque también hay variantes saladas.

Cabe destacar que, la masa puede estar compuesta por bizcocho, migas de pan, sémola, arroz u otros.

Por sus múltiples formas de preparar y los ingredientes que requiere, el pudín de manzana es un postre muy apropiado para disfrutar en cualquier ocasión.  

Por otra parte, esta receta es la opción perfecta para aprovechar todos aquellos ingredientes que parecen que están perdiendo su vida útil.

Receta del pudín de manzana y frutos rojos

Para nadie es un secreto que las manzanas tienden a madurarse muy rápido. Y si no las consumimos en un tiempo determinado, se pueden estropear.

Algo similar ocurre con los frutos rojos cuando no se consumen a tiempo y se dejan olvidados en un lugar poco adecuado para su conservación.

Por suerte, la combinación de estos dos ingredientes, cuando están a punto de agotar su ”tiempo de vida”, es perfecta para preparar un delicioso postre. También podemos aprovechar algunas magdalenas viejas, migas de pan y afines.

A continuación, te enseñamos qué más necesitas para preparar tu propio pudín de manzana y frutos rojos y el paso a paso para que te quede perfecto.

Ingredientes

  • 2 manzanas.
  • 1 rama de canela.
  • 3 magdalenas.
  • La cáscara de un limón.
  • 1/2 taza de azúcar (50 g).
  • 3 huevos medianos (180 g).
  • 1/2 litro de leche (500 ml).
  • 1/4 de taza de arándanos (25 g).
1

Preparación

11

  • Paso 1. Lleva a hervir la leche junto con el azúcar. Una vez comience a hervir, añade la piel de limón y la canela en rama.
  • Paso 2. Desmigaja las magdalenas completamente.
  • Paso 3. Cuando la leche llegue a ebullición, retírala del fuego y reserva.
  • Paso 4. Pela las manzanas, descorazónalas y córtalas en cubos pequeños.
12

  • Paso 5. Cubre el molde con caramelo.
  • Paso 6. Esparce las migas de la magdalena por el molde, tratando de ocupar todo el espacio disponible en el recipiente.
  • Paso 7. A continuación, añade los trozos de manzana y los arándanos.
  • Paso 8. Aparte, cuela la leche.
13

  • Paso 9. Añade los huevos a la leche y bate la mezcla hasta homogeneizar.
  • Paso 10. Una vez tengas lista la mezcla, viértela en el molde, poco a poco.
  • Paso 11. Lleva la mezcla a baño María al horno a 180 ºC.
  • Paso 12. Hornea durante 45 minutos, y luego retira del horno y disfruta.

Algunos consejos

  • Las magdalenas utilizadas pueden estar ya duras o simplemente a punto de caducar.
  • La cantidad de manzanas y arándanos puede variar según el tamaño que tengan y lo grande que sea el molde.
  • Si el molde empleado es tipo tarta, basta con ponerle dos capas de manzana y una de arándanos para que quede perfecto.
  • Cuando el pudín de manzana esté listo, se puede llevar al refrigerador una o dos horas para que tome una mayor consistencia y el sabor sea aún más delicioso.
  • Este postre se puede conservar hasta dos días en el refrigerador después de prepararlo.

Como lo puedes notar, esta receta de pudín de manzana es muy fácil de preparar y te aseguramos que no te quitará mucho tiempo.

¿Tus manzanas se están empezando a madurar? Después de probar esta receta no vas a tener que desaprovecharlas nunca más.