¿Por qué puede ocurrir un aborto espontáneo o aborto natural?

Un aborto espontáneo no es bien recibido cuando la mujer está emocionada con su embarazo. Sin embargo, vivirlo no limita las posibilidades de volver a embarazarte. Conoce más sobre este tema a continuación.

Un aborto espontáneo es la pérdida de un bebé en las primeras 20 semanas de embarazo. Esto puede ocurrir con relativa frecuencia. A muchas mujeres sanas, a primerizas, les pasa. Incluso, se pierden óvulos fecundados antes de implantarse en el útero, por lo cual serán expulsados durante la siguiente menstruación.

Entre 10 y 20% de los embarazos detectados terminan en un aborto espontáneo, y más del 80 % de estas pérdidas suceden antes de las 12 semanas. Los primeros síntomas son hemorragia vaginal y dolor abdominal. De presentarse estos síntomas, es muy probable que haya comenzado un aborto espontáneo.

Sin embargo, muchos abortos son detectados en las primeras visitas del control prenatal. El médico no escucha el corazón del bebé o no nota el esperado crecimiento del útero. Esto indica que se interrumpió el desarrollo del embrión o feto, a pesar de que la mujer no haya sangrado.

Causas de un aborto espontáneo

Pareja triste por un aborto espontáneo.

Durante el primer trimestre, los abortos espontáneos ocurren como resultado de anomalías cromosómicas en el óvulo fecundado o cigoto. Ello se debe, la mayoría de las veces, a que el óvulo o el espermatozoide tenía un número equivocado de cromosomas, lo cual impide que el cigoto se desarrolle normalmente.

Otras veces, el aborto es consecuencia de problemas que ocurren durante el delicado proceso de implantación en el útero. Otra causa de aborto espontáneo es que el embrión tenga defectos que le impidan desarrollarse.

Lo cierto es que, a menos de que el médico haga un análisis completo de la mujer que tuvo un primer aborto espontáneo, es difícil determinar con certeza la causa de la pérdida del embarazo.

Ver también: Consejos para superar un aborto sola

Factores de riesgo

Embarazo con más de 40 años,

 

  • Mujeres con más de 40 años. Las probabilidades de que una mujer de más de 40 años conciba un bebé con anormalidad cromosómica es alta. También, influye si el padre es de avanzada edad.
  • Presentar problemas uterinos, tales como malformaciones congénitas del útero, adhesiones uterinas severas (tejido cicatrizado), cuello uterino débil (insuficiencia cervical).
  • Haber vivio dos o más abortos seguidos o haberse embarazado 3 meses después de haber dado a luz.
  • Antecedentes familiares del hombre o de la mujer en cuanto a problemas genéticos o defectos de nacimiento. También, si la pareja ya ha tenido un niño con un defecto de nacimiento.
  • Fumar, beber, consumir drogas (cocaína, éxtasis) o altas dosis de cafeína. Igualmente, ingesta de algunos medicamentos, desde los que se venden con récipe médico hasta los de venta libre.
  • Padecer enfermedades como diabetes (mal controlada), problemas en la coagulación de la sangre, enfermedades del sistema inmunitario (síndrome antifosfolípido, lupus), obesidad, síndrome del ovario poliquístico, entre otras. También, si la mujer está infectada o se infecta de listeria, paperas, rubéola, sarampión, citomegalovirus, parvovirus, gonorrea, VIH u otras.
  • Contacto con toxinas en el ambiente, tales como plomo, arsénico, altas dosis de radiación, gases anestésicos y algunas sustancias químicas como formaldehído, benzina y óxido etileno.
  • Rechazo emocional de la madre hacia el embarazo.

Lo que debes hacer ante un aborto espontáneo

Llama inmediatamente a tu médico en lo que hayas sangrado y tengas dolor abdominal. Tu médico indicará las siguientes medidas:

  • Pedirá un examen de sangre para observar el nivel de la hormona del embarazo.
  • Realizará un ultrasonido.
  • Indicará reposo en la cama a fin de reducir el riesgo de aborto.

Si hay indicios de que el tejido está siendo expulsado, las opciones son:

  • Esperar a que el cuerpo termine de expulsar el tejido.
  • Acelerar el proceso con ciertos medicamentos.
  • Practicar un legrado, bien sea por succión o por dilatación y raspado, para minimizar los riesgos de infección.

Lee también: Consejos para superar un aborto en pareja

Dudas frecuentes después de un aborto espontáneo

Análisis de sangre tras un aborto natural.

 

Es normal que te preocupe la posibilidad de perder otro embarazo. Sin embargo, para los especialistas en fertilidad, un solo aborto natural a principios del embarazo no se considera un indicador de problemas.

Algunos médicos solicitan pruebas genéticas y análisis de sangre especiales para tratar de averiguar las causas, sobre todo si la mujer tiene más de 35 años o si padece ciertas enfermedades. Lo usual es esperar a que haya dos abortos seguidos, otros prefieren esperar hasta el tercero.

Antes de volver a intentar un nuevo embarazo, es recomendable esperar por lo menos dos ciclos menstruales completos, para que el cuerpo pueda recuperarse. No obstante, depende de lo que evalúe el médico. Pudiera solicitar un tiempo mayor de espera, hasta de 1 año.

Última recomendación

Mientras esperas antes de intentar un nuevo embarazo, debes usar un método anticonceptivo, ya que puedes ovular apenas 2 semanas después de haber tenido el aborto. También, es importante que sanes emocionalmente.

Aunque físicamente estés recuperada y lista para concebir otra vez, es importante que tu mente también lo esté. Tómate el tiempo que necesitas para analizar tus sentimientos y decidir con tu pareja cuál es el mejor momento para volver a intentarlo.