¿Pueden ganarse años "biológicos" con la práctica de ejercicio?

¿Pueden ganarse años “biológicos” con la práctica de ejercicio?

Además de ayudarnos a ganar en calidad de vida y prevenir enfermedades la práctica de ejercicio habitual podría ayudarnos a aumentar nuestra esperanza de vida hasta cuatro años

La fuente de la eterna juventud ha sido encontrada y tiene forma de pesa, máquina de andar y zapatillas deportivas.

La práctica de ejercicio podría extender nuestra vida en un lapso de 2 a 4 años si lo hacemos de forma recurrente.

Así lo demostró un grupo de científicos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Para ello, se analizaron los historiales de 654 827 individuos con edades comprendidas entre los 21 y los 90 años.

Cómo ganar vida extra con la práctica de ejercicio

Según una serie de proyecciones matemáticas, aquellas personas que alcanzaron los niveles recomendados de acondicionamiento físico lograron extender su vida por 3 años y medio.

Por su parte, aquellos que se sobreexigieron un poco más con los ejercicios, ganaron hasta 4,2 años adicionales.

Los científicos calcularon la esperanza de vida de todos los sujetos para establecer sus conclusiones.

  • Para el análisis se tomaron en cuenta sus cuadros clínicos, hábitos y la realización o no de un plan de ejercicios recomendados para cada persona.

Además, se descubrió que hacer poco ejercicio también genera ciertos dividendos comprobables.

  • Este fue el caso de un grupo de adultos que logró aumentar 1,8 años sobre la base de actividad física baja o moderada.

La investigación permitió saber lo que ocurrió con los adultos que no se esforzaron por incorporar algún tipo de entrenamiento. Los datos arrojados por el estudio fueron muy significativos.

Visita este artículo: 5 ejercicios de respiración que te ayudan a controlar la ansiedad y el estrés

Obesos y sedentarismo

(Foto: FBellon/ Flickr.com)

Los científicos notaron grandes diferencias entre el grupo que se ejercitaba y aquellos que no incorporaron la actividad física en sus vidas.

De hecho, se pudo calcular que los sujetos inactivos tenían en promedio de 5 a 7 años menos de esperanza de vida.

Aquí se agruparon, básicamente, las personas que viven bajo un esquema marcado de sedentarismo y aquellos que padecen obesidad.

¿Cuál es la cantidad de ejercicio adecuada?

  • Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los adultos de 18 a 64 años deberían realizar al menos 150 minutos de ejercicio semanal.
  • No obstante, aquellos que completan trabajos más exigentes podrían dedicar 75 minutos.
  • La población anciana también debe cumplir con estos tiempos de actividad física, distribuyéndolos en tres días para alivianar la carga.

Con ellos lo fundamental es evitar caídas y agitaciones que generen fatiga extrema.

  • Los niños de 6 a 17 años también deben ejercitarse, al menos, 60 minutos semanales.

En ellos, la intención es reforzar el crecimiento y evitar los cuadros de obesidad prematura que son un problema en varios países del mundo.

Los beneficios de la práctica de ejercicio físico constante en la salud son bien conocidos por científicos, médicos y entrenadores desde hace algún tiempo.

Qué aporta la práctica de ejercicio en la salud

Qué aporta la práctica de ejercicio en la salud

Si nos paramos a pensarlo, es bastante entendible que el ejercicio nos regale algunos años biológicos de más.

En primer lugar, mantenernos activos nos ayuda a estabilizar la presión arterial. Su descontrol es una de las principales causas de muerte en la edad adulta, por fallos cardíacos o por accidentes cerebrovasculares.

Otras enfermedades que pueden controlarse mediante la actividad física son la diabetes, la osteoporosis, la obesidad y demás padecimientos inflamatorios. Hay una relación directa entre los ejercicios y el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Además, hay que mencionar las ventajas que nos aporta la fortaleza muscular: mayor movilidad, menos caídas e incremento de la densidad ósea.

¿Y los beneficios psicológicos?

La buena noticia es que el ejercicio nos ayuda a mejorar desde la psique a través del incremento de la autoestima. Además, influye el manejo del estrés y la moderación de las emociones.

Unas cuantas horas de rutina corporal pueden llevarnos hacia una existencia mucho más longeva.

Lee también: La autoestima, clave para nuestra felicidad

El poder de la caminata

Haz caminatas

No es necesario ser fisicoculturista o pasar horas en un gimnasio para mantener un estilo de vida activo.

Realizar caminatas largas y sin pausas es un método aeróbico de entrenamiento efectivo. Con muy poco esfuerzo pueden conseguirse resultados muy positivos para la salud.

Media hora de caminata al día permite consumir mayores cantidades calóricas sin que ello implique subir de peso.

Y es que el cuerpo humano puede ejercitar el corazón y quemar hasta un 85% de calorías con tan solo caminar.

Lo recomendable es combinar la práctica de ejercicio con una alimentación balanceada baja en grasas. Al fin y al cabo, somos 70% lo que comemos y 30% lo que ejercitamos.

Visto lo anterior, los adultos y ancianos tenemos una motivación extra para dejar atrás la vida sedentaria y los malos hábitos.